viernes, 3 de julio de 2015

Macartismo

CAZA DE BRUJAS


Históricamente el macartismo representa la culminación de la guerra fría en la política interna de Estados Unidos y coincide con los años 1950-1954, teniendo al senador republicano Joseph McCarthy (1907-1957) como máximo protagonista y del cual tomará el nombre.
Tras la Segunda Guerra Mundial, gran parte de la sociedad norteamericana empezó a temer que el comunismo se expandiera por Estados Unidos.
Senador MacCarthy


La consolidación de los dos bloques durante la guerra fría propició el inicio de una campaña para eliminar el peligro comunista. Es por esa razón que el Congreso norteamericano aprobó las Leyes de Seguridad Interna en 1950 y la de Inmigración y nacionalidad en 1952, que restringían la actividad comunista y prohibían la entrada en el país de comunistas reconocidos.

Por lo tanto, se conoce como macartismo a la actitud política interna norteamericana que consistía en un absoluto anticomunismo y en la que se realizaba una real persecución de hombres e instituciones declaradas antinorteamericanas por ser acusadas de "comunistas", confundiendo en muchos casos, a comunistas con liberales o simplemente progresistas.
Se supo la existencia de juicios, pruebas y testimonios en muchos casos falseados, que perjudicaron enormemente la carrera de un gran número de americanos inocentes.


La historia del macartismo coincide con el período inmediatamente posterior a la victoria de la Revolución China y al estallido de la primera atómica soviética (1949), el mismo de la Guerra de Corea. Es el momento de más exasperado anticomunismo que da lugar a una serie de "purgas" políticas en todo nivel  pero sobre todo en el intelectual, en un clima de cacería de brujas

EL SENADOR Mc CARTHY
Líder político y moral de este movimiento fue el senador McCarthy, quien consideraba que las derrotas norteamericanas en política exterior sólo podían explicarse por la infiltración en el aparato estatal de espías y agitadores comunistas, que sistemáticamente saboteaban su operación para lograr la victoria de la Unión Soviética.

La victoria republicana en las elecciones presidenciales, en la que resultó electo Dwight D. Eisenhower  y de congresistas de 1952, llevó a McCarthy a ser presidencia del poderoso Comité de Actividades Antiamericanas, que le permitió realizar durante todo el año 1953 a una serie de investigaciones sobre el comportamiento de empleados de entidades públicas.
Su táctica consistía en realizar acusaciones escandalosas, aludiendo a documentos que jamás llegaban a ser leídos por quienes lo escuchaban.

"Si bien no puedo tomarme el tiempo de nombrar a todos los hombres del Departamento de Estada que han sido miembros del Partido Comunista y miembros de un círculo de espionaje, yo tengo aquí en la mano una lista de doscientos cinco que eran conocidos por el Secretario de Estado como integrantes del Partido Comunista y que, no obstante, aún trabajan y modelan la política del Departamento de Estado.
En mi opinión el Departamento de Estado, que es una de las reparticiones más importantes del gobierno, está cabalmente infestado de comunistas. Obran en mi poder 57 casas de individuos que parecerían a bien miembros portadores de carnet o ciertamente leales al Partido Comunista, pero que, no obstante, siguen ayudando a moldear nuestra política exterior. " 

Una vez finalizada la guerra de Corea, la idea de la expansión comunista fue perdiendo fuerza, por lo que McCarthy centró sus actividades en la persecución de funcionarios y miembros de las fuerzas armadas, lo que provocó el rechazo del Partido Republicano y del mismo presidente.
Estos violentos ataques a grandes personalidades entre las que se encontraba el propio presidente y hasta el intento de investigar al ex presidente Truman y a varios oficiales del ejército, así como el clima de sospecha, desconfianza y desorganización creados en la administración pública empujaron al presidente Eisenhower, y al Senado a actuar contra McCarthy.
Es por eso que en1954, fue destituido como miembro del Comité de Investigación Permanente del Senado y perdió toda su influencia.
Murió poco después, en 1957 y con él se hundió todo el movimiento. Pero las consecuencias fueron tremendas para un país que vio como se recortaban las libertades públicas por primera vez desde tiempo inmemorial.

INTERPRETACIONES SOBRE LA "CACERÍA DE BRUJAS"
a) Para algunos autores el macartismo es un fenómeno ligado intensamente a las peculiaridades históricas del país, que ha sido el resultado de varias etapas migratorias con la llegada de emigrantes de muy diverso origen y que hacía peligrar los valores tradicionales de los blancos, anglosajones y protestantes fundadores de la nación. Este peligro de perder las señas de identidad nacionales generó en muchos sectores conservadores una paranoia para anular o minimizar los valores diferentes de los tradicionales en la sociedad americana. Como síntoma de integración en su nueva patria, muchos nuevos emigrantes se identificaron con esos valores conservadores, de esa manera el macartismo tuvo dos apoyos fundamentales: entre los sectores más conservadores, y entre los emigrantes más recientes.  

b) Otra teoría refuta la anterior ya que dice que el macartismo no actuó de manera espontánea, sino perfectamente encuadrado en el Partido Republicano. Aunque los medios de comunicación pusieran las ideas de McCarthy en contacto con amplias capas de la opinión pública, éste actuó dentro de las instituciones existentes, contando casi hasta el final con el apoyo del Partido Republicano, que se sirvió de este sentimiento para auparse con la presidencia en 1952. Claramente el objetivo de sus ataques fueron sobre todo los miembros o simpatizantes del Partido Demócrata. El final del movimiento se dio cuando el senador McCarthy apuntó contra altos cargos militares o contra el mismo presidente. La caída se produjo también dentro de las instituciones.

