lunes, 4 de febrero de 2019

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA 6

¿CÓMO SE FIJARON LAS FECHAS ANTES Y DESPUÉS DE CRISTO?

El sistema “antes y después de Cristo” (o la  introducción de la era cristiana) para numerar los años, se inventó recién en el siglo VI y no se aceptó de manera general en Europa hasta el siglo XI.  Fue creado por el monje Dionisio el exiguo (470-544).
Dionisio, un monje de origen sirio que vivía en un convento de Roma, tenía conocimientos de física y matemáticas, y bajo las órdenes del Papa Juan I (Johanness I) elaboró una cronología fijando el nacimiento de Jesús en el año 753 A. U. C. (ad urbe condita) o año 753 desde la fundación de Roma
Por lo tanto, con sus estudios, fijó el año 1 de la era cristiana, el día 1 de enero (del 754 A.U.C.,) a.D. (anno Domini), es decir, el año 1 del Señor. 

Dionisio tomó como válidas las narraciones de los Evangelios y las utilizó para elaborar su sistema. Creía firmemente que Jesús había nacido el 25 de diciembre, basándose a su vez en los escritos Hipólito de Roma (170-236) quien "comprobó" la fecha de nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, haciendo el siguiente razonamiento: Sus contemporáneos afirmaban que Dios creó la tierra un 25 de marzo, por lo tanto, Jesús debió haber sido concebido el 25 de marzo, y nacer nueve meses después, el 25 de diciembre.

En realidad la Iglesia empezó a celebrar Navidad desde el siglo IV. La Enciclopedia de la Religión Católica, Tomo V, relata que lo que llevó a la Iglesia Romana a fijar la Navidad el 25 de diciembre, era la tendencia a suplantar las festividades paganas por otras cristianas, que ahora serían obligatorias. Se sabe que en Roma, los paganos consagraban el día 25 de diciembre para celebrar el Natalis invicti, el nacimiento del Sol Invencible, que después del solsticio, se engrandecía en fuerza y claridad. Símbolo del Sol era Mitra, divinidad oriental, cuyo culto había sido introducido en Roma en 274. De este modo, para hacer ocurrencia a la fiesta pagana consagrada al nacimiento del Sol natural (Mitra), la Iglesia comenzó celebrando este Sol novus...”

Los registros históricos del monje Dionisio, muestra que habría cometido un error al calcular la edad de Cristo. En el Evangelio de Mateo, se dice que Jesús nació mientras Herodes era todavía rey (2: 1) y que para evitar la unción del mesías, mandó a ejecutar a todos los niños nacidos en Belén hasta los 90 días de vida. 
Investigaciones históricas dicen que Herodes murió en el año 749 de la fundación de Roma, pero además otras investigaciones dicen que antes de su muerte, estuvo postrado mucho tiempo por sus enfermedades, por lo que sería bastante improbable que diera la orden para matar al mesías en el año 753, tal como se fijó como fecha del nacimiento. Eso se traduciría en el 4 a.C (o incluso antes). Como consecuencia, deberíamos sumar a nuestro año actual, unos 4 años más, como mínimo
De ahí que los investigadores no dan como cierta la eventual edad atribuida a Jesús y que debería haber tenido mucho mas de 33 años al momento de su crucifixión. 

¿EL AÑO 0?
Recién en el siglo XVII los historiadores empezaron a nombrar los años anteriores al 1 a.D. contando hacia atrás. En esa época el sistema de numeración arábigo estaba plenamente difundido y los matemáticos manejaban con soltura los números negativos, pero  los historiadores fueron imponiendo la costumbre de que el año anterior al 1 a.D., esto es, el año 753 a.u.c., pasara a ser el año 1 antes de Cristo, en siglas 1 a.C., tras el cual venía el año 1 a.D o, equivalentemente, el año 1 d.C. (año 1 después de Cristo). 
Vemos además, que no existe el año 0
750 a.u.c - 4 a.C.
751 a.u.c - 3 a.C.
752 a.u.c - 2 a.C.
753 a.u.c - 1 a.C.
754 a.u.c - 1 d.C.
755 a.u.c - 2 d.C.
756 a.u.c - 3 d.C.
757 a.u.c - 4 d.C.

Muchos matemáticos sostienen que esta forma de numerar es incorrecta, en la página web de la Universidad de Valencia (el link está en las fuentes citadas aquí) lo explican así: "en su lugar, habría usado esta otra: el año 754 a.u.c. es simplemente (aceptando los cálculos erróneos de Dionisio) "el año en que nació Cristo"; el año 755 a.u.c. es el primer año posterior al nacimiento de Cristo(...)  similarmente, el año 756 a.u.c. hubiera podido ser considerado como el segundo año posterior al nacimiento de Cristo, es decir, el año 2 d.C., y así sucesivamente; (...) Esta concepción (...) tiene la ventaja de ser compatible con la aritmética (...) diríamos que el primer año de la Era Cristiana es el año 0 (sería absurdo hablar del año cero de la Era Cristiana), y ese desfase entre primer año y año 0 es el mismo que se da entre "primer año" y 1789 cuando ahora decimos que el primer año de la Edad Contemporánea es el año 1789: una cosa es el primer año de un periodo y otra cosa el número asignado a ese año, que bien podría haberse fijado de forma más sensata, tal y como acabamos de describir, como el número de años transcurridos (positivos o negativos) desde el nacimiento de Cristo."


Más allá de todos los posibles errores, seguimos usando la expresión ANTES Y DESPUÉS DE CRITO, como forma válida de ubicación temporal, aunque también en la actualidad, muchos historiadores prefieren utilizar las siglas A.E.C. (antes de la era común) y D.E.C. (después de la era común), o "de Nuestra Era", para abarcar la diversidad cultural mundial.



Fuentes: https://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=32119
              https://hdnh.es/historia-dionisio-el-exiguo/
              https://www.uv.es/ivorra/Historia/Cero.htm 
              Imagen de Google

miércoles, 2 de enero de 2019

IRENA SENDLER


EL ÁNGEL DE VARSOVIA, IRENA SENDLER (1910-2008)

En 1999, un grupo de estudiantes de Kansas que realizaban un estudio sobre el Holocausto judío, se toparon por casualidad con el nombre de una mujer polaca y un dato junto al mismo: una enfermera llamada Irena Sendler, había salvado a unos 2500 niños del gueto de Varsovia, el más grande de Europa, durante la ocupación nazi en Polonia. Salía a la luz, más de medio siglo después, la imagen de una anciana a la que muchos de aquellos niños que fueron salvados, reconocieron en los medios de comunicación.
La historia de Irena Sendler fue la historia de una mujer valiente, que arriesgó su propia vida para salvar a seres inocentes de una muerte segura.

