martes, 1 de diciembre de 2015

Muro de Berlín






LA DIVISIÓN DE ALEMANIA Y BERLÍN

La crisis de Berlín fue el primer gran conflicto de la Guerra Fría.
Tras la Segunda Guerra Mundial, los  aliados victoriosos se reunen en la conferencia de Yalta, el 11 de febrero de 1945, donde se establece la partición de Alemania y de su capital, Berlín, atribuyéndose las zonas de ocupación.  Si bien es cierto que Francia no había sido invitada a la Conferencia, finalmente fue contemplada por los líderes Aliados, Churchill, Roosevelt y Stalin, como uno de los países vencedores, que merecía y debía hacerse cargo del futuro de Alemania.
En la conferencia de Potsdam el 17 de junio y el 2 de agosto de 1945, ratificó la partición de Alemania entre las cuatro potencias vencedoras. Berlín no era considerado parte de Alemania, ni de la occidental ni de la oriental, sino que se encontraba oficialmente bajo el régimen de las cuatro aliados victoriosos de la Segunda Guerra Mundial.
Los soviéticos ocupaban un gran sector de la parte oriental de la ciudad, los norteamericanos tenían un sector en el sur, los británicos en el oeste y los franceses en el norte.
Por lo tanto, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia se hicieron cargo de la ocupación de la Alemania Occidental; mientras que la Unión Soviética ocupó la oriental.

Como se puede ver, Berlín se hallaba en medio de la zona de ocupación soviética. En la ciudad también se manifiesta la misma distribución de ocupación, es decir, el área oriental de la ciudad fue atribuida a la Unión Soviética, mientras que la occidental fue repartida entre Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos.

El Bloqueo de Berlín y el Puente aéreo

Las crecientes discrepancias entre los antiguos aliados hicieron de la cuestión de Berlín uno de los temas clave de la Guerra Fría. Abandonadas las negociaciones para acordar un status político común para la Alemania, los representantes de EE.UU., Gran Bretaña y Francia se reunieron y firmaron los Acuerdos de Londres (abril-junio de 1948) para iniciar un proceso constituyente en sus zonas de ocupación.

En 1948 los países aliados de la parte occidental decidieron unificar políticamente sus zonas de ocupación en Alemania, autorizando su transformación como Estado soberano. Al mismo tiempo, tomaron la decisión de incluir a éste en al Plan Marshall. Posteriormente, el 18 de junio de 1948, los aliados occidentales dieron un paso más, creando una nueva moneda para sus zonas de ocupación: el Deutschemark.
Los soviéticos protestaron por considerar que estas decisiones una violación a los acuerdos de Postdam, y en especial cuando supieron que la reforma afectaría a la zona occidental de Berlín, la ciudad que estaba sometida a un estatuto de ocupación conjunta. 

La reacción soviética fue aplicar una reforma en su zona en la que incluyeron a la ciudad de Berlín, a la que consideraban parte integrante de la zona soviética.
Cuando los occidentales trataron de introducir la moneda el Deutschemark en sus zonas de ocupación de Berlín, las protestas soviéticas se tornaron en actos: se inició el Bloqueo de Berlín”.


Puente aéreo










Se interrumpió toda comunicación terrestre entre las zonas de ocupación occidentales y Berlín occidental, queda suspendida la circulación en la autopista, los ferrocarriles y los canales que unían Berlín con la Alemania del oeste. El factor principal que permitió el bloqueo de Berlín por parte de la Unión fue que entre las cuatro potencias ocupantes nunca se habían negociado acuerdos sobre el acceso a Berlín, ni sobre los mecanismos de paso. 

Ante el bloqueo de Berlín, la reacción de los norteamericanos, con una pequeña ayuda británica, fue organizar un puente aéreo que durante once meses y mediante más de 275.000 vuelos consiguió abastecer a la población sitiada en la zona occidental de Berlín con más de dos millones de toneladas de alimentos, ropa, medicinas y carbón.
En este momento la crisis de Berlín se convierte en un típico conflicto de la Guerra Fría.
Los EEUU dieron prueba de firmeza. Rehusaron abandonar Berlín, pero no hicieron ningún gesto directamente agresivo contra la URSS, tal como sucederá durante toda la Guerra Fría.

El 12 de mayo de 1949, Stalin levantó el bloqueo de Berlín, pero la división definitiva de la ciudad ya había comenzado a tomar forma.
El 8 de mayo de 1949 se adoptó la ley fundamental de la futura República Federal de Alemania. Esta constitución estableció un sistema liberal democrático y contó con el visto bueno de las potencias occidentales. En Septiembre de aquel mismo año, Konrad Adenauer fue elegido su Canciller.

