sábado, 1 de abril de 2017

Doctrina Truman

Harry Truman
Presidente N°33 de los Estados Unidos

El 12 de marzo de 1947, el presidente Harry Truman se presentó ante una sesión del Congreso para pronunciar uno de los discursos más importantes de la historia norteamericana que será conocido como "La Doctrina Truman" y que lanza definitivamente a Estados Unidos a un enfrentamiento total con la Unión Soviética, y es considerado como el comienzo de la llamada Guerra Fría.

El presidente le pidió al congreso  que destinara unos 400 millones de dólares como ayuda económica y aprovisionamiento militar a Grecia (en plena guerra civil entre la monarquía y revolucionarios comunistas)  y a Turquía (que recibía presiones soviéticas para poner bases militares en su estrecho), y que también autorizara el envío de personal norteamericano para ayudar a la reconstrucción, así como también suministrarle a sus ejércitos un entrenamiento adecuado. Así comienza Estados Unidos una política de contención e implicaba un llamamiento a una nueva cruzada anticomunista.


Discurso de Truman ante el Congreso
Los países de Europa occidental, en tanto, demasiados afectados y desorientados por las consecuencias de la guerra, no marchaban en su reconstrucción con la velocidad deseada por los norteamericanos, mientras los triunfos políticos de los comunistas se sucedían en Europa. El pesimismo sé hacia sentir entre varios políticos de los Estados Unidos.
A estos temores se viene agregar un segundo elemento: la posibilidad de una nueva crisis económica lo que en ese momento vital podría tener graves consecuencia para Norteamérica, al disminuir el poder de compra de unos de sus grandes mercados. Estados Unidos se encontraba con el grave problema de llegar a una crisis de sobreproducción al no poder colocar sus excedentes.
A estos factores hay que agregar la actitud  soviética en Europa Oriental, que Estados Unidos interpretada como prueba de las intenciones agresivas de Stalin; y además los problemas que se venían produciendo en Grecia, Turquía, Persia e Irán, zonas en que los norteamericanos tenían grandes inversiones en los yacimientos petrolíferos y donde Stalin trataba de capitalizar el descontento de esos pueblos hacia las potencias occidentales.


El enfoque norteamericano de estos vitales problemas se basó en dos suposiciones:
a.− El comunismo Internacional, fiel a su política revolucionaria, intentaría expandirse en tantos puntos como se lo permitiera;
b.− Para evitar una crisis era necesario proveer ayuda a la crisis económica de Europa, lo que a su vez servirían de barrera de contención para el hipotético movimiento expansivo soviético.

El esfuerzo expansionista soviético obligaba a Estados Unidos a adoptar una política tendiente a contrarrestarla.
El paso del aislacionismo (política exterior estadounidense que tiende a centrar su interés en los asuntos internos del país, en la búsqueda de prosperidad y garantizar la seguridad) al internacionalismo era producto de la distribución bipolar del poder, en la cual una ventaja de poder o de seguridad de uno tiende a interpretarse como una pérdida de poder o seguridad del otro.  


Una nación que históricamente había condenado la política de la fuerza como inmoral, y como una violación del ideal democrático, necesitaba una base moral para su nueva utilización del poder. Truman no estaba seguro de que el público norteamericano estuviera listo para comprometerse en un conflicto potencial. Reconoció la necesidad de venderle al público nuevo papel de Estados Unidos en la política exterior, exagerando la amenaza con la que se enfrentaba la nación.
Los encargados de trazar la política norteamericana sabían perfectamente bien que Estados Unidos, si bien era una gran potencia, no era omnipotente; en consecuencia, las prioridades nacionales tenían que plantearse cuidadosamente. La contención sólo se implementaría donde pareciera que el estado soviético estaba extendiendo su poder.
A pesar de los propósitos democráticos planteados por la Doctrina Truman, su primera aplicación es sobre Grecia y Turquía, ninguna de las cuales era democrática. Su ubicación estratégica se consideraba más importante que su naturaleza interna


CONSECUENCIAS
La Doctrina Truman marca definitivamente las diferencias ideológicas, políticas, sociales y económicas, existente entre las dos principales potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, las que se denominaron superpotencias mundiales.
El discurso proclamado por Truman, puso en conocimiento mundial el rechazo norteamericano hacia la política expansionista de Stalin. Hizo que los Estado Unidos tomara cartas en la situación mundial, considerándose el único capacitado para ayudar a los países afectados tanto por la guerra como por la política soviética. Esta situación provocó un cambio en la política exterior norteamericana al dejar de lado su papel aislacionista por uno intervencionista, anticomunista y globalizador.

En 1950, después de la primera prueba atómica soviética de 1949, años antes de lo que se había esperado, el Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, emitió un informe advirtiendo sobre la posibilidad de un ataque atómico soviético contra Estados Unidos en el año 1954. El informe estaba pensado para alertar sobre la necesidad de un rearme militar tendiente a bloquear el poderío soviético; la política de la contención recibió un amplio apoyo del público y del congreso, tanto de los demócratas como de los republicanos.


Como complemento a la doctrina se elaboró el Plan Marshall, política más localizada de la doctrina y posiblemente la más importante cualitativa y cuantitativamente. Consistía, en esencia, en el otorgamiento de préstamos y ayuda técnica para la reconstrucción de las zonas industriales, lo que elevaría el nivel de vida de esos pueblos, a la vez que permitía salvar con decoro el peligro de una crisis económica en los Estados Unidos, al otorgar los medios para que Europa pagara sus importaciones provenientes de los Estados Unidos.
Ello servía también, de muro de contención a un posible intento de socialización del continente europeo.


Fuentes: AA.VV
             Imágenes de Google


 


lunes, 6 de marzo de 2017

Congreso de Viena


Las monarquías europeas trataban de volver a la normalidad después de años de guerras contra el general francés Napoleón Bonaparte. Éste parecía totalmente vencido en 1814, y recluido en la isla de Elba.
Es por ello que representantes de casi todas las casas reales de Europa se reunieron en Viena para reconstruir sus gobiernos tal cual estaban antes de la Revolución Francesa, es decir, restaurar sus monarquías absolutas. A este período histórico también se le conoce como la Restauración.

CONGRESO EN VIENA
Este congreso, que comenzó en octubre de 1814 y terminó en junio de 1815, fue presidido por el canciller austríaco Klemes Wenzel von Matternich.
No fueron realmente conferencias, sino banquetes que se celebraban diariamente, y allí se establecían reuniones informales, que podían o no ser confirmadas con posterioridad.

Las delegaciones representadas fueron:
- El reino de Prusia, con el Príncipe Karl August von Hardenberg, y su canciller, el diplomático y erudito Wilhelm von Humboldt.
- El Reino Unido fue representado inicialmente por su secretario de Relaciones Exteriores , vizconde de Castlereagh , pero a partir de febrero de 1815 por Duque de Wellington; que en las últimas semanas iría a luchar contra Napoleón, quien dejaría su puesto al Conde de Clancarty .
- Rusia fue representada por el emperador Alejandro I, Zar de Rusia, aunque lo representaba su Ministro de Relaciones Exteriores.
- Francia estuvo representada por su Ministro de Relaciones Exteriores Charles- Maurice de Talleyrand
- Austria estuvo representada por su general en jefe, Metternich, quien también presidía el Congreso de Viena

Inicialmente, los representantes de las cuatro potencias vencedoras, Austria, Prusia, Rusia y Reino Unido, esperaban excluir a los franceses de participar en las negociaciones más serias, pero el brillante ministro Talleyrand pudo hacer pesar sus opiniones al menos las primeras semanas del congreso.