Irena Sendler nació el 15 de febrero de 1910 en Otwock, Varsovia, Polonia, en el seno de una familia católica. Irena desde muy pequeña recibió un gran ejemplo de solidaridad y amor al prójimo, a través de su padre, Stanisław Krzyżanowski, un médico que falleció cuando ella sólo tenía siete años al contagiarse del tifus que sufrían sus pacientes y a quienes muchos de sus colegas no habían querido atender por miedo a contagiarse. Es por eso que Irena va a estudiar para ser enfermera.

En 1939, cuando Alemania invadía Polonia, Irena, que trabajaba en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia, trabajaba duro en los comedores comunitarios de la ciudad. 
Un año después, la situación se volvió aún más complicada con la creación del gueto de Varsovia (lugar de reclusión de judíos). A pesar de que Irena se había educado en la fe católica, igual que su padre, tuvo siempre simpatía por los judíos a los que no dudó en ayudar, a pesar del peligro que aquello podía conllevar para su propia vida.  Es por ello que se unió al Consejo para la Ayuda de Judíos, conocido como Zegota, como miembro del cuerpo sanitario para encargarse de paliar los casos de enfermedades contagiosas.

Frente al miedo que representaba una epidemia de tifus, los nazis fueron permisivos con las personas que entraban en el gueto para intentar frenar la enfermedad. 
Esta decisión fue vista para Irena como una oportunidad, y decidió buscar la manera de sacar del gueto, al menos a los más pequeños. Era una decisión terrible para las madres que debían desprenderse de sus hijos pero también sabían que era la única manera de salvar sus vidas. La gran mayoría de esos padres terminarían muriendo en los campos de concentración a los que los judíos del gueto de Varsovia fueron trasladados.
El plan de Irena fue sacar a los niños del gueto mediante las ambulancias que trasladaban a los más graves a los hospitales, es decir, fuera del espacio controlado por los nazis. Pero pronto tuvo que tener más cuidado, y decidió colocarlos dentro de bolsas de basura, y hasta en ataúdes, para poder sacarlos a salvo.
Irena Sendler ayudaba a padres a seleccionar primero a los niños que tenían más posibilidades de pasar por polacos cristianos, empezando por su aspecto. Si ya eran mayores, se primaba su conocimiento del idioma sin acento y de canciones y poesías populares polacas.
Los más pequeños eran adormecidos con medicamentos para que no se delatasen en el momento de sacarlos clandestinamente del gueto, en cajones de madera, en sacos.
A unos los extraía Sendler en el primer tranvía de la mañana, escondidos entre los adultos autorizados a trabajar en el exterior, en los empleos más penosos que nadie quería hacer. Otras veces utilizaba una iglesia que tenía varias puertas o incluso los sacaba a través del edificio de los juzgados. Muchas veces el único camino de salvación fueron las cloacas y los sótanos de edificios ubicados junto a la muralla del gueto. 
Los niños eran llevados a lugares seguros en los que pudieran adaptarse a su nueva situación, ayudándoles a recuperar primero la salud y las energías, curarlos de los parásitos y vestirlos. Mientras tanto, otros miembros de la organización Zegota (Consejo de Ayuda a Judíos) preparaban documentos falsos, sobre todo una nueva partida de nacimiento con un nombre eslavo y un certificado de bautismo. Los apellidos debían corresponderse con los de la familia que aceptaba acogerlos. Si no había con quien llevarlos, al menos se los confiaba a orfanatos cristianos, que representaban una garantía de supervivencia.

De los 2500 niños a los que pudo salvar, Elzbieta Ficowska fue uno de los casos más conocidos. En 1942 ella era tan solo un bebé de pocos meses cuando se le fue administrado un narcótico para sedarla, y la colocaron en una caja con agujeros que escondieron en un cargamento de ladrillos. Sus padres habían muerto en el gueto y la pequeña Elzbieta fue criada por Stanislawa Bussoldowa, una conocida de Irena. Una cuchara de plata con la fecha de su nacimiento y su apodo, Elzunia, grabados fue el único objeto que mantuvo a Elzbieta unida a su historia. Esa fue justamente la idea de Irena, salvar a los niños, para que vivieran y pudieran conservar su identidad. Para lograrlo, llevó un exhaustivo registro que enterró en el jardín de una vecina por si ella fallecía.

Entre el 22 al 23 de julio de 1942, miembros de las SS, pusieron en marcha lo que se llamó la Gran Acción, que consistía en aniquilar a los habitantes del gueto. Fueron dos meses donde los trenes de la muerte llevaron más de seis mil personas cada día. Cerca de trescientos mil judíos fueron obligados a subirse a convoyes con destino al campo de exterminio de  Treblinka, donde eran asesinados en masa.

En octubre de 1943 las cosas se complicaron para Irena, ya que una vigilante de una lavandería, que había sido descubierta por los alemanes, acabó delatando bajo tortura a algunos componentes de la red que se ocupaba de los niños, entre ellos, a Sendler, que descubrieron que utilizaba un nombre clave, Jolanta. Irena es detenida por la Gestapo, y es llevada a la prisión de Pawiak, donde fue sometida a terribles torturas, le rompieron los pies y las piernas, pero los nazis no consiguieron sonsacarle el paradero de los niños a los que había estado ayudando a escapar del gueto.
La Gestapo (policía secreta nazi) la condenó a ser fusilada pero pudieron sobornar a un polaco que colaboraba con los nazis y Sendler pudo escapar en el último momento. Irena fue oficialmente declarada como ejecutada, muerta a todos los efectos.
Con falsos papeles de identidad y ya definitivamente en la clandestinidad, Irena Sendler pudo al menos preservar los datos de los niños que había sacado del gueto. Colocó los documentos en un par de frascos de cristal y los enterró debajo de un manzano en el jardín de una amiga de confianza, en el año 1944.
Una vez terminada la guerra, Irena desenterró las listas con los nombres de los niños y la entregó al Comité de salvamento de los judíos supervivientes.