CAZA DE BRUJAS EN HOLLYWOOD
Uno de los blancos de la inquisición política fue el mundo del cine, sobre todo porque proporcionaba a los miembros del Comité una extraordinaria publicidad.
Fueron convocados a declarar 41 sospechosos, 19 de ellos se negaron a comparecer, juzgando la actuación indagatoria contraria a la Constitución, entre otros el escritor Alvah Bessie, el guionista Dalton Trumbo, el director Edward Dmytryk.
Apoyando a los actores, que despectivamente calificaban como de «testigos inamistosos», se movilizó el denominado Comité de la Primera Enmienda, que integró a cerca de 500 profesionales del cine.
En esa circunstancia defendieron la libertad figuras famosas, como Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Gregory Peck, Katherine Hepburn, Kirk Douglas, Burt Lancaster, Gene Kelly, John Huston.

Entre los que colaboraron con el comité y denunciaron a otros cineastas, pronunciando además discursos patrióticos de tono anticomunista, comparecieron Gary Cooper, Ronald Reagan, Robert Taylor.

En la lucha entre el Comité de Actividades Antiamericanas y el Comité de la Primera Enmienda, la posición de la industria del cine, con la negativa de trabajo a los sospechosos, decantó la balanza produciendo deserciones en las filas de los defensores de la libertad; fue el caso de Humphrey Bogart, que se dio de baja de su Comité, y el del director Dmytryk, quien tras ser condenado a seis meses de cárcel decidió, ya en prisión, confesar su militancia comunista y su arrepentimiento, proporcionando una lista de 26 correligionarios de partido. Con esta claudicación pública salió en libertad y encontró trabajo inmediatamente. 
Actores marchan contra MacCarthy


Entre las víctimas de la histeria anticomunista hay que recordar a Charles Chaplin. Su confesión de que nunca había sido comunista ni había pertenecido a ningún partido no impidió que supiera que sería llamado a declarar. Decidió no regresar a Estados Unidos y fijó su residencia en Suiza.
Muchos profesores universitarios se encontraron en dificultades o sin trabajo. Y algunos escritores figuraron entre las filas de sospechosos de antiamericanismo. El alemán Bertold Brecht se vio obligado a atender las solicitudes del Comité, por su carácter de extranjero, aunque no por ello abandonó su apoyo al Comité de la Primera Enmienda. El genial guionista Dalton Tnimbo no pudo firmar con su nombre algún filme excepcional; sólo en 1960 se supo que era el responsable del guión de «Éxodo» y «Espartaco».
El novelista Dashiel Hammet, autor de novelas negras, entre la que destaca El halcón maltés, se negó a testimoniar y fue condenado por desacato. Tras cinco meses en prisión, fue puesto en libertad por su penoso estado de salud.
En este periodo, en una de las patrias de la libertad, fue precisamente la libertad la que se vio en peligro.


La opinión de un historiador sobre el Maccartismo:

"(...) Más concretamente, la histeria pública facilitaba a los presidentes la obtención de enormes sumas necesarias para financiar la política norteamericana gracias a una ciudadanía notoria por su escasa predisposición a pagar impuestos. Y el anticomunismo era auténtica y visceralmente popular en un país basado en el individualismo y en la empresa privada, (...) que podían considerarse prácticamente el polo opuesto al comunismo.(...) No fue el gobierno de los Estados Unidos quien inició el sórdido e irracional frenesí de la caza de brujas anticomunista, sino demagogos por lo demás insignificantes que descubrieron el potencial político de la denuncia a gran escala del enemigo interior. (...)"
                                                                                            Eric Hobsbawm, "Historia del Siglo XX"



Fuentes: Sabuco
               AA.VV
               Imágenes Google


2 comentarios:

  1. Hola. Perdon por el OFF TOPIC pero quisiera corregir algunos detalles sobre tu articulo del renacimiento de hace un año. Para empezar, el renacimiento corresponde a un movimiento artístico que busca revivir formas de arte que ya no se empleaban ni siquiera en el imperio Bizantino. Más que un movimiento revolucionario fue un movimiento conservador que despreciaba los avances que se hicieron a través de la arquitectura gótica y la filosofía escolástica en el estudio de los tratados griegos buscando retroceder a métodos más anticuados de arte y filosofía.

    "Ellos coincidieron en que la tierra era redonda y no un disco aplastado, como erróneamente se creía."