Los objetivos del congreso eran crear y afirmar un equilibrio entre las naciones europeas, que habían sido perjudicadas en sus territorios por los ejércitos de Napoleón. Necesitaban recomponer las viejas fronteras y recomponer el anterior sistema ideológico del Absolutismo (excepto Gran Bretaña) y por fin lograr la paz en Europa.

PRINCIPIOS DEL CONGRESO DE VIENA
-Restauración del Absolutismo: Los monarcas obtienen su poder por Dios, por lo que no puede ser frenado por ninguna constitución, ni ningún principio de soberanía popular.

-Legitimidad: defendido en especial por el representante francés Talleyrand a partir del cual se consideraban legítimos a los gobernantes y a las fronteras que existían antes de la Revolución Francesa. Esto beneficiaba a las potencias vencedoras, pero también buscaba salvar a Francia de perder grandes territorios, así como también intervenciones extranjeras.

-Equilibrio: necesidad de una organización equilibrada de poderes económicos y políticos europeos dividiendo el territorio de algunos países (ej. Confederación Germánica), o anexionando el territorio de otros (ej. Bélgica se une a los Países Bajos).

-Intervencionismo: las potencias se comprometían a intervenir en aquellos territorios que, perteneciendo a otras potencias, surgieran movimientos populares que pusieran en peligro los principios señalados en Viena. Esto condujo a un sistema de alianzas y la realización de más congresos.

CAMBIOS EN EL MAPA EUROPEO

  • Rusia se anexiona parte de Polonia, Finlandia y Besarabia.
  • Austria se anexiona la región de los Balcanes, y territorios italianos de Venecia (pierde Bélgica).
  • Inglaterra logra el control de las rutas marítimas al quedarse con la isla de Malta, Ceilán (Sri Lanka) y la colonia del Cabo.
  • Noruega fue anexionada a Suecia, sacándosela a Dinamarca (aliada de Napoleón).
  • Prusia se quedaría con parte de Sajonia, Westfalia, Polonia y las Provincias del Rin.
  • Bélgica fue obligada a unirse con los Países Bajos, formando el Reino de los Países Bajos.
  • Los principados alemanes formarían la Confederación Alemana de 38 estados, Prusia y Austria participaron en esta Confederación.
  • El Imperio Otomano mantuvo el control de los pueblos cristianos de Europa Sudoriental.
  • España y Portugal no fueron recompensados con ganancias territoriales, pero si restauraron a sus antiguas dinastías. (España no logró ayuda para reconquistar sus colonias americanas).

El Congreso de Viena también contempló una serie de medidas políticas, entre ellas estaban:
  • Reglamento que regulaba las actividades diplomáticas en Europa.
  • Libertad de navegación de los ríos Rin y Mosa.
  • Abolición de la trata de esclavos.
  • Mejora de las condiciones de vida de los judíos.    

CONSECUENCIAS
Los monarcas intentaron implantar por la fuerza sus ideas, pero no lograron erradicar los ideales de la Revolución Francesa, de libertad, igualdad, soberanía popular y división de poderes. No pudieron frenar los cambios producidos ya por la Revolución Industrial, que ya había arraigado en la población y forma de vida de gran parte de Europa, sobre todo la burguesía que no aceptó la vuelta del Antiguo Régimen, que lo postraba a un segundo plano político.  
En enfrentamiento de ideas tan diferentes, ocasionaron movimientos independentistas, liberales y nacionalistas, produciéndose distintas guerras en 1820, 1830 y 1848.







Fuente:http://www.historialuniversal.com
            http://geo-historia.com
            Imágenes de Google

miércoles, 1 de marzo de 2017

Movimiento Obrero


El gran desarrollo económico a consecuencia de la Segunda Revolución Industrial,  consolidó la conciencia de la burguesía como clase social distinta a las demás, con responsabilidad para dirigir la vida económica, basándose en una sólida fe en el progreso y aprovechando los nuevos recursos de la ciencia y de la técnica, y consiguió un predominio económico en la sociedad del siglo XIX.
Así se impone un nuevo orden: el "orden burgués", basado en la posesión de la riqueza o en el éxito económico y ya no en los privilegios de nacimiento.
Pero la novedad en la sociedad industrial es el surgimiento de un grupo social conocido como proletariado, integrado por los obreros quienes comenzaban a sufrir cada vez más de pésimas condiciones de vida.

LAS DURAS CONDICIONES DEL OBRERO
En huela.
Hubert von Herkomer
Se sabe que una de las consecuencias de la Segunda Revolución Industrial desde el punto de vista social era la explotación del trabajador por parte de los empresarios (burgueses). Las condiciones de vida de los obreros eran lamentables; las jornadas laborales eran hasta de 16 horas diarias y cobraban un salario que la mayoría de las veces no permitía la subsistencia; las mujeres y los niños realizaban el mismo trabajo pero cobraban la mitad, obviamente no existían vacaciones ni derecho a atención médica, y vivían hacinados y en muy malas condiciones higiénicas. Además su cultura muy escasa, ya que la mayoría de los obreros, y en especial las mujeres, eran analfabetos. 
Por supuesto que los Estados no intervenían en las relaciones laborales, y sólo se limitaban a mantener el orden público y a vigilar el cumplimiento de las leyes.
Mientras tanto, en los suburbios de las grandes ciudades se formaban los barrios pobres de los obreros. Como vivían juntos, muy pronto comienzaron a unirse y a organizarse para exigir mejoras de sus condiciones laborales. De esta manera surgen los movimientos obreros.

LUDISMO
Al comienzo los movimientos obreros fueron desorganizados y violentos. Se considera que el primer movimiento fue el llamado Luddita, (nombrado así por el obrero Ned Ludd)  que tuvo lugar en Inglaterra, el cual consistía en destruir las máquinas, consideradas como las causantes de su vida miserable. Obviamente los propietarios de las máquinas no estaban dispuesos a que alteraran sus beneficios, y utilizando su influencia política, lograron que el Parlamento inglés aprobara en 1812 una ley que castigaba hasta con la muerte el delito de destrucción de máquinas.
Con el tiempo el movimiento obrero supo que debía cambiar su estrategia de lucha, y que para mejorar su situación necesitaban conseguir mayores derechos políticos, pero las consituciones censitarias de la época se los negaban.

LAS PRIMERAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN
Las asociaciones obreras fueron evolucionado al compás del desarrollo industrial y de las leyes cada vez más duras de los gobiernos liberales. Es así que los obreros comenzaron a organizarse de distintas meneras. Empezaron a surgir las sociedades de socorro mutuos, cooperativas de obreros, sociedades de resistencia o sindicatos, entre otras. Era lógico que todos estos movimientos surgieran en Inglaterra ya que este era el país más industrializado de Europa.