Irena Sendler se casó y tuvo tres hijos y aun tuvo problemas con el régimen socialista que se instauró en Polonia.
Sus últimos años los pasó en un asilo para ancianos, y en silla de ruedas, como consecuencia de las terribles torturas de los nazis.

Tras décadas de vida anónima, una vez que su historia empezó a conocerse, y su fotografía fue publicada en los periódicos, muchos hombres y mujeres reconocieron en aquella mujer a la enfermera que salvó sus vidas durante la ocupación nazi de Polonia.
La Orden del Águila Blanca de Polonia, título de Justa entre las Naciones de organización Yad Vashem de Jerusalén o su candidatura al Premio Nobel de la Paz fueron algunos de los reconocimientos a una mujer quien nunca pensó que su labor humanitaria descubierta muchos años después levantara tanto revuelo. Para ella fue lo que tenía que hacer.



Irena con sobrevivientes
Una de las frases más impactantes de Irena Sendler :“Solo hice lo que había que hacer; debí salvar a más”.
Irena Sendler falleció en Varsovia, el 12 de mayo de 2008. Tenía 98 años. Nunca recibió un Premio Nobel de la Paz.




Fuentes: https://www.mujeresenlahistoria.com/2014/09/el-angel-de-varsovia-irena-sendler-1910.html
               Imágenes de Google
               https://www.lavanguardia.com/historiayvida 

LUCY

LUCY 
Lucy, la representante más famosa de la especie Australopithecus afarensis, de unos 3, 2 millones de años, ya caminaba erguida, elevaba la mirada para observar la sabana que empezaba a ganar terreno. En lo que hoy es la región de Afar, en Etiopía, los cambios medioambientales habían hecho retroceder los bosques tropicales en los que habían habitado sus ancestros y las necesidades de supervivencia estaban cambiando. La nueva forma de locomoción de aquel homínido, de algo más de un metro de alto y con un cerebro poco mayor que el de un chimpancé, dejó libres sus manos que, probablemente, ya utilizaba para agarrar herramientas. 
Se la conoce como Lucy, porque los científicos que la encontraron, escuchaban la canción de los Beatles, "Lucy and the sky with diamonds".
El equipo de científicos, encontró un 40% del esqueleto (restos del cráneo, mandíbula inferior, fémur, pelvis, costillas) hasta 76 huesos fosilizados, el día 24 de noviembre de 1974, bajo la dirección del paleontólogo norteamericano Donald Johanson, gracias a la subvención del Museo de Historia Natural de Cleveland.

Lugar del descubrimiento
PARTICULARIDADES DE LUCY
-Lucy era una hembra, por la anchura de la pelvis.
-Tenía unos 20 años.
-Medía, a la hora de su muerte, 1.1 m, y pesaba 29 kilos.
-Tenía una cabeza, y una cavidad craneana, similar a la de un chimpancé, entre 350 y 500 cm cúbicos, la tercera parte de la de un humano moderno.
-Era predominantemente vegetariana, según indican sus dientes y la cavidad toráxica. Como en los gorilas y los chimpancés, Lucy poseía amplio espacio para un sistema digestivo voluminoso, capaz de digerir la materia vegetal.
Donald Johanson
-Los huesos tienen un antigüedad de entre 3.18 y 3.22 millones de años.
-La disposición de la rótula y la curva lumbar de Lucy indicaron que había sido un ser bípedo.
-Lucy fue bautizada oficialmente como Australopithecus afarensis, “Simio Sureño de Afar”.

ESTUDIOS RECIENTES
De acuerdo a los publicado en la revista Nature, el equipo de científicos, liderado por el paleoantropólogo de la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.) John Kappelman, tuvo 10 días para poder escanear el 40% del esqueleto de Lucy obteniendo imágenes de tomografía computarizada, una técnica no destructiva con mayor resolución que la tomografía médica y que permite escanear a través de materiales sólidos, como las rocas
Según los resultados obtenidos, se estima que Lucy cayó de pie e incluso se podría afirmar que estiró los brazos en un intento por frenar su caída. Stephen Pearce, un cirujano ortopédico de la Clínica Austin de Huesos y Articulaciones, confirmó que la fractura del húmero de Lucy era consistente con las que se observan en caídas similares en las que las víctimas aún conscientes tratan de frenar el impacto.
El artículo también aporta información sobre el modo de vida de los australopitecos. Los restos fósiles de estos ancestros humanos muestran que ya caminaban erguidos, pero se sigue discutiendo si continuaban pasando parte de su vida en los árboles. El análisis de Kappelman y sus colegas calcula que cuando se estrelló contra el suelo, Lucy viajaba a unos 60 kilómetros por hora. Para alcanzar esa velocidad debió de caer desde una altura de más de diez metros, algo que lleva a los científicos a especular con la probabilidad de que subiese a los árboles en busca de comida o para refugiarse durante la noche. Este tipo de uso de los árboles sería parecido al de los chimpancés, que se duermen a alturas de entre 7 y 23 metros, fuera del alcance de sus depredadores.
Esta vida híbrida entre las ramas y el suelo es en el fondo la historia de todos los seres vivos, que heredaron un cuerpo moldeado por las necesidades de un entorno y ya están recibiendo nuevas presiones para adaptarse a nuevos cambios. El descenso de los árboles, que permitió a los humanos conquistar el planeta cientos de miles de años más tarde, ofreció ventajas a Lucy en el nuevo mundo que estaba creando el cambio climático. Es probable que aquellos homínidos perdiesen habilidad para trepar y comenzasen a sufrir caídas con mayor frecuencia. Uno de esos fallos acabó con la vida de Lucy por los suelos y creó como beneficio colateral uno de los mejores libros en los que leer cómo empezamos a ser humanos.

LA IMPORTANCIA DE LUCY
Lucy logró cambiar varias teorías sobre los Homínidos. El hecho de que fuera bípeda, pero a la vez tuviese una cabeza del tamaño de la de un chimpancé, rechazaba la idea de que el cráneo de los homínidos se había desarrollado antes de adquirir la capacidad de andar erguidos. Reconstrucción de una probable Lucy probó que el proceso había sido inverso, al menos en su especie. Hallazgos posteriores han confirmado que lo mismo ocurrió con otros grupos de homínidos.