    Esto no es para nada cierto. La astronomia ptolemaica ya se estaba estudiando desde mucho antes junto con la cosmología de Aristoteles, y toda persona educada en la edad media así como en la antiguedad no creía que la tierra fuera un "disco aplastado". Esa fantasía corresponde a un mito generado por el mismo Francis Bacon quien malinterpretó los mapas mundi de los cartógrafos medievales pensando que representaban un modelo rudimentario de una tierra plana.

    Las mediciones de Eratostenes ya eran conocidas en la época medieval por medios de las copias que existían de la enciclopedia de Plinio el Viejo en los monasterios cristianos y que contenían todos sus cálculos. Los mismos cálculos que Johannes de Sacrobosco en la Edad Media Alta reporta en su tratado de la Esfera.

    Las pruebas de que la gente no creía en "un disco aplastado" también está en las representaciones de emperadores bizantinos y germánicos sosteniendo orbes de oro sobremontados por una cruz, simbolizando el reinado del cristianismo sobre el mundo.

    En pasajes de tratados filosóficos y teólogos como los de Boecio y Bede también se encuentran observaciones que describen la forma esférica del planeta.

    Este mito no solo daña el prestigio del estudio serio y critico de la historia, sino que además perpetua un prejuicio hacia una época de renovación como lo fue la "edad media"(nombre que los humanistas renacentistas le da para describir la época intermedia entre la antigüedad y su renacimiento)

    sigue

    ResponderEliminar
  2. "En astronomía, Nicolás Copérnico afirmó que el Sol era el centro del sistema planetario (teoría heliocéntrica) y no la tierra (teoría geocéntrica). Sus ideas encontraron fuertes resistencias, pero fueron demostradas por Kepler y Galileo Galilei (s. XVII) quien entre sus logros se encuentran la mejora del telescopio y gran variedad de observaciones astronómicas. Ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna» y el «padre de la ciencia»."

    Esta observación es muy simplista en cuanto a que Kepler y Galileo demostraron que Copérnico estaba en lo correcto. Para empezar para le época de Kepler y Galileo existían unas cuantas teorías sobre el universo que daban una explicación más parsimoniosa con la evidencia observable que dejaban obsoletas las posturas del modelo tolemaico. Algunas de ellas eran heliocentricas, otras geocentricas, y otras como el modelo de Tycho Brahe en el que afirmaba que los planetas orbitaban alrededor del sol pero este a su vez rotaba alrededor de la tierra, y era la teoría en la que muchos se inclinaban dado a que su postura correspondía con la evidencia observable de la época.

    El problema con la teoría de Copernico en su tiempo no era ningún conflicto religioso con las escrituras, sino por su fallo en no poder explicar la ausencia de paralaje estelar. Y cuando intentaba explicar que el tamaño del universo podía ser más grande de lo que se pretendía, rompía el principio de Parsimonia de la navaja de Ockham. Estaba en lo correcto, pero sus conclusiones no convencieron en su tiempo.

    Eso sí, sus trataron fueron muy estudiados e influyentes ya que contenían formalismos matemáticos revolucionarios para la época, además de la geometría Euclidea también incorporando las matemáticas empleadas por Regiomontanus en su tratado en trigonometria.

    Las observaciones de Galileo en su telescopio si rompieron algunos postulados tolemaicos y aristotélicos y fueron recibidos favorablemente por la comunidad científica y religiosa. Su descubrimiento en las fases venusianas dejó obsoleto el modelo tolemaico. Esto prueba que el heliocentrismo coperniano estaba en lo correcto? No.

    Como dije antes todavía no existía prueba de que la tierra estuviera o no inmóvil. Algunos filósofos naturales como Buridan y Oresme deducían que nuestra falta de percepción al movimiento de la tierra se debía a un principio de relatividad, en el cual nos era imposible saber si se movía o no el planeta. Y dado a esta falta de evidencia los filósofos naturales se inclinaban por la explicación más lógica que era el modelo de Brahe.

    Galileo tampoco le fue bien defendiendo el modelo coperniano. No fue capaz de usar las tablas rudolfinas ni tampoco de revisar los modelos revolucionarios del mismo Kepler cuyo modelo heliocéntrico era mucho mejor que el coperniano ya que incluía una trayectoria elíptica de los planetas que era más parsimoniosa con la evidencia observable que las trayectorias circulares y uniformes de los modelos tolemaicos y copernianos.

    Lo más triste de la defensa de Galileo hacia el modelo coperniano fue su rustica explicación de que la subida de las mareas explicaba la órbita del planeta alrededor del sol, cuando inclusive en tiempos antiguos ya se estaba al tanto de que los efectos gravitacionales de la luna causaba esos efectos.

    Gracias por el espacio y me gustaría discutir que opinás sobre el renacimiento del siglo XII que a mi entender a dejado mucha más marca en los círculos intelectuales y científicos modernos que el renacimiento artístico que empieza en italia?

    ResponderEliminar