Sociedades de Socorro Mutuo
Ante la desprotección y miseria de los trabajadores, el Estado legisló para que se pudiesen crear sociedades con fines protectores, mientras reprimía y prohibía las sociedades de resistencia, de esta forma se podían evitar posibles revueltas obreras. 
Las mutualidades eran interclasistas, es decir que agrupaban a distintos trabajadores y a miembros de otras clases sociales, incluyendo a los dueños de pequeñas empresas y artesanos (carpinteros, toneleros, tejedores, algodoneros) pero quedaban marginados los obreros con bajos salarios o con empleo poco estable, ya que no podían pagar regularmente las cuotas mensuales establecidas para cubrir los gastos sociales de los asociados . 
Los que pertenecían a las sociedades disfrutaban de seguro en caso de enfermedad, invalidez, indemnizaciones para los funerales y, a veces, pensiones a viudas y huérfanos.
Algunas llegaron a ser poderosas y dispusieron de recursos que les permitían aguantar algunas huelgas. Mientras más se incrementaba la mediación del Estado en las cuestiones sociales y se crearon sociedades privadas de seguros, fue disminuyendo el peso del mutualismo en los inicios del siglo XX.

Las cooperativas
La cooperación también tenía como finalidad ayudar a sobrevivir a sus socios intentando evitar que los obreros se vean perjudicados por la especulación de la economía capitalista. Era un sistema autogestionado por los obreros y artesanos sin la presencia de los capitalistas, y no tenían ningún afán de transformar la economía. Tienen una clara influencia del pensamiento de los socialistas utópicos que presentan al cooperativismo como un sistema alternativo al capitalismo y creado por los sindicatos.

LAS PRIMERAS ASOCIACIONES OBRERAS
En esta situación los trabajadores van tomando conciencia de que solamente conseguirán mejores condiciones laborales si se unen en sus reclamaciones. Es en Inglaterra donde surgen las primeras asociaciones de obreros para reclamar mejoras salariales y la reducción de la jornada laboral.

Los primeros sindicatos fueron las Trade Unions (1824-1835). Eran sindicatos de oficios que se caracterizaban por su moderación y la defensa de la profesión y los intereses laborales. Los antecedentes se remiten a dos organización efímeras: la Asociación Nacional para la Protección del Trabajo (1830-1832) y el ensayo de grandes sindicatos nacionales unidos, ideado por Owen (1834-1835). A partir de la mitad de siglo se consolida su fuerza y adquiere un carácter moderado y negociador. Estaba formado por obreros calificados y bien retribuidos. Pero a partir de 1890 ingresan nuevos sindicatos en las Trade Unions que agrupan a obreros no cualificados con lo que se fortalece su acción y se radicaliza.

Luego aparecerá el movimiento cartista, o Cartismo, llamado así porque escribían cartas a los periódicos denunciando sus duras condiciones de vida y solicitando el derecho al voto (sufragio universal), y a presentarse en las elecciones.
El cartismo pretendía conseguir mejoras económicas y sociales para los trabajadores mediante la actuación política, este hecho marca una diferencia importante con las Trade Unions, y es también la causa de que fuera perseguido.
En 1837 se dio a conocer la Carta del Pueblo (de ahí su nombre) en esta se pedía el derecho de los no propietarios a ser elegidos diputados, sufragio universal masculino, voto secreto, distritos electorales iguales y reunión anual del Parlamento. Estas peticiones, que llevaba más de un millón de firmas, fueron presentadas a la Cámara de los Comunes en 1839 pero fueron rechazadas. Se presentaron de nuevo dos años después, esta vez con más de tres millones de firmas y volvió a ser rechazada.
Este sindicato llegó a tener unos 40.000 afiliados en 1841, y uno de sus méritos fue conseguir la jornada de 10 horas y reclamar, por primera vez, medidas políticas.
 
SOCIALISTAS UTÓPICOS
La palabra utopía equivale a una cosa ideal o casi imposible de realizar, ya que ese fue el resultado de este movimiento.
Dentro de los primeros socialistas utópicos, una serie de pensadores como Saint-Simon, Fourier, BlancRobert Owen
En general prefieren la evolución a la revolución, los medios pacíficos a los violentos, y prefieren la concordia frente a la hostilidad de las clases. Creían que el cambio social no se daría por la revolución del proletariado, sino con la progresiva aceptación por parte de la burguesía de la necesidad de cambio. 
Entre los modelos para una nueva sociedad que intentaron construir los utópicos destacan los falansterios de Fourier; eran pequeñas poblaciones de unas 1600 personas, en las que se distribuyen todas las funciones alternativamente, para evitar la especialización excesiva. Disponía de servicios sanitarios, comedores colectivos, escuelas. Subsistían en ellos la propiedad privada y el derecho de herencia.
En Francia, Estados Unidos, Inglaterra y Rusia, llegaron a organizarse en muchas poblaciones intentos flansterianos, pero al mayoría fracasaron.
El movimiento fracasó porque la burguesía no estaba dispuesta a invertir en esas instalaciones que consideraba poco rentables, era un planteamiento utópico, es decir imposible.

EL MARXISMO O SOCIALISMO CIENTÍFICO
De todos los pensadores sociales Karl Marx el de mayor trascendencia. Sus ideas darán lugar al marxismo, doctrina política obrera y que ha recibido nombres diferentes: marxismo, socialismo, comunismo.

Marx, junto Friedrich Engels, estudiaron en profundidad la sociedad europea industrializada y formularon sus estudios teóricos.
Marx sostenía que la economía era el motor de la Historia, y que ésta evolucionaba por la lucha de clases, siempre hay dos clases enfrentadas, la dominante y la dominada, de ese enfrentamiento sale una sociedad distinta.
En la época que Marx estaba viviendo, la Europa del siglo XIX, la clase dominante era la burguesía, la que se enriquecía  al quedarse con parte de los beneficios que correspondían a los obreros, a esto lo llama plusvalía. Mientras que la clase dominada era el proletariado. 
Marx, Engels y sus familias

Los pensadores proponían que para terminar con los abusos de los burgueses, que eran los dueños de las fábricas, los obreros debían unirse para defender sus derechos y conquistar el poder a través de una revolución y una vez en el poder establecer la dictadura del  proletariado. Una vez en el poder, los obreros harían las transformaciones necesarias para eliminar las desigualdades, y todos los hombres y mujeres serían iguales. Este sería el paso previo para lograr una sociedad sin clases cuyo objetivo final sería vivir en comunidad y de ahi la palabra comunismo
  
EL ANARQUISMO
Se desarrolla en la segunda mitad del XIX y es una alternativa distinta del marxismo. Sus principales teóricos fueron Proudhom, Bakunin.
Aunque no tienen una ideología tan definida como los socialistas se pueden distinguir distintos principios:
a) Rechazo de la propiedad privada, la propiedad es un robo ya que si uno tiene algo es porque a otro le falta, es decir que el reparto justo no existe.
b) Hay que rechazar a los poderes que oprimen al hombre que son fundamentalmente dos: el Estado y la Iglesia. Es decir que los anarquistas no pensaban en conquistar el poder como los marxistas, sino que había que destruir el poder del Estado, vivir en el campo, donde no existieran ni fronteras, ni ejércitos, ni religión, ya que éstos esclavizaban al hombre, En cuanto al anticlericalismo, es decir, el rechazo a la influencia de las religiones, es en lo único que coinciden con los marxistas.
c) Su forma de actuar es a menudo violenta, a través de atentados terroristas contra los principales gobernantes y sabotajes a las fábricas.