Otro punto importante es que la proporción de la longitud de los brazos de Lucy, con la de sus piernas, se encuentra en un punto intermedio entre la proporción de los simios y la de los humanos. Este hecho puede indicar que los Australopithecus afarensis es una especie entre ambos grupos, una especie de “eslabón” entre ellos.

Lucy también logró haber despertado el interés por la paleontología y la antropología, y el público se volcó a los museos, y las matriculaciones en ciencias relacionadas se dispararon.



Fuentes: https://elpais.com/elpais/2016/08/29/ciencia/1472480909_382779.html
               AA.VV
               Imágenes de Google

sábado, 1 de diciembre de 2018

Era Meiji Japón

ERA MEIJI 
"Gobierno Iluminado"
Con el ascenso al trono del emperador Mutsuhito (1868) conocido con su nombre póstumo de Meiji Tennō, se inició la era Meiji (1868-1912), que significa "gobierno iluminado" (mei: luz). 
Fue un período decisivo en la historia de Japón, caracterizado por un amplio programa de modernización y occidentalización que los llevó a transformarse en una gran potencia mundial en los siglos XX y XXI.
Mutsuhito
JAPÓN EN EL SIGLO XIX
Japón estaba regido por un antiguo sistema feudal, aislado de Occidente, a pesar de los intentos del colonialismo europeo de los siglos XVI y XVII por establecer contactos comerciales y religiosos. El poder estaba repartido entre los grandes propietarios rurales, junto con los señores de la guerra o samuráis. Al frente del sistema estaba el shogún, especie de ministro con máximos poderes frente a los emperadores, quienes eran solo figuras simbólicas y vivían retirados en la ciudad Kioto. 
La base económica japonesa era la agricultura, especialmente del arroz y la mayor parte de la población era campesina y vivía bajo las duras condiciones de la servidumbre.

Matthew Perry
Pero en 1853, el marino norteamericano Matthew Perry llegó con su flota a la bahía de Edo, exigiendo la apertura de algún puerto japonés, provocando fuertes divisiones en la clase dirigente japonesa. Finalmente en 1854 se abrieron al comercio dos puertos, rompiéndose con el tradicional aislamiento de unos 300 años, estableciéndose relaciones comerciales con Gran Bretaña, Holanda, Francia y los Estados Unidos. Este contacto permanente con países europeos precipitó los cambios de la era Meiji, al darse cuenta de la enorme brecha tecnológica que los separaba de la civilización occidental y del peligro que eso significaba.
Por esa razón es que la dinastía Meiji se orientó a conseguir un desarrollo económico profundo de acuerdo a los parámetros capitalistas de estilo occidental, dirigiendo sus esfuerzos en cinco direcciones:
-Desarrollo industrial fomentando la industria pesada, la minería y la construcción.
-Crecimiento de las industrias estratégicas, en especial el armamento.
-Transportes y las comunicaciones (buques, ferrocarriles, telégrafos)
-Industria textil (algodón, lana)
-Estímulo a otras industrias de consumo.

En lo político, se formó un estado centralizado, liberal y moderado, restableciendo plenamente la autoridad del emperador de origen divino.
Las transformaciones sociales y jurídicas crearon una sociedad liberal y abierta. Desaparecieron los privilegios personales, se abolió la servidumbre y se decretó la libertad de trabajo; se elaboró un nuevo código penal y civil, inspirado en la legislación francesa, y se reconoció la igualdad ante la ley. En 1869 se eliminó la influencia samurái, estableciéndose un ministerio de la guerra, y un ejército moderno y poderoso según el modelo prusiano.
Se condenó la xenofobia y se desarrolló una política para favorecer los intercambios con Occidente, así los jóvenes japoneses viajaban a Europa para estudiar los países desarrollados, así como expertos europeos llegaban a Japón a enseñar y trabajar en nuevas actividades.
A estos cambios se les sumaba los aspectos más arraigados de la sociedad japonesa, como su espíritu de disciplina, obediencia  a la autoridad y aceptación del sacrificio. 

JAPÓN EN EL SIGLO XX
Las transformaciones de Japón durante la Era Meji fueron espectaculares, convirtiéndose en el orgulloso "imperio del sol naciente" donde crecía cada vez más el poder del ejército.
Teniendo en cuenta las características naturales de Japón, un país con escasos recursos naturales, tan indispensables para esta nueva sociedad industrial, es que se vio como indispensable controlar otros territorios, derivando así en una política imperialista.
La Primera Guerra Mundial tuvo en ese sentido mucha importancia para su política de dominio, enviando un ultimatum a Alemania, solicitándole la evacuación de territorios al noreste de China; al recibir una respuesta negativa, Japón decidió entrar en la guerra del lado de los aliados. Las tropas japonesas ocuparon las posesiones alemanas de las islas Marshall, Carolinas y Marianas.

Bandera japonesa hasta 1945
En 1915, Japón presentó las Veintiuna Demandas a China, que obligaban a esta nación a no alquilar ni ceder ningún territorio frente a Taiwán a ningún país, excepto a Japón. Un año después, China se vio obligada a cederle además los derechos comerciales de Mongolia Interior y Manchuria.
Al ser Japón uno de los vencedores de la Primera Guerra Mundial, pudo obtener nuevos territorios y mercados: recibió las islas del Pacífico que había ocupado, y el territorio de Jiaozhou (noreste de China). 
Sin embargo la llegada de la paz mundial no pudo evitar nuevos problemas económicos y políticos. Las exportaciones, que se habían duplicado de 1914 a 1919, se redujeron enormemente, produciéndose quiebras financieras. La competencia económica de otros países, afectó enormemente a la industria textil y las construcciones navales. 
Así nacieron las zaibatsu, grandes empresas que absorbían a las pequeñas empresas en dificultades, convirtiéndose en verdaderos imperio industriales. 
Desde el punto de vista político, el Estado japonés era un imperio, con un parlamento integrado por los partidos liberal y conservador, que eran financiados por las grandes empresas y defensores de la industria y el comercio.

