martes, 6 de febrero de 2018

REVOLUCIÓN ORIENTAL (2)


Luego del triunfo de José Artigas en la Batalla de las Piedras, el 18 de mayo de 1811, la Revolución Oriental comenzaba con el control de toda la campaña de la Banda Oriental. Sólo faltaba ganar la ciudad amurallada de Montevideo.
Pero la invasión portuguesa, para ayudar a los españoles, y la situación vulnerable de Buenos Aires, hizo que ambas ciudades pactaran un armisticio, ordenando la retirada de los orientales del sitio de Montevideo y el desbloqueo del puerto de Buenos Aires, y por parte de los españoles, retiro de los portugueses de suelo oriental.
Cuando los orientales toman conocimiento del armisticio, en Paso de la Arena, el 23 de octubre de 1811,  su primera actitud fue de repudiarlo y querer continuar la lucha solos; pero ya poco se podía hacer, y el retiro se hizo inminente,

Artigas fue designado por el Triunvirato de Buenos Aires, como "Teniente Gobernador del Departamento de Yapeyú", en las Misiones. Mientras que José Rondeau también abandona la Banda Oriental con algunas familias orientales.

Es aquí se produce probablemente el hito más importante de la historia del Uruguay, conocido como REDOTA o ÉXODO DEL PUEBLO ORIENTAL.
"Que nadie venga forzado"las palabras de Artigas, una epopeya en el que se suceden partos, bautismos, casamientos, entierros y abandonados, hasta cruzar el río Uruguay.

Ya ubicados en el Ayuí, Artigas entrará en contacto con caudillos locales, esencialmente de Entre Ríos y Santa Fe. Aunque el gran objetivo de Artigas era entablar relación con el Paraguay, lo que no pudo lograr, ya que mantenían su política de aislamiento.

Pero los que sí veían el poder creciente de José Artigas, era Buenos Aires, por lo que deciden enviar al nuevo Jefe de operaciones de la Banda Oriental, Manuel de Sarratea. Su objetivo era disminuir el prestigio de Artigas y quebrar la unidad del pueblo oriental, y así imponer el centralismo porteño y a Buenos Aires como única capital política y económica del antiguo virreinato del Río de la Plata.
Aún cuando algunos orientales aceptan las propuestas de Sarratea y traicionan a Artigas, éste enviará su protesta a Buenos Aires, y les dirá que al desaparecer el poder español, todos lo pueblos recuperaron su pleno derecho a gobernarse en la forma que deseen, adquieren su soberanía, por lo que los orientales desconocían la autoridad de Manuel de Sarratea.

Sarratea
Buenos Aires, por más desconfianza que le tuvieran a Artigas, sabían que no podían lograr el triunfo frente a los españoles, sin el Jefe de los orientales. Por lo que e 8 de enero de 1812 se firma un convenio entre delegados orientales y de Sarratea, conocido como el Pacto del Yí, en el que se planteó la renuncia de Sarratea y que fuera sustituido por José Rondeau. Además, las tropas de porteñas solo serían como ejército auxiliador. De esta forma, se reconoce la existencia política del pueblo oriental.
De más está decir que Sarratea protestará enormemente este acuerdo.

En enero de 1813 Artigas envió a Tomás García de Zúñiga con las instrucciones del Pacto del Yí y agrega una cláusula que establece "La soberanía particular de los pueblos será precisamente declarada y ostentada como único objeto de nuestra revolución".
Mientras tanto, Sarratea  emitió un bando, el 2 de febrero de 1813, declarando a Artigas como "rebelde, enemigo de la Patria" y le manda un par de pistolas a Fernando Otorgués para matar  a Artigas.

SEGUNDO SITIO DE MONTEVIDEO
Mientras ocurrían las discusiones entre Artigas y Sarratea, se reanuda la lucha entre los patriotas y los españoles, rompiéndose el armisticio entre Buenos Aires y Montevideo. Por eso era tan necesaria la presencia de Artigas y sus hombres en territorio Oriental, incorporándose al sitio el 26 de febrero de 1813, luego de haberse resuelto el conflicto con Sarratea, a su favor.