LOS SINDICATOS CATÓLICOS
A finales del siglo XIX, en 1891, el papa León XIII publica la Encíclica Rerum Novarum  (de las cosas nuevas). En ella se reconoce la existencia de la gravedad de la cuestión obrera y proclama que las clases sociales no debían ser antagónicas, es decir que rechazaba la lucha de clases. Entendía que el Estado podía intervenir para fomentar la prosperidad pública, proteger los derechos de la clase obrera, limitar las jornadas laborales, entre otras. 
Defendía el derecho de asociación obrera fomentando la formación de sindicatos cristianos. Estos sindicatos fueron minoritarios ya que muchos obreros asociaban a la Iglesia con la burguesía en el poder y consideraban que estas asociaciones estaban manipuladas y dirigidas por el poder burgués.

LAS INTERNACIONALES
Marx y Engels defendían la asociación de los obreros de todos los países, afirmaban que para conquistar el poder todos los obreros debían unirse. Pora ello, en 1864, ayudó a crear en Londres una Asociación Internacional de Trabajadores, conocida como I Internacional. Marx quiso darle a esta Asociación un carácter internacionalista, por encima de los sentimientos nacionalistas de sus militantes
En dichas reuniones, los trabajadores de todo el mundo se trataban de poner de acuerdo sobre la lucha a seguir y coordinar los esfuerzos de los sindicatos de todos los países.
La primera internacional se celebró en Londres en 1864 y fue impulsada por Marx, en ella se puso de manifiesto que la liberación del proletariado sólo sería obra de los propios trabajadores y que la toma del poder era fundamental.
Los anarquistas dejarían esta asociación en 1872 por tener objetivos diferentes.
La segunda internacional se celebró en 1889 (centenario de la Revolución Francesa). En ella se planteó como objetivo fundamental la colaboración con la burguesía en regímenes democráticos para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, el objetivo ya no era la toma del poder.
A principios del siglo XX los partidarios de las ideas de Marx, es decir, los que tenían el objetivo de conquistar el poder político se separaron,  y así empezaron a surgieron los partidos comunistas en toda Europa.
En 1917 los trabajadores rusos tomarán el poder por primera vez en la historia, así  nacía la U.R.S.S. Tras la Segunda Guerra Mundial se multiplican los países con un régimen obrero y el mundo se dividirá en dos bloques: el bloque capitalista y el bloque comunista.
El esfuerzo y la lucha de los primeros obreros, han logrado, no sin dificultades, que muchas de sus reivindicaciones pudieran hacerse realidad.  Muestra de ellos son las conmemoraciones de los 1° de mayo, Día de los trabajadores, y el 8 de marzo, Día de la mujer, ambas fechas relacionadas con la lucha de los trabajadores en el mundo entero.



Fuentes: Libro 3er Año Editorial Santillana
             Libro Historia 3er Año C.B.U
             AA.VV
             Imágenes de Google

            

miércoles, 1 de febrero de 2017

Las Invasiones Inglesas

CONTEXTO
La creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776 y la habilitación de los puertos de Montevideo y Buenos Aires, por la Real Cédula de Libre Comercio, impulsaron el progreso y auge económico de la región, la que alguna vez fuera "tierra sin ningún provecho". 
Montevideo era una ciudad-fuerte y puerto natural de excepcionales características, con el mejor puerto del Río de la Plata, y gracias a las Reformas Borbónicas, se convirtió en el puerto terminal del barco correo, todos los barcos que se dirigían al Callao debían recalar en Montevideo, y era el único habilitado para introducir esclavos en América del Sur. Además se estableció el Apostadero Naval, que convertía a Montevideo en la base de operaciones de la escuadra española, para custodiar el Atlántico sur hasta las islas Malvinas.
Buenos Aires era el centro del poder político, era la capital del Virreinato del Río de la Plata, por lo que intentó establecer su hegemonía sobre toda la región. Para ejercer su poder, intentaba detener el desarrollo económico de Montevideo, cobrando impuestos especiales a todos los barcos que entraban al puerto, utilizando las ganancias para mejorar el puerto de Buenos Aires y construir un nuevo puerto en la ensenada de Barragán. Esta situación no hará más que enfrentar a las dos ciudades, lo que algunos historiadores han llamado "lucha de puertos".

ANTECEDENTES DE LAS INVASIONES INGLESAS
En 1805 Inglaterra estaba en guerra contra Francia, donde Napoleón tenía la mayor parte de Europa bajo su poder e impuso a Inglaterra un bloqueo comercial, por lo tanto, veían afectada su economía en plena Revolución Industrial, agravado por haber perdido sus colonias en América del Norte. Para poder tener nuevos lugares para comerciar y debilitar a sus enemigos, los ingleses comenzaron una serie de ataques a las posesiones europeas de ultramar, es así que ocuparon en enero de 1806, la colonia Holandesa de Ciudad del Cabo. Allí los ingleses se informaron de la debilidad de la guarnición española de Buenos Aires, y del cuantioso tesoro que tenía la ciudad, por lo que decidieron que ese seria su próximo objetivo.