La crisis de 1929 produjo la total quiebra de la economía japonesa. El país tenía la necesidad de seguir importando materias primas e incluso productos alimenticios, pero la enorme crisis mundial le hizo cada vez más difícil exportar sus productos. Esta nueva realidad lo condujo a una reorientación de su política internacional: los productos que no podía importar, los obtuvo gracias a conquistas y expediciones coloniales, llevando a profundizar el desarrollo de la industria pesada, para proporcionar a su Ejército los medios necesarios para continuar las conquistas.  
De esta forma, el Ejército gozó de gran prestigio, constituyéndose en un Estado dentro del Estado, aumentando su poder e influencia en el escenario político.
Muchos de los oficiales adhirieron a sociedades secretas nacionalistas de inspiración nazi-fascista (por ej. Dragón Negro), que reclamaban un régimen dictatorial y una política imperialista. Llevaron adelante atentados políticos y, aunque fueron desautorizados por el emperador, se fueron acercando en 1936 a la Alemania hitleriana, y emprendieron, entre 1931 y 1937, la conquista de Manchuria y las costas chinas.

JAPÓN EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
Japón interviene en la Segunda Guerra Mundial por su deseo de convertirse en el "amo del sudeste asiático", y es por eso que bombardea la base militar estadounidense de Pearl Harbor, el 7 de diciembre d 1941, desencadenando la declaración de guerra de Estados Unidos a Japón y a los demás países del Eje.
Los años 1941 y 1942 fueron favorables para los japoneses, que se expandieron por el sudeste asiático (Hong-Kong, Singapur, Malasia, Birmania e Indonesia ) e islas del Pacífico (Guam, Filipinas y Nueva Guinea). Sin embargo, a partir de 1943 las victorias de Midway y Guadalcanal revirtieron la situación, iniciándose el repliegue la derrota japonesa, hasta firmar la capitulación el 2 de setiembre de 1945 a bordo del acorazado Missouri, luego de que EE.UU. lanzara las bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.
Firma de la rendición de Japón
CONSECUENCIAS DE LA GUERRA
La derrota japonesa significó la ruina material y la humillación moral para el pueblo. A las pérdidas humanas, de más de dos millones de muertos y desaparecidos, se sumaban los destrozos de la red ferroviaria, destrucción de ciudades, paralización de las actividades comerciales e industriales, y sobre todo la terrible derrota en la conciencia nacional. 
Japón recibió el mismo tratamiento que los aliados le dieron a Alemania, por lo que desde 1945 hasta 1951, el país fue ocupado militarmente por Estados Unidos, que controló toda la vida de la nación, persiguiendo dos  grandes objetivos:
-Impedir una nueva aventura militar: el ejército nipón y las organizaciones nacionalistas fueron desmantelados, los responsables de la política militarista fueron condenados por un tribunal inter aliado en Tokio (similar al de Núremberg). Los zaibatsu fueron desarticulados, al responsabilizarlos por la política imperialista del país. Se estableció la renuncia expresa a la guerra y al rearme.
-Impulsar la democratización del país: la tarea de reconstrucción nacional bajo tutela estadounidense se hizo sin ningún tipo de resistencia por parte del pueblo japonés. Éste respondió con el desarme total, democracia y amistad. Se promulgó la Constitución en 1947 según un modelo democrático liberal, se orientó hacia el sistema parlamentario occidental, de modo que el emperador conservó solo un papel honorífico reconociendo en público la falacia de su ascendencia divina. Se garantizaron derechos individuales y la soberanía popular.

La legislación industrial y laboral fue cambiada, las leyes antitrust o las sindicales fueron tomadas de las estadounidenses y sirvieron de base para la reconversión occidentalista.
Se realizó una reforma agraria, extendiendo la propiedad de la tierra a un 75% de los campesinos y las tierras de la mayoría de los latifundistas fueron expropiadas en favor de los aparceros.
El papel de la mujer se vio favorecido por la occidentalización, y la Constitución le concedió los derechos fundamentales

El fin de la ocupación estadounidense se concretó con la firma del Tratado de San Francisco  en 1951. Japón renunció a todas sus posesiones exteriores y aceptó mantener solamente un Ejército de defensa, y con la firma de un Pacto de Seguridad, el gobierno japonés autorizó el mantenimiento de tropas estadounidenses en su territorio y la construcción de bases militares en algunas de las islas del archipiélago. Estados Unidos necesitaba contar con un Japón fuerte y aliado en el Pacífico, frente a la progresiva ofensiva comunista en China y Corea del Norte.
Las transformaciones que vivirá Japón desde y después de la ocupación de EE.UU. se le conoce como "Milagro Japonés".


Fuentes: Historia del mundo actual 4. Editorial Santillana
              https://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/el-japon-meiji/
              AA.VV
              Imágenes de Google












Milagro Japonés


MILAGRO JAPONÉS
Al ser vencido Japón en la Segunda Guerra Mundial, su economía se encontraba en serios problemas: la producción había disminuido, los alimentos escaseaban, la desocupación afectaba a millones de personas, la inflación crecía aceleradamente y las pérdidas materiales representaban una cuarta parte de la riqueza del país.
Sin embargo, en tan solo tres décadas la economía nipona logró recuperarse y expandirse hasta llegar a ser la segunda potencia económica mundial, provocando la admiración del resto de los países que denominaron a este proceso "el milagro japonés".

Las razones que explican este "milagro" deben buscarse en el pueblo y en el Estado, que dejando de lado antiguos prejuicios, se pusieron a explotar al máximo la inteligencia humana, a tomar como modelo experiencias exitosas del extranjero y "apostar" a la excelencia japonesa, que no duda en abandonar sectores de producción estancados y reconvertirse, dedicándose a otros en expansión y un debilitamiento de los sindicatos obreros combativos. Todo esto es producto de una colaboración estrecha entre el Estado y el sector privado, a la vez que de una política de planificación exitosa impulsada por el Estado japonés, desde 1955. También fue importante la ayuda económica de Estados Unidos.
Cuando Estados Unidos ocupó militarmente al Japón, su objetivo era evitar que se convirtieran nuevamente en una amenaza para su seguridad y estuvo en manos de las fuerzas estadounidenses dirigidas por el general MacArthur. Además de ser Estados Unidos el principal cliente para los productos japoneses, los norteamericanos promovieron las siguientes medidas:
a) desmilitarización del país.
b) destrucción de instalaciones militares, material de guerra y de aviación.
c) cierre de fábricas de material bélico
d) aprobación de una nueva Constitución estableciendo una democratización, con una monarquía parlamentaria; se incluyó la renuncia para siempre a la guerra y la violencia como medio de solucionar disputas internacionales
e) castigo a los responsables de los delitos de guerra.