Desde fines de 1812, las autoridades de Buenos Aires, convocaron a una Asamblea General Constituyente para redactar una Constitución que organizara definitivamente las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Em marzo de 1813, José Rondeau le ordenó a Artigas el reconocimiento de la Asamblea instalada desde enero y el envío de diputados a la misma. Pero Artigas consideró que se debía consultar al pueblo oriental para tomar esa decisión, aún cuando estaba convencido que una Constitución garantizaría el derecho popular y frenaría ambiciones personales y evitaría el despotismo militar.

De ahí es que surge uno de los hechos históricos más importantes de nuestra historia, el llamado Congreso de Abril o Congreso de Tres Cruces del que saldrá uno de los documentos insignie del pensamiento político de Artigas, conocido como INSTRUCCIONES DEL AÑO XIII.

En dicho Congreso se resolvió reconocer a la Asamblea Constituyente pero bajo condiciones, en especial que mientras no existiera la Constitución, cada provincia conservase su autonomía, estableciéndose una Confederación ofensiva-defensiva, y que Buenos Aires no fuera la capital de la próxima federación , propuesta en el documento oriental.
El documento que llevarán los diputados, con las propuestas del pueblo oriental, es decir las conocidas como Instrucciones del Año XIII, expresan, en sus 20 artículos, las tres ideas políticas del pensamiento artiguista, ellas son: Independencia, República y Federación.

INDEPENDENCIA: se pronuncia la independencia absoluta de las Provincias, con respecto a España y la familia de los Borbones (recordar que Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII, estaba en Brasil)
Primera vez que se declara la independencia en nuestro suelo.

REPÚBLICA: Artigas, un gran republicano, inspirándose en la Constitución  de los Estados Unidos, y del pensamiento Ilustrado del siglo XVIII; en el cual se garantizan los derechos individuales y división de poderes.

FEDERACIÓN: También tomando el ejemplo de los Estados Unidos, considera que la mejor forma de organización política de nuestras provincias, sería que estas serían autónomas, soberanas, y podrían resolver sus asuntos de acuerdo a sus necesidades. Mientras que los problemas comunes y generales, serían resueltos por un Gobierno Supremo con representantes de todas las provincias. De esta forma se aseguraba la unidad provincial y se respetarían las características particulares de cada una.
Además se establecería que la futura capital debería estar fuera de Buenos Aires.

Con este documento, se comienza la existencia de la Provincia Oriental, ya no más sería un territorio, una banda al oriente del Río Uruguay,

Pero los diputados orientales elegidos para participar en la Asamblea, acompañados por las Instrucciones, no fueron aceptados por los dirigentes de Buenos Aires, aduciendo que en realidad estaban mal electos, y debían realizar la elección nuevamente.
Obviamente que la causa principal era no aceptar las propuestas federales que restaban el poder de Buenos Aires y nadie lo supo mejor que Artigas.
Se volvió a realizar otro Congreso esta vez en la Capilla de Maciel, sobre el arroyo Miguelete; en el que dominaban los sectores aporteñados, opuestos a Artigas, los que no pasaron previamente al cuartel general donde estaba Artigas para llevar las Instrucciones.

Frente a todo esto, el Jefe de los Orientales y su gente, deciden marcharse del Segundo Sitio, el 20 de enero de 1814, conocida como la Marcha Secreta, rompe relaciones con el gobierno porteño, y emprende viaje hacia el norte, donde comenzó a difundir las ideas de federalismo.

Mientras tanto el Director Supremo de Buenos Aires, Gervasio de Posadas, declaró a Artigas "infame, privado de sus empleos, fuera de la ley y enemigo de la patria" (11 de febrero 1814)






Fuentes:
Libro de 2do año Pensar la Historia
Libro CBU de Historia 2do año
AA.VV
Imágenes Google


No hay comentarios:

Publicar un comentario