Popham
PRIMERA INVASIÓN
Los ingleses  llegaron al Río de la Plata en junio de 1806, y deciden atacar primero a la ciudad de Buenos Aires, porque creyeron que Montevideo, al ser una ciudad fortificada, opondría mayor resistencia, y además Buenos Aires tenía el tesoro real que debería ser transportado a España.
Virrey Sobremonte
Al frente de la expedición estaba el capitán Home Popham, con 1600 hombres en 10 barcos de guerra. El 25 de junio, los ingleses desembarcan en Quilmes, y toman el fuerte de Buenos Aires el día 28.
El virrey del Río de la Plata, Rafael de Sobremonte, ya sabía que los barcos ingleses estaban a la altura de Quilmes, pero no tomó ninguna medida, porque consideró imposible la resistencia y abandonó Buenos Aires para salvar el tesoro que pertenecían al rey. Se retiró a Floresta y desde ahí a Córdoba para reunir fuerzas y reconquistar la capital. Pero en el camino, los ingleses lo interceptaron y le robaron el tesoro con 1.291.323 pesos de la época (unos 27 millones de dólares de la actualidad).
La población no le perdonó esa actitud y lo consideraron un "cobarde".
Banco de Londres
Los vecinos, reunidos en Cabildo Abierto, exigieron que el virrey cediera el Gobierno Militar a Santiago de Liniers. Al principio se resistió, pero debió acceder, y pasó a la Banda Oriental. Mientras tanto, en Londres, se paseaba el tesoro español ante el público con gran pompa, en ocho carros decorados con banderas tomadas al enemigo, mientras una banda tocaba el himno inglés, recorriendo desde el puerto hasta el Banco de Inglaterra. Circuló también en esos días un panfleto de propaganda titulado "Dollars of Buenos Ayres", que exaltaba en tono de sorna la conquista del Río de la Plata.
Los ingleses trataron de agradar a la población de Buenos Aires, confirmaron a los funcionarios públicos en sus puestos, se brindó protección a la iglesia católica, a las personas y sus propiedades, pero a cambio debieron jurar fidelidad a su Majestad Británica. Su idea era hacer de Buenos Aires un centro mercantil para el intercambio comercial en toda América del Sur, dada la necesidad de nuevos mercados para contrarrestar el aislamiento que Napoleón había impuesto a Inglaterra. Es por eso  que se decreta el Reglamento de Comercio, con 16 artículos, en donde se declara que: "El sistema de monopolio, restricción y opresión ha llegado a su término".
LA RECONQUISTA
Santiago de Liniers
Gobernador Ruiz Huidobro
Montevideo tuvo el papel principal en la reconquista de Buenos Aires. Cuando llegaron las noticias sobre la caída de la capital del virreinato, y a pesar de las rivalidades entre ambas ciudades, en seguida se dispusieron a expulsar a los invasores. En un Cabildo Abierto se entregó al gobernador de Montevideo Ruiz Huidobro, la máxima autoridad de esta zona, quien empezó a organizar los preparativos para enviar una expedición. Todos los habitantes ayudaron de alguna forma. Desde Buenos Aires llegó Santiago de Liniers, quien dirigiría la expedición reconquistadora, con unos 1500 hombres aproximadamente.
Rendición inglesa
El 4 de agosto Liniers desembarcó al norte de Buenos Aires, mientras se iban uniendo más hombres. En las primeras horas del 12 de agosto sus tropas iniciaron el ataque. Los ingleses defendían los edificios que rodeaban la Plaza de Mayo, principalmente el Cabildo y la Catedral. Tras intensísima lucha tuvieron que refugiarse en el Fuerte y rendirse. Liniers exigió rendición incondicional, y prometió respeto a los vencidos; los invasores debieron aceptar. Poco después del triunfo, Liniers informa a Montevideo sobre lo ocurrido, con un parte de acción que llevaría el Ayudante Mayor de Blandengue de la Frontera de Montevideo, José Artigas, quien había participado en los combates para reconquistar Buenos Aires.
Escudo de Montevideo
"Muy Fiel y Reconquistadora"
Montevideo festejó la victoria como propia y envía a España dos diputados solicitando los honores correspondientes, y reformas administrativas, para que realzara la importancia de la ciudad. España le concedió a Montevideo el título de "La muy Fiel y Reconquistadora ciudad de de San Felipe y Santiago de Montevideo" y se el agregaban al escudo de armas, las banderas inglesas abatidas. Las relaciones entre ambas ciudades del Plata se volverían a enfriar.

Whitelocke
SEGUNDA INVASIÓN
El Gabinete inglés sabía la importancia de la conquista de Buenos Aires, por lo que decidió enviar dos flotas expedicionarias, una que iría a Buenos Aires para reforzar las fuerzas de ocupación y otra iniciaría la conquista de Chile. Pero al conocerse la reconquista de Buenos Aires, ambas escuadras se unieron a la flota inglesa que aún quedaba en el Río de la Plata, todas al mando del general John Whitelocke. Los ingleses tenían ahora un ejército de 12000 hombres.
El comienzo del ataque fue en Maldonado, tomando la ciudad el 29 de octubre. Desde allí atacarían a la ciudad fortificada de Montevideo, por mar y tierra.


Tumbas de soldados muertos durante el combate en Maldonado

Los ingleses desembarcan en el Buceo el 16 de enero de 1807, mientras que a las afueras de Montevideo, en el lugar denominado El Cristo (actual predio de la Universidad de la República), los ingleses derrotaban a las fuerzas montevideanas. 
Acuaarela Museo Histórico Nacional
Montevideo estaba bloqueada por mar y por tierra, y se enviaban urgentes pedidos de refuerzos a Buenos Aires, pero no llegaron a tiempo. Liniers que había acudido con 3000 hombres en ayuda de Montevideo debió retornar a Buenos Aires al enterarse de la caída de la ciudad. Montevideo fue bombardeada por los ingleses desde el 22 de enero hasta el 3 de febrero, cuando los ingleses originaron una brecha en la muralla, (actual calle Brecha) donde los ingleses penetraron. Frente a esto, el gobernador de Montevideo, Ruiz Huidobro, debió rendirse.

Mientras tanto, el 5 de febrero llegó la noticia a Buenos Aires de la caída de Montevideo, por lo que se reunió el Cabildo y el día 10 resolvió destituir a Sobremonte, arrestarlo y nombrar como virrey a Liniers.
 
 

Una vez conquistada Montevideo, y gran parte de la Banda Oriental, los ingleses prometieron respetar la religión católica y la propiedad privada, y el Cabildo continuó funcionando, pero debían jurar fidelidad al Rey de Gran Bretaña. El gobernador Ruiz Huidobro fue sustituído por el inglés Gore Browne. En seguida comenzaron a llegar comerciantes ingleses, con todo tipo de mercaderías, muchas de ellas desconocidas para los montevideanos. El 23 de mayo de 1807 se imprimiría el primer periódico de la ciudad, "The Southern Star" (La Estrella del Sur) en español e inglés, donde se destacaban las virtudes del libre comercio, pero sólo fue apreciado por una  minoría de comerciantes, la gran mayoría de la población sólo quería "tener el amo viejo o ninguno". El 10 de mayo de 1807 llega a Montevideo el teniente general John Whitelocke quien asume el mando de todas las fuerzas inglesa. Su idea era atacar nuevamente Buenos Aires.
Caricatura inglesa, 1808
degradación de Whitelocke

El 28 de junio desembarcaron los ingleses en Ensenada, iniciando la marcha sobre Buenos Aires. Entre tanto llegó de España una resolución que declaraba a Ruiz Huidobro como virrey, pero al hallarse este prisionero de los ingleses, la Audiencia resolvió la continuidad de Liniers en el cargo. El 4 de julio el ejército inglés se aproximó a Buenos Aires, pero fueron sorprendidos por la gran resistencia y una lucha cuerpo a cuerpo. La población utilizó casi cualquier medio para combatir a los ingleses, hasta arrojando agua hirviendo desde las terrazas (la leyenda cuenta que era aceite hirviendo, pero en realidad ese era un producto demasiado caro). Los invasores no pudieron tomar la ciudad y sufrieron una gran cantidad de bajas. Liniers le ofreció a Whitelocke la rendición, la cual el comandante británico aceptó. Las tropas británicas debieron retirarse del Río de la Plata y devolver al Virreinato del Río de la Plata las ciudades tomadas. El 7 de julio abandonarán Buenos Aires y el 7 de setiembre lo harán de la ciudad de Montevideo.Las noticias de la derrota de Whitelocke llegaron a Londres el 11 de setiembre de 1807, siendo duramente criticado, se llevó a cabo un juicio militar con una severa sentencia: "Que dicho teniente general Whitelocke sea dado de baja y declarado totalmente inepto e indigno de servir a Su Majestad..."
                                         