Al no invertir en armamento ni participar en expansiones internacionales ni en la carrera espacial, ese dinero se invirtió en la investigación científica y técnica. Japón se transformó en inventor de tecnología de última generación.
Por otra parte, en una generación, el pueblo japonés logró un elevado nivel educativo lo que le permitió proporcionar mano de obra barata y altamente calificada y mostrar una gran receptividad frente a las nuevas tecnologías, como la informática.
También hay que tener en cuenta el esfuerzo que realizó la población con su austeridad y capacidad de ahorro.

EL DESARROLLO INDUSTRIAL
Pasada ya la ocupación estadounidense (1945-1951), el crecimiento económico japonés  se debía al desarrollo capitalista que buscó cambiar, inteligente y prácticamente, lo tradicional con lo moderno, lo individual con lo colectivo.
Más allá de las escasas condiciones naturales del territorio y el clima japonés, diversos factores permiten explicar su espectacular crecimiento económico a partir de la década de los cincuenta:

-Eficacia de las estructuras industriales: Antes de la Segunda Guerra Mundial, la industria estaban dominada por las zaibatsu, empresas que tenían la mayor parte de las acciones en manos de una sola familia y controlaban varias compañías. Tras la derrota, esos grupos empresariales fueron vistos como culpables del pasado militarista, y por lo tanto como un fuerte obstáculo a la democratización. La ocupación estadounidense los disolvió, creando empresas independientes y así aumentaba la competencia comercial en la economía.
Pero a fines de 1950 resurgieron con una nueva forma, llamados zakai, donde en el centro de cada uno había un banco, que readquirió las acciones de los antiguos zaibatsu. Así los tres zakai principales llevaron el nombre de los antiguos zaibatsu: Mitsubishi, Mitsui y Sumimoto.
Estos grandes grupos capitalistas, estimulados por la competencia, reinvirtieron constantemente la moderna maquinaria, con personal altamente calificado y los salarios relativamente bien pagos.
Las pequeñas empresas en su mayoría eran subsidiarias de las grandes empresas, les entregaban piezas que podían hacerse en pequeños talleres con mano de obra no calificada, mal paga y sin ningún tipo de cobertura social.
Existía una economía de doble estructura, útil par a la gran industria, pero que marcaba una gran diferencia para la mano de obra de una u otra, en cuanto a jornadas de trabajo, condiciones de higiene y remuneración.

-Control de los niveles salariales: se pudo realizar gracias a la ausencia de sindicatos reivindicativos y una escasa cobertura social. Las grandes empresas ofrecieron mayor seguridad de empleo y salarios de acuerdo a los niveles de producción, y el sector tradicional, mayoritario, mantuvo una gran precariedad de empleo y bajos niveles de remuneración.

-Profunda reforma en el sector agrícola: grandes extensiones de tierra fueron expropiadas y vendidas a sus labradores. Los precios de venta fueron bajos y esto permitió el aumento de agricultores propietarios de las tierras, si bien al aumentar el número de minifundios la productividad de las explotaciones disminuyó, constituyéndose el minifundio como una de las características del sector agrícola japonés.

-Intervención del Estado. En la era Meiji, el Estado cumplió una función esencial como motor del desarrollo económico. Luego de la Segunda Guerra Mundial, su intervención siguió siendo determinante, aunque más discreta. Actuó otorgando auxilio financiero a las empresas en dificultades, aplicando políticas proteccionistas frente a la competencia extranjera y estimulando el consumo y la exportación de la producción nacional. De esta forma desempeñó un papel vector, llevando adelante una planificación indicativa de la economía.

-Grandes avances en el sector científico-técnico, articulado desde el Estado: En los años ´60, la economía japonesa estaba dominada por un número pequeño de fabricantes a gran escala, como Mitsubishi, Mitsui, Sumtono y Fuji, cada una de las cuales contaba con más de setenta empresas afiliadas.  Aparte de estas agrupaciones había varias empresas de líneas de producción relativamente nuevas, como artículos electrónicos y automóviles como Hitachi, Toyota, y Nissan. Gracias al control sobre el comercio exterior, todas gozaban de cierta protección contra la competencia extranjera, en tanto competían por una posición en el mercado interno.
También se desarrollaron productos que necesitaban de tecnología avanzada y de fuertes inversiones de capital: industrias del acero y la petroquímica, la producción de artículos de consumo, cámaras fotográficas, televisores, motocicletas y automóviles.

-Incidencia de las exportaciones. La competitividad de los productos japoneses impulsó las exportaciones en los años sesenta, al tiempo que se invirtieron abundantes capitales en el este de Asia, EE.UU. y Europa.

-Impulso demográfico. El aumento de población y la elevación del nivel de vida de los japoneses provocaron un crecimiento del consumo interno. A comienzos de la década de los sesenta, el 97% de los hogares poseía televisión, heladera y lavarropas y uno de cada 26 japoneses tenía una automóvil.
De esta manera, la industria nipona trabajaba mayoritariamente para satisfacer su mercado interno que ascendía a  más de 100 millones de consumidores.

-Traslado al mundo laboral de dos valores tradicionales de la sociedad japonesa: la disciplina y el respeto a la jerarquía.
El establecimiento de un nuevo código civil por la igualdad entre el hombre y la mujer, además de derechos naturales como libertad de reunión, asociación y expresión, incluido el Partido Comunista; abolición del sintoísmo, como religión oficial; y libertad de culto.

-Características el pueblo japonés. El gran desafío de los japoneses, tanto de patrones como de obreros, fue superar a los países desarrollados.
En este modelo de la economía capitalista, el empresario buscó ante todo el prestigio y el progreso de su compañía y el obrero presentó un comportamiento de tipo colectivista. Dentro de las preocupaciones de los trabajadores se encontraba la de velar por la prosperidad de la empresa que lo empleaba y para la cual pensaba trabajar durante toda su vida. Para asegurar su porvenir, el trabajador japonés debía ahorrar alrededor del 20% de sus ingresos ya que no existía ningún sistema jubilatorio generalizado y la seguridad social era insuficiente. Este ahorro era confiado a los bancos y luego puesto a disposición de la industria.