Por su parte, la URSS, respondió el 7 de octubre de 1949, con la constitución de la República Democrática de Alemania, un estado creado siguiendo el modelo de las “democracias populares”. La indefinición acerca del acceso a Berlín siguió siendo indefinida, ya que nunca se llevaron a cabo acuerdos entre las partes.

Esta partición de Alemania era la concreción en el corazón de Europa de la división bipolar del mundo: sólo unos días antes, el 4 de abril de 1949, se firmaba en Washington el Tratado del Atlántico Norte (OTAN), último paso para consolidar los bloques, ahora desde el punto de vista militar.

EL MURO DE BERLÍN
A principios de la década de los 60, la guerra fría alcanzó un alto grado de tensión y las dos Alemanias fueron el escenario donde EE.UU. y la URSS parecían querer dirimir sus diferencias. En ese clima de crispación ideológica, miles de ciudadanos alemanes de la zona oriental huían de la persecución política hacia la Alemania Occidental.
Cada día unos 35.000 berlineses del Este pasaban a la frontera para trabajar en Berlín Occidental y muchos no regresaban a la República Democrática Alemana. El máximo de deserciones se registró el día 9 de agosto de 1949, cuando 1.926 personas que habían abandonado la zona soviética se elevaba a 2.689.000.

Para poner fin a este flujo, el ejército de la Alemania del Este ocupó la ciudad durante la noche del 13 de agosto de 1961  y levantó barreras y fortificaciones; todo habitante de la República Democrática de Alemania sólo podía pasar al Oeste si poseía una autorización expresa de las autoridades. Walter Ulbricht, el líder de la Alemania Oriental, firmó las órdenes para cerrar la frontera. Así, de los 80 puntos de paso entre uno y otro sector, sólo 12 quedaron abiertos. Más de medio millón de alemanes occidentales se manifestaron por la tarde contra el cierra unilateral de la frontera.
Así nación el conocido Muro de Berlín, o como los comunistas llamaban "Muro de protección antifascista" o que en occidente se conocía como "Muro de la vergüenza".
El 15 de agosto, cuando el ejército de Alemania del Este comenzó a reemplazar las cercas de alambres de espinas por gruesos bloques de hormigón prefabricado.

Los ciudadanos de ambos Estados disponían de pasaportes distintos, aunque según la concepción jurídica occidental, todos tenían la misma nacionalidad alemana. Durante la existencia del Muro, que fue de casi cuarenta años, muchas personas intentaron cruzar las fronteras por estar en desacuerdo con el régimen que les había sido impuesto. Los ciudadanos intentaron escapar de muchos modos: a través de túneles o saltando el muro desde ventanas cercanas. Algunos lograron salir, otros fueron encarcelados o murieron en el intento.
Túneles para escapar



Soviéticos antes de dividir la ciudad




 


 


 


 
 


 


Familia obligada abandonar su casa



Llevando a  un herido



Esperando cruza, 1963
Saludando hacia el otro lado
en Navidad



 


Saludando a la familia del otro
lado de la ciudad
El muro a la noche


 




Conmemoración 50 años de la
construcción del muro







VISITA DE JOHN F. KENNEDY
El 26 de junio de 1963, desde el balcón de un edificio, y con motivo de los 15 años de la división de Berlín por parte de la URSS, el presidente de los Estados Unidos pronunciaba uno de los discursos más recordados durante la guerra fría, dando su apoyo a los habitantes de la zona occidental. Kennedy influyó mucho en tratar de entablar mejores relaciones diplomáticas con la URSS, hasta tener una comunicación directa con el líder Kruschev, llevando a cabo un tratado para prohibir pruebas nucleares.
El discurso es recordado por pronunciar una frase en alemán: "Ich bin ein Berliner" , que significa "yo soy berlinés" o "yo soy un ciudadano de Berlín".
Menos de cinco meses después Kennedy sería asesinado
Aquí tienes el video y el discurso completo:
Enlace: http://es.scribd.com/doc/52890177




 

video



Otro discurso, pero 24 años después lo hará el presidente Ronald Reagan, el 12 de junio de 1987, en momento en que las relaciones entre ambos bloques era muy seria por la colocación de unos misiles americanos en la zona. Aprovechando la celebración de los 75 años de fundación de Berlín y frente a 45.000 personas, Reagan pronuncia la famosa frase "Tear down this wall" (derribe este muro) dirigiéndose a Gorbachov, con quien mantenía una correcta relación.
Pasarán 29 meses para que Gorbachov permita derrumbar el muro.
Ronald Reagan, 1987
CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN


Los antecedentes de la caída del muro de Berlín pueden situarse en 1985, en la llegada de Mijaíl Gorbachov al poder y el inicio del proceso de reformas en la Unión Soviética.
Inició un proceso de apertura política y económica en su país, conocido como Perestroika y Glasnost, que se tradujo en un relajamiento del rígido control que mantenía la Unión Soviética sobre Europa Oriental.
En 1989, los cambios en Moscú comenzaron a tener repercusiones en los países de Europa Oriental. Los movimientos reformistas ganaban cada vez más fuerza en Polonia, Hungría y Checoslovaquia.
Polonia y Hungría captaron muy bien el mensaje, y las reformas hacia el pluralismo político se pusieron en marcha.
En Hungría se abrió simbólicamente la primera grieta en el “telón de acero” y el 2 de mayo de 1989 el gobierno de ese país decidió quitar la alambrada de púas en su frontera con Austria. Miles de ellos comenzaron a utilizar la nueva ruta para huir a Occidente.
El 7 octubre de 1989, la República Democrática Alemana celebró su 40 aniversario, pero las manifestaciones y protestas iban en aumento.
El 9 de noviembre de 1989 , las autoridades alemanas, ante la presión existente, declaran la apertura de las fronteras.
Esa noche, miles de alemanes orientales se aglutinan frente al Muro y comienzan a derribarlo.
Reunificación de Alemania en octubre de 1990. Actualmente el sistema político alemán es una república federal, democrática, representativa y parlamentaria.

1 de noviembre de 1989
 



 














 
 


Rastros del muro

CHECK POINT CHARLIE

El Checkpoint Charlie era uno de los pasos fronterizos para ir de un lado al otro del Muro de Berlín, uno de los pasos entre las dos Alemanias (la República Federal Alemana y la República Democrática Alemana) durante la Guerra Fría.
Este es el más famoso entre los siete que existían en la ciudad, en el cual se concentró más cantidad de gente para pasar del Berlín oriental hacia el occidental el día de la caída del muro.
Está ubicado en una zona muy céntrica, en la calle Friedrichstraße.
El punto de control del Checkpoint Charlie fue demolido poco tiempo después de caer el Muro de Berlín, en junio de 1990. No quedaría ninguna muestra de él si hace unos años no se hubiera reconstruido una de las casetas de control, además de haberse abierto un museo (el Haus am Checkpoint Charlie Mauermuseum) que rememora la historia de la Guerra Fría y los horrores del muro.
Este lugar se ha convertido en una gran atracción turística. Además, junto a los puestos de control americano y soviético, respectivamente, hay actores vestidos de soldados que cobran por sacarse una foto con ellos.
También un poste que sostiene una foto de un soldado soviético si vamos hacia el Este y una de un soldado americano si vamos hacia el Oeste. Pero ninguno de los dos es Charlie.
La razón por la cual se puso el nombre Charlie a este puesto fronterizo tiene que ver con el alfabeto fonético que utilizaba la OTAN. Por ser el tercer puesto de control, se correspondería con la letra C (siendo los dos primeros Alpha y Bravo).
 






DATOS DEL MURO...
 Fuente: periódico digital "20 minutos"
  • 3 millones de personas habían abandonado la RDA desde Berlín Oriental entre 1949 y 1961.
  • 40.000 soldados y policías de la RDA participaron en la construcción del muro, hecho con hormigón armado.
  • 3,5 metros medía de alto.
  • 45 kilómetros de muro dividieron la ciudad de Berlín en dos y otros 115 kilómetro separaron del territorio de la RDA a la parte occidental de la ciudad, convirtiéndola en una isla.
  • 8 pasos fronterizos se habilitaron entre Berlín Oriental y Berlín Occidental.
  • 302 torres de vigilancia fueron levantadas en el muro.
  • 20 búnkeres completaban la obra.
  • 127 kilómetros incluían, además, vallas electrificadas o con alarmas.
  • 16 millones de marcos de la Alemania Oriental costó la construcción.
  • 20 horas tardaron las tropas de los aliados occidentales en aparecer en la frontera tras la división de la ciudad.
  • 300.000 berlineses occidentales se manifestaron contra el muro el 16 de agosto de 1961.
  • 276 personas (al menos) murieron en el intento de huir a Occidente.
  • 33 fallecieron por la explosión de minas.
  • 3.000 fueron encarceladas tras ser detenidas por intentar pasar al otro lado.
  • 5.000 lograron fugarse.
  • 23 (6 hombres, 10 mujeres y 7 niños) atravesaron la estación de tren berlinesa de Albrechtshof y escaparon hacia el distrito noroccidental de Spandau con una locomotora, el 5 de diciembre de 1961.
  • 14 habitantes de la parte oriental lograron cruzar un río hasta el otro lado, en medio de una lluvia de balas, a bordo de un barco de pasajeros
  • 57 personas se arrastraron por un túnel bajo el muro de unos 150 metros de largo.
  • 100.000 berlineses del oeste pudieron visitar a sus parientes del este en la Nochevieja de 1963, gracias a un acuerdo especial.
  • 28 años, dos meses y 27 días permaneció el muro en pie dividiendo Berlín.
La primera víctima del Muro de Berlín fue Rudolf Urban, de 47 años, muerto el 19 de octubre de 1961 al saltar de la ventana de su edificio en la calle Bernauer, por la que cruzaba el muro.