CONSECUENCIAS DE LAS INVASIONES INGLESAS
Las invasiones de las fuerzas de una de las más grandes potencias de la época en el Río de la Plata, produjo importantes consecuencias.
El descubrimiento, por parte de los criollos de que podían valerse por si mismos, y el aumento del desprestigio del gobierno español, ya que España fue incapaz de enviar ayuda, y además un virrey había sido destituído y arrestado por los propios criollos, y la colonia se había defendido sin contar con la ayuda de la  metrópoli.
Así los criollos adquirieron conciencia de su propio valer, tanto en las decisiones políticas como en las misiones militares, ya que se vieron obligados a formar un importante ejército de criollos para la defensa local, que serán luego el brazo armado de la Revolución.
La publicación de “La Estrella del Sur” significó también tomar conocimiento de un mundo por entonces más desarrollado; y aunque su contenido era una  propaganda pro-inglesa, demostraba la existencia de nuevas formas de considerar las cuestiones políticas.
En cuanto a lo económico, cuando los ingleses ocupan Montevideo, habilitan su puerto para el libre comercio, demostrando su beneficio a los comerciantes de la ciudad. Cuando los ingleses debieron irse, dejaron muy buenas mercaderías a muy bajo precio, por lo que Buenos Aires aplicó un impuesto del 52% sobre dichos artículos, perjudicando así a los comerciantes locales. Esto demuestra que las relaciones entre ambas ciudades del Río de la Plata se deterioraron aún más luego de la unión transitoria por las invasiones.
La relación se agrava más, cuando en Buenos Aires se enteran del reconocimiento de Montevideo como "Muy Fiel y Reconquistadora", tomado por aquellos como un agravio.

A partir de las invasiones de 1807, la diplomacia inglesa adoptó una política distinta en el Río de la Plata, tratando de mantener sus vínculos, y continuar teniendo influencia y aprovechar cualquier oportunidad para consolidad sus posiciones. Esto será evidente durante el proceso de Independencia de América, que servía a los fines ingleses debilitar el poderío imperial español.

Aquí tienes un pequeño resumen de las Invasiones Inglesas

Fuentes: Libro 2do Año CBU
             Libro Pensar la Historia 2do Año
             AA.VV
             Imágenes de Google



domingo, 1 de enero de 2017

Cristianismo


Desde el siglo I a.C, los romanos ocuparon Palestina y establecieron su dominio sobre la zona donde vivían los hebreos, a los que les permitieron continuar practicando su religión, el judaísmo.
En ese entonces, los judíos estaban divididos en varias sectas: los saduceos, ricos sacerdotes que aceptaban  y colaboraban con los romanos; los fariseos, partidarios de obedecer la ley de Moisés estrictamente; y los esenios, que predicaban desde el desierto su ideal de pobreza y fraternidad.
Los más pobres esperaban la llegada del Mesías (salvador) el enviado de Dios, para castigar a los culpables y liberar al pueblo judío del dominio romano.

Será en esa región donde nacerá Jesús, reconocido por sus discípulos como el mesías (en griego: Cristo), así nacerá el cristianismo
Para reconstruir la vida y enseñanzas de Jesús, se debe recurrir a los Evangelios, que fueron escritos a partir del año 60, por Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Éstos y otros libros forman el Nuevo Testamento que integra la Biblia Cristiana, la que también cuenta con el Antiguo Testamento.

Según estos escritos, Jesús nació en el pueblo de Belén, aproximadamente en el año 6 antes del comienzo de la era cristiana,  en los tiempos del gobierno del primer emperador romano, Augusto.
Creció en Nazareth, el hogar de sus padres, María y José, con el que aprendió el oficio de carpintero.

La vida pública de Jesús comenzó alrededor de los 30 años de edad, cuando fue bautizado por Juan el Bautista, quien fue el primero en reconocerlo como el Mesías, según los relatos de los evangelios.
Durante tres años, recorrió Palestina, con sus discípulos y amigos, predicando la buena noticia (del griego: evangelio)

Jesús, siendo judío, se basaba en la ley de su religión, pero destacó el mandamiento más importante: el amor a Dios y el amor al prójimo. Afirmaba que todos los hombres eran iguales, siendo hermanos e hijos del mismo Padre. 
Su mensaje se transmitía a través de parábolas, de relatos fáciles de entender para las sencillas personas que lo rodeaban.

Según cuentan los Evangelios, Jesús visita Jerusalén, en la fiesta de Pascua, cuando los judíos recuerdan y celebran la salida de su pueblo de Egipto y su alianza con Yavé (dios)
Durante el primer día de esta festividad, Jesús cenó con sus discípulos, lo que después se constituyó en la primera celebración del cristianismo.

Al día siguiente, fue apresado y juzgado. Primero lo llevaron ante el gobernador Poncio Pilatos, luego ante Herodes quien consultó a los jefes de los sacerdotes. Finalmente Jesús fue condenado a muerte, crucificándolo.
Ninguno de los evangelios describe la resurrección de Jesús, pero si los encuentros que posteriormente él tuvo con sus discípulos, y que permaneció con ellos 40 días antes de ascender a los cielos.

Se sabe, que su muerte fue durante el reinado del emperador Tiberio y cuando el gobernador de Palestina era Pilato, a través de un historiador judío que vivía en Roma, en el siglo I.

DIFUSIÓN DEL CRISTIANISMO
Los seguidores de Jesús se reunían para recordarlo y transmitir su mensaje.
A partir de Pablo de Tarso, un judío que primero persiguió a los cristianos y luego se convirtió, difundió el mensaje de Jesús entre los no judíos (llamados gentiles), de todos los sectores sociales.
Fue el comienzo de una nueva religión universal, destinada no sólo a los hebreos.
Pablo recorrió las nuevas comunidades de cristianos que se formaban por todo el Imperio Romano y se mantuvo en contacto con ellas a través de sus Cartas (epístolas).

Las primeras comunidades  o Iglesias, se organizaron en torno a un Obispo, que era asistido por sacerdotes y diáconos. Celebraban un sencillo rito, el bautismo, la lectura del evangelio, la oración y la eucaristía, donde se comparte el pan y el vino en recuerdo a la última cena de Jesús con sus discípulos.

La religión cristiana es monoteísta, cree en un único Dios, que es al mismo tiempo tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es una religión revelada, considera que Dios transmitió su palabra a través de los profetas y de su propio hijo, palabra que está contenida en los Evangelios y las Cartas de los apóstoles. La Biblia es por lo tanto, un libro sagrado para los cristianos.

Más allá de que los cristianos eran un grupo pacífico, las autoridades romanas los veían como una amenaza, porque no aceptaban participar del cultos al emperador, y además su mensaje llegaba a todos, hombres, mujeres, ricos, pobres, libres, esclavos, romanos, bárbaros.
Especialmente durante el siglo II, los cristianos serán muy perseguidos, muriendo muchos mártires. Es por ellos que los cristianos debieron reunirse a escondidas para practicar su culto, sobre todo en las catacumbas en Roma.
Catacumba de San Calixto, Roma
Cubículo del Buen Pastor, Roma
 En el siglo IV, el emperador Constantino, gracias al Edicto de Milán, 313, permitió el culto de los cristiano libremente, mientras que en el 394, el emperador Teodosio, convirtió al cristianismo como la religión obligatoria del Imperio Romano.
Durante los siguientes siglos, la Iglesia cristiana se organizó alrededor de la figura de los Obispos y del Papa de Roma, a quien se considera hasta la actualidad, como la figura máxima.