-la ayuda estadounidense fue clave para el despegue definitivo, y consistió en medidas como la condonación de deudas, el trato preferencial y las inversiones directas de capital. De esta manera los EE.UU. consolidaron el desarrollo japonés, garantizándose un aliado fiel y de fuerte presencia en Asia en el marco de las estrategias de contención del comunismo en la Guerra Fría.

KAIZEN: EL MODELO DE GESTIÓN EMPRESARIA DE JAPÓN
Kaizen significa literalmente “cambio hacia algo mejor”, que en la cultura empresarial japonesa expresa la necesidad de mejorar continuamente para hacer las cosas lo mejor posible, usando los recursos mínimos y creando el máximo valor posible. Es una estrategia que se remonta a loa años cincuenta.
Después de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, Japón quedó prácticamente destruido.  Pero fue gracias al dinero de los Estadounidenses y a la forma de ser de los Japoneses lo que llevó a Japón a la cumbre de la economía mundial. Durante los años 50 el departamento de guerra de los Estados Unidos creó un programa para el desarrollo de la industria Japonesa. Dentro de este programa se introdujeron nuevas ideas en conceptos de control de calidad y también el Shewhart Cycle.
El ciclo de Shewhart representa un ciclo continuo de mejora en un proceso. Básicamente la idea consiste en buscar un proceso que necesita mejorarse, organizar y planificar cómo se puede solucionar el problema, proceder con lo planificado, estudiar si el proceso ha mejorado o empeorado y las causas de ello, y otra vez a empezar.
A partir del ciclo de Shewhart y otros conceptos introducidos por la cultura japonesa se fue desarrollando una cultura de empresa consistente en buscar la mejora continua Kaizen. Intentando eliminar tareas que agregan coste pero no dan valor, buscando la armonía en la empresa, aprender haciendo cosas, estandarizar procesos etc.

Una de las empresas que ha usando el Kaizen con mayor efectividad en las últimas décadas es Toyota. Conocida como la empresa con el mejor sistema de producción del mundo. Son los mejores construyendo coches de calidad, en poco tiempo y con los costes mínimos. Para conseguirlo llevan decenas de años aplicando el Toyota Production System (TPS), desarrollado por el fundador de la empresa y su hijo. El Toyotoa Production System se basa en la eliminación de tareas inútiles, centrándose en los defectos, la sobreproducción, el transporte y las esperas inútiles. Como podeis ver el Toyota Production System suena mucho a Kaizen, y de hecho es uno de de sus elementos principales.

Ver Toyotismo.

JAPÓN AYER Y HOY
                

                  

                 

          







Fuentes: Luis Stolovich: Hacia una "japonización" del Uruguay.
              http://www.geocities.ws/obserflictos/japomila.html
              Historia del mundo actual. 4. Editorial Santillana
              AA.VV




Toyotismo

TOYOTISMO
Después de la Segunda Guerra Mundial, se han desarrollado nuevos modelos de producción distintos del modelo norteamericano Taylorista-Fordista, el cual se basada en la estandarización y especialización de tarea, sistema creado por el norteamericano Frederick Taylor y utilizado en a producción masiva de automóviles por Henry Ford. 
Por supuesto que el sistema Taylorista-Fordista no desapareció, sino que se desarrollaron otros sistemas de trabajo alternativos. El campo de experimentación de unos de éstos nuevos sistemas fue el “Toyotismo o sistema corporativo japonés”, pilar del sistema de procedimiento empresarial industrial japonés y coreano, que después de la crisis del petróleo de 1973 comenzó a desplazar al Fordismo como modelo referencial en la gestión de empresas y la producción en cadena. 
Se destaca por la idea de trabajo flexible, aumento de la productividad a través de la gestión y organización, conocida como "Just in time" (justo a tiempo). El trabajo combinado que supera a la mecanización e individualización del trabajador, elemento característico del proceso de la cadena Fordista, y además la educación continua del empleado.

CARACTERÍSTICAS
Taiichi Ohno
Estas innovaciones fueron introducidas a mediados de la década de los 60 por el ingeniero Taiichi Ohno en la empresa automotriz Toyota (Toyota Production System) con las siguientes características: 

-Se produce a partir de los pedidos hechos a la fábrica (demanda), que ponen en marcha la producción.
-La eficacia del método japonés está dado por los llamados “cinco ceros”: cero error, cero avería (rotura de una máquina), cero demora, cero papel (disminución de la burocracia de supervisión y planeamiento, el empleado está en capacidad de pensar) y cero existencias (sólo producir lo que ya está vendido, no almacenar ni producir en serie como en el Fordismo).
-La fabricación de productos muy diferenciados y variados en bajas cantidades. (No como el Fordismo que producía masivamente un solo producto).
-Un modelo de fábrica mínima, con un personal reducido y flexible.
-Un trabajador multifuncional que maneje simultáneamente varias máquinas diferente, y siempre a la vanguardia tecnológica.
-La adaptación de la producción a la cantidad que efectivamente se vende: producir lo justo y lo necesario (Just-in Time).
-La automatización, que introduce mecanismos que permiten el paro automático de máquinas defectuosas, para evitar desperdicios y fallos (Aplicación de la tecnología a la operativa).
-El trabajo en equipo tiene un rol fundamental. Los trabajadores participan en “equipos” en los cuales una variedad de tareas son rotadas entre los integrantes del grupo. Con ello, se distribuye el conocimiento, se acaba la fatiga y el nerviosismo generado por la realización de trabajo monótono y repetitivo. Demanda un trabajador multiespecializado que pueda diagnosticar problemas en la línea de producción y corregirlos inmediatamente, suplantando a los grupos de trabajadores especializados que efectuaban dichas correcciones después de concluido el proceso de producción, poniendo de esta manera cada uno su grano de arena en la mejora de la Cadena de Valor.

En la actualidad, el sistema toyotista con algunas mejoras logradas con el tiempo, se sigue utilizando en innumerables industrias de manera global. La filosofía japonesa Kaizen y el modelo Lean manufacturing refuerzan este sistema.  