Recuerdo a Rudolf Urban en la llamada
"Calle de las lágrimas"

El 17 de agosto de 1962, muere el joven de 19 años, quien fue disparado por los guardias al querer cruzar el muro. Yació moribundo durante una hora a los pies del muro sin que nadie lo fuera a ayudar.


 



La última víctima ultimada a tiros fue Chris Gueffroy de 20 años, asesinado el 6 de febrero de 1989.
 

Una de las fotos más conocidas fue la protagonizada por Hans Conrad Schumann,  de 19 años. Fue el primer desertor de la República Democrática Alemana mientras se construía el muro, siendo él mismo centinela del lugar.

Escultura recordadando el hecho
video


EDUARDO GALEANO
Espejos. Una historia casi universal
Fotos: La caída del muro
 

Berlín, noviembre de 1989. Ferdinando Scianna fotografía a un hombre que empuja una carretilla. A duras penas carga una enorme cabeza de Stalin. La cabeza de bronce ha sido decapitada mientras la furia popular volteaba a martillazos el muro que partía en dos la ciudad de Berlín. El muro no cae solo. Con el muro se derrumban los regímenes que empezaron anunciando la dictadura de los proletarios y terminaron ejerciendo la dictadura de los funcionarios. Se viene abajo la conciencia política reducida a fe religiosa por los partidos que invocaban a Marx, pero actuaban como iglesias inspiradas por aquel dictamen del papa Gregorio VII: La Iglesia nunca se ha equivocado y, según los testimonios de la Escritura, no se equivocará jamás. Sin derramar una lágrima, y ni una sola gota de sangre, en todo el este de Europa el pueblo asiste, cruzado de brazos, a la agonía del poder que actuaba en su nombre. Mientras tanto., en China, Deng Xiao-ping, el heredero de Mao, lanza la consigna Hacerse rico es glorioso. Y al servicio del glorioso enriquecimiento de sus dirigentes, China ofrece al mercado mundial sus millones de brazos muy baratos y muy obedientes, y su aire, su tierra y su agua, su naturaleza dispuesta a la inmolación en los altares del éxito. Los burócratas comunistas se convierten en hombres de negocios. Para eso habían estudiado «El Capital»: para vivir de sus intereses.
Muros
El Muro de Berlín era la noticia de cada día. De la mañana a la noche leíamos, veíamos, escuchábamos: el Muro de la Vergüenza, el Muro de la Infamia, la Por fin, ese muro, que merecía caer, cayó. Pero otros muros brotaron, y siguen brotando, en el mundo. Aunque son mucho más grandes que el de Berlín, de ellos se habla poco o nada. Poco se habla del muro que los Estados Unidos están alzando en la frontera mexicana, y poco se habla de las alambradas de Ceuta y Melilla. Casi nada se habla del Muro de Cisjordania, que perpetúa la ocupación israelí de tierras palestinas y será quince veces más largo que el Muro de Berlín, y nada, nada de nada, se habla del Muro de Marruecos, que perpetúa el robo de la patria saharaui por el reino marroquí y mide sesenta veces más que el Muro de Berlín. ¿Por qué será que hay muros tan altisonantes y muros tan mudos?



             
Fuentes: Historia del mundo actual IV- Editorial Santillana
                20 minutos
                AA.VV
               Tribuna Virtual.com
               Imágenes Google




5 comentarios:

  1. profe no me puso nada de MalcomX

    ResponderEliminar
  2. Porque lo tenés que investigar vos Manuel...:)

    ResponderEliminar
  3. ya le estoy haciendo la carpeta profe lo unico que en la carpeta no va aparecer lo que yo voy a decir pero iguamente es informacion de malcomx

    ResponderEliminar
  4. Gracias me fue de mucha ayuda, aunque sería mejor que se destacara y especificara más la diferencia entre "El Muro de Berlín" y "La Crisis de Berlín", para las personas que aun no están muy informadas del tema. Gracias:)

    ResponderEliminar