Fuentes: Libro Pensar la Historia de 1er Año.
             Imágenes de Google








sábado, 3 de diciembre de 2016

Antiguo Régimen


El Antiguo Régimen es el conjunto de estructuras políticas, sociales y económicas que caracterizaban a varios países de la Europa occidental entre los siglos XVI y XVIII, aunque algunos de sus rasgos son muy anteriores a este período, y otros perdurarán tras las revoluciones de los siglos XVIII y XIX.
El nombre fue utilizado por primera vez por dirigentes de la Revolución Francesa en un sentido crítico: los revolucionarios pretendían terminar con todo lo que constituía ese Antiguo Régimen.
Los enfrentamientos entre nobles y burgueses por su predominio en la sociedad, además de los conflictos entre estados y revueltas internas, favorecieron el establecimiento del Antiguo Régimen, porque provocaron en la población el deseo de un poder fuerte que restableciera la paz y el orden. También se vio favorecido por el resurgimiento del derecho romano, que defendía la idea de un rey con poderes ilimitados, cuya autoridad era fuente de ley.

PODER POLÍTICO
En cuanto a la política, la forma del estado durante el Antiguo Régimen  era la Monarquía Absoluta o Absolutismo. El rey considera que su poder es de origen divino (Dios se lo ha dado) y, por  tanto, ilimitado  y sólo responden ante Dios. Por eso a la monarquía absoluta se la llama de "derecho divino".
Los monarcas absolutos concentran en sus manos el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial, mandan sobre el ejército y todas las instituciones del estado. El estado en su conjunto, incluyendo sus habitantes, que son considerados como súbditos, son todos una propiedad personal del Rey  que puede disponer de ellos a su voluntad. La propaganda convierte al monarca en una figura paternal y la rodea de símbolos religiosos y del lujo extremo de la Corte. Su poder es vitalicio y hereditario.

Este poder absoluto necesitaba ser justificado, en Francia fue formulado por J.B Bossuet, quien decía frases como: "...Los príncipes actúan pues como ministros de Dios y como sus lugartenientes sobre la tierra. Es a través de ellos que Dios ejerce su imperio. Es por ello que el trono real no es el trono de un hombre sino el trono de Dios mismo..."
En Inglaterra, la justificación del poder divino del Rey lo realizó Thomas Hobbes, que planteaba que antes los hombres vivían en estado de guerra permanente, donde predominaba la ley del más fuerte. Para asegurar
la paz y la seguridad, los hombres decidieron establecer entre ellos un pacto por medio del cual le cedieron al Estado (al rey) todos sus derechos para que este los conservara.
Pero en realidad el Rey tenía algunas limitaciones, sino sería un tirano. Algunas de ellas eran limitaciones jurídicas, como no poder cambiar ninguna de las leyes fundamentales del reino. También la extensión del reino, las dificultades de las comunicaciones y de los transportes, junto a la escasez de funcionarios y de la falta de dinero para cubrir los gastos del estado, hacían imposibles el cumplimiento de las órdenes reales, de modo eficiente. La falta de unidad lingüística y jurídica fue otro elemento que dificultó el establecer un estado centralizado para que la autoridad del rey pudiera ejercerse efectivamente en todo el reino.

SOCIEDAD DEL ANTIGUO RÉGIMEN
Las sociedades del Antiguo Régimen se caracterizan por tener una población estancada, con periódicas crisis de subsistencia. La natalidad era muy alta pero la mortalidad también (guerras, epidemias, hambres, falta de higiene), con lo cual el crecimiento de la población era muy lento. La esperanza de vida de una persona al nacer era de entre 20 y 40 años, raramente alguien llegaba a los 70. La muerte era algo familiar y la gente aprendía a convivir con ella.
La sociedad estamental, formada por grupos cerrados, caracterizada por la desigualdad legal entre los diferentes grupos sociales o estamentos.

De un lado está el grupo de los Privilegiados, constituidos por la NOBLEZA y el ALTO CLERO, que poseían enormes riquezas provenientes de las rentas de la tierra y estaban excluidos del pago de varios impuestos, además eran juzgados según leyes distintas a las del pueblo, y se reservaban los cargos más importantes del ejército, la iglesia y el estado.
De otro lado están los No privilegiado, llamado TERCER ESTADO en Francia, que no era un grupo heterogéneo, pues se encontraban, desde ricos BURGUESES dedicados al comercio internacional o a actividades bancarias, que podían llegar a ser tan ricos como los nobles, hasta el más humilde de los CAMPESINOS, pero que tenían en común el hecho de ser quienes sostenían económicamente el país con su trabajo, y el estado con sus impuestos. El tercer estado constituía habitualmente el 90% de la población, de los cuales la mayoría eran campesinos pobres.
 

LA ECONOMÍA La economía tenía una muy fuerte base agraria, ya que hasta tres cuartas partes de la población se ocupan de tareas agropecuarias.  Se trata de una agricultura cuna bajísima productividad, por estar dirigida al autoconsumo, porque el campesino piensa fundamental en alimentarse así mismo y sus familias con el producto de sus tierras, y no a la comercialización, además se utilizaban  técnicas y herramientas muy rudimentarias. Se seguía utilizando el arado romano, muy común en casi toda Europa y el mantenimiento del barbecho (dejar sin cultivar cada año un tercio o la mitad de las tierras para que esta recupere sus nutrientes) en la rotación de cultivos  para fertilizar las tierras. Es una agricultura aun muy sometida a las circunstancias climáticas, así una sequía, lluvias excesivas, hielos o calores inesperados, pueden llevar al fracaso de una cosecha y ante la falta de reservas y precariedad de los transportes se desataban grandes crisis de subsistencias, matando a miles de personas.
El comercio encontraba numerosos obstáculos, porque existían muchas aduanas interiores o por la pésima calidad de las vías terrestres, además los gremios de artesanos que fijaban de una forma rígida horarios, precios, salarios, herramientas, número de trabajadores por taller, e impedían cualquier avance técnico que pudiese dar ventaja a unos talleres sobre otros.
No olvidemos que en las monarquías absolutas la política económica fue llamada MERCANTILISMO, en la que la riqueza de una nación provenía de la posesión de oro y plata, las cuales eran obtenidas de varias maneras, según los países

LUIS XIV MODELO CLÁSICO DEL ABSOLUTISMO MONÁRQUICO

Retrato de Luis XIV
realizado por Hyacinthe Rigaud

EL REY SOL
Luis XIV comienza su gobierno personal, desde 1661 hasta su muerte en 1715 por lo tanto reinó durante 54 años. 
No quiso dejar la función de gobernar en manos de otra persona, y ejerció el poder directamente, convocando personalmente a los ministros, interviniendo en todos los asuntos que consideraba importantes y controlando, a través de los intendentes, todo el territorio francés.
Luis XIV estaba plenamente convencido del origen divino de su poder. Desde la infancia se le repetía que el era como un dios, una “divinidad visible”, un hombre diferente a los demás,  que era Rey “por gracia de Dios” y sólo ante este debía rendir cuentas. Ningún hombre podía juzgarlo.
Luis XIV tomó como emblema de su reinado un sol resplandeciente y de ahí el apodo de "el Rey Sol”. Todo lo que sucedía en Francia debía girar en torno al rey.
Era un hombre apto para el papel que desempeñaba, era fuerte, equilibrado, trabajador incansable, reflexivo, dueño de si mismo y consciente de su responsabilidad de gobernante, lo que el llamaba “el oficio de ser rey”. 
Durante su reinado se hizo más evidente el culto a la majestad real y cada uno de los actos cotidianos de su vida, como levantarse, asearse, comer, etc, se convirtió en una ceremonia.
La nobleza, estaba sometida al rey, y no desempeñaba funciones políticas. Se la empleaba en el ejército o en la diplomacia, pero sobre todo cumplía una función “decorativa” dentro de la Corte.
La Corte, que desde 1682 se instaló en el elegante Palacio de Versalles, (ciudad pequeña a 30 km de París) se caracterizaba por un minucioso ceremonial que se regía por una estricta etiqueta. Se realizaba un culto a la figura del rey y los nobles seguían sus pasos, actividades, entretenimientos desde la mañana hasta la noche. Los nobles, antes rebeldes y belicosos, se disputaban el privilegio de estar cerca del rey y servirle en las tareas más simples como despertarle o ponerle las pantuflas al descender  de la cama. Todas las actividades cotidianas de la familia real se transformaron en una ceremonia.

 

 

ORGANIZACIÓN POLÍTICA
Todo el poder de decisión estaba en manos del rey, pero existían consejos con fines de asesoramiento, como el Consejo de Estado y el Consejo de Justicia. Había ministros y secretarios como el Canciller, el Controlador General de Finanzas, el Secretario de Guerra, el Secretario de Asuntos Exteriores, etc.
Se aumentó el poder de los intendentes para controlar a los gobernadores de las provincias que tenían un papel decorativo. Los Parlamentos fueron sometidos.
En materia judicial el rey podía administrar justicia a su antojo a través de las “lettres de cachet” (cartas selladas) en las que se notificaba una resolución a cualquier súbdito, pudiendo decretar la prisión, la proscripción, sin ningún trámite judicial.
También quitó poder y autonomía a las universidades, que pasaron a ser controladas por la monarquía.
El arte fue utilizado para propaganda del reinado.
Como el rey no aceptaba que ninguna autoridad rivalizara con su poder dentro de Francia, sometió al clero católico francés y obligó a que  declararan que el rey era independiente de todo poder de la Iglesia, incluyendo al Papa. Además realizó una campaña de persecución contra los protestantes, excluyéndolos de las funciones públicas y de las profesiones liberales y se les prohibió practicar su culto, provocando la huida de unos 200.000 protestantes, por lo que la economía se vio perjudicada, ya que en gran parte eran banqueros, comerciantes, manufactureros o artesanos especializados.

ORGANIZACIÓN ECONÓMICA
La economía de Francia, bajo el reinado de Luis XIV, fue dirigida por Juan Bautista Colbert durante 22 años, quien se rigió por los principios del mercantilismo, procurando intensificar la producción y las exportaciones para lograr una balanza comercial favorable, propulsando la intervención del estado en la vida económica.
Colbert estimuló el desarrollo de las manufacturas, algunas privadas y otras a cargo del estado, dedicadas especialmente a productos de lujo como sedas, tapices, perfumes, porcelanas, espejos, lozas. Los fabricantes estaban sometidos a severas reglas y a inspecciones para asegurar la calidad de los productos.
Mediante altos impuestos aduaneros se protegía la producción francesa de la competencia extranjera  y así favorecer su desarrollo. 
El comercio interior aumentó gracias al mejoramiento de las vías de comunicación, pero fue el comercio exterior el que mereció la máxima atención, fundándose grandes compañías de comercio a las que se les otorgó privilegios o monopolios para el comercio con las colonias. Se apoyó la construcción de barcos, creciendo así la marina mercante. Se fomentó la colonización, especialmente en América del Norte, con la conquista de Luisiana, nombre en honor al rey Luis XIV.
También se mejoró la recaudación de impuestos, más simple y racional, procurando una contabilidad correcta, con claridad en los ingresos y gastos. Pero, a pesar de los esfuerzos de Colbert, los gastos de la Corte y las constantes guerras, desequilibraban las finanzas y se debía recurrir a impuestos extraordinarios.
Luego de la muerte de Colbert, en 1685, comenzó la decadencia de la economía francesa. Un descenso del precio de lo productos exportados, los despilfarros de la Corte y los gastos de guerra, y la huida de los protestantes, provocaron devaluaciones, endeudamiento externo y aumento de impuestos.

LA POLÍTICA EXTERIOR DE LUIS XIV
Luis XIV llevó a cabo una política exterior agresiva que mantuvo a Francia en continuas guerras durante la mayor parte de su reinado.  Pretendió que Francia alcanzara sus “fronteras naturales”, o sea todos aquellos territorios que antes habían pertenecido a las Galias; esto significaba la anexar a los Países Bajos, el Franco Condado, Lorena y Saboya.
Para lograrlo, el Rey Sol contaba con una buena diplomacia que utilizaba la astucia y el soborno para conseguir el favor de funcionarios de otros estados. Cuando la diplomacia no alcanzaba se recurrió a la guerra.
Durante el reinado de Luis XIV, Francia participó en cuatro grandes guerras: La guerra de devolución (1667-1668). La guerra de Holanda (1672-1678). La guerra de la Liga de Augsburgo (1688-1697).
La política exterior de Luis XIV colocó, durante algún tiempo, a Francia en el primer plano de Europa y a si mismo como árbitro de los conflictos internacionales. Sin embargo, a largo plazo, los su reinado dejó a Francia en una situación difícil que sus sucesores (Luis XV y Luis XVI) no supieron cambiar. En lo externo, a la muerte de Luis XIV, era evidente que una nueva potencia se imponía: la Inglaterra que comenzaba a reinar en los mares.

CURIOSIDADES
-Luis XIV de Francia se bañaba únicamente cuando se lo prescribía el médico. Teofrasto Renaudot decía: “el baño, a no ser que sea por razones médicas o de una absoluta necesidad, no sólo es superfluo sino perjudicial”.
El Rey Sol cada mañana se limpiaba la cara con un trozo de algodón impregnado de alcohol o bien con saliva. Bajo las aparatosas pelucas de los cortesanos habían piojos, es de esa época cuando se inventaron las manos de marfil que rematan en un mango más o menos largo. Servían para rascarse la cabeza debajo de la peluca.

-Luis XIV, lució tacones para disimular su corta estatura…No sólo siguió las tendencias de la moda, sino que dada su enorme influencia, impuso algunas de sus costumbres en el vestir: enormes pelucas de pelo natural, mangas adornadas de ricos encajes venecianos y sus famosos zapatos de tacón alto. Zapatos exquisitos y únicos elaborados siempre por su zapatero personal, el francés Nicholas Lestage. Un artesano al que dio precisas instrucciones: refinados, aunque adornados con vistosos lazos, brocados y piedras preciosas; suelas de color rojo; tacones con una pequeña curvatura; bordados en plata con escenas de batallas… Todo un derroche de imaginación y sofisticación. Hasta tal punto el Rey era fanático de sus nuevos zapatos que prohibió llevar el exclusivo modelo al resto de la corte y aquel que le desobedeciera sería castigado con la pena de muerte.



Fuentes: Libro Pensar la Historia de 2° Año
             Libro CBU, 2° Año
             AA.VV
             Imágenes de Google