CRÍTICAS
-Intensificación y explotación del trabajo.
-La dependencia de los trabajadores.
-Con una alta productividad se necesita una menor cantidad de mano de obra, que genera un aumento en los índices de desempleo. 
-La erosión del poder obrero en las fábricas repercutió rápidamente en el sindicato e hizo emerger un nuevo tipo de dirigentes próximos a la patronal.
-Destrucción de la unidad del movimiento obrero para aniquilar esa fuente de poder  y mantener e incrementar las ganancias capitalistas.



Fuentes: http://www.eoi.es/blogs/pedroismaelvegazo/2011/12/15/el-toyotismo-la-ofensiva-kaisen/
              AA.VV
              Imágenes de Google
               

jueves, 1 de noviembre de 2018

Liga Federal

LIGA FEDERAL

A partir de 1814, las ideas federalistas de Artigas se extendieron hacia las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe y Córdoba, aprovechando  la oposición del gobierno centralista de Buenos Aires. Dichas provincias se reunían en congresos regionales y se fueron poniendo "bajo los auspicios y protección del General de los Orientales".

La aceptación de las ideas federalistas respondían a intereses políticos y económicos.
. Intereses políticos: el gobierno de Buenos Aires había aumentado su control sobre los gobiernos provinciales. Los grupos dirigentes de las provincias querían poder tomar sus propias decisiones de acuerdo a sus necesidades.  

. Intereses económicos: los comerciantes y productores aspiraban a una política económica que estuviera de acuerdo con las necesidades de cada una de las provincias, que no eran iguales en cada región. Sin embargo, no se trataba de dejar de lado a Buenos Aires, sino integrarla en un pie de igualdad.

Las provincias del interior, (ej. Córdoba) eran partidarias de una política proteccionista que defendiera su producción de la competencia extranjera, sobre todo ingles, que proporcionaba productos industrializados. Por ejemplo un poncho inglés se vendía a $3 y uno hecho en Cordoba a $ 7.
Las provincias del litoral, (Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe) basaban su producción en la ganadería y vivían de la comercialización de cueros, sebos, cerdas, astas. Pero debían comercializar sus productos no directamente, sino a través de la intermediación de Buenos Aires que se quedaba con las rentas aduaneras. Para librarse de la política centralista porteña debían buscar otra salida directa al mar, y la Provincia Oriental era la única que era geográfica y económicamente independiente de Buenos Aires, por tener los puertos de Montevideo, Colonia, Maldonado con salida directa al Océano y a Europa.

La Liga daba a las provincias la posibilidad de ejercer su soberanía, liberándose del centralismo porteño, y también era una forma de integración útil y práctica. Artigas les ofrecía salida al mar, libertad comercial, igualdad provincial y reparto de las rentas aduaneras.  

LIGA FEDERAL
Las ideas artiguistas con respecto a la organización de las provincias, sólo se alcanzó la etapa de la confederación o de pactos interprovinciales, cuando se integraron las provincias, no se logró una verdadera federación, desde 1814-1815. 
La Liga quedó integrada por la Provincia Oriental, Corrientes, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe y Misiones.  

La Liga Federal fue un verdadero "sistema de los pueblos libres" y Artigas fue designado como su Protector.
La formación de esta Liga dejó a Buenos Aires comercialmente encerrada, su comercio por el Paraná y con las provincias del norte quedaba anulado. Por lo tanto, trató de dominar nuevamente la región, primero mediante negociaciones que fracasaron y finalmente por la guerra.

ORGANIZACIÓN DEL PROTECTORADO
Purificación era el centro político. Se trataba de un lugar estratégico por su proximidad con el litoral de los río Paraná y Uruguay, a la vez que era de fácil defensa, al estar sobre una meseta a 45 metros de altura sobre el nivel del mar. Desde allí, Artigas daba las orientaciones políticas y administrativas, pero manteniendo siempre un gran respeto por las autoridades provinciales.

Las Instrucciones del año XIII ya establecía directivas sobre el comercio interprovincial, donde los productos que circulaban entre las provincias no debían recargarse con impuestos, y que todas tenían igualdad en el plano comercial. Los barcos no podían ser obligados a entrar, anclar o pagar impuestos en ningún puerto de las provincias.  Así se eliminaba el abuso que realizaba Buenos Aires al obligar a las provincias a entrar en su puerto y pagar los derechos de aduana. También se reglamentó el comercio exterior de las provincias de la Liga Federal, a través de un reglamento de aranceles que estimulaba la introducción de mercaderías necesarias a las provincias, cobrando bajos impuestos, a su vez, buscaba evitar la competencia de los productos extranjeros que arruinaban la producción local debido a su bajo costo, gravándolos con impuestos caros, así como se exoneraba de impuestos a los productos que la industria local no se podía proveer, o lo relativo a la educación y salud.  

REGLAMENTO DE ADUANAS
Para regular el comercio entre las provincias y con el exterior, Artigas elaboró el llamado "Reglamento provisional para la recaudación de los derechos en los puertos de las Provincias Confederadas de la Banda Oriental del Paraná".
Sus más importantes disposiciones fueron:

Derechos de introducción: 
Primeramente los buques menores pagarán $2 de ancleo en los puertos y $4 los mayores.
Un 25% en todo efecto de ultramar a excepción de los siguientes: 
-los caldos y aceites, el 30%
-la loza y los vidrios, el 15%
-el papel y tabaco negro, el 15%
-las ropas hechas y calzados, el 40%

Derechos de introducción de los frutos de América:
Pagarán solamente un %4:
-los caldos, pasas y nueves de San Juan y Mendoza
-los lienzos de Tocuyo y el algodón de la Rioja
-la yerba y tabaco de Paraguay
-los ponchos, jergas y aperos de caballo
-los trigos y harinas

Libres de derecho de introducción:
-El azogue, las máquinas, los instrumentos de ciencia y arte, los libros de imprentas, las armas blancas y de chispa y todo armamento de guerra.

Derechos de extracción:
Todo fruto de estos países pagará en su salida un %4 de derecho a excepción de los siguientes: el cuero de macho, 1 real por cada cuero, de ramo de guerra, un 4% de alcabala y 2% de subvención. 
-Los de hembra, los mismos derechos (...)
-La plata labrada, el 12%
-El oro sellado, el 10%
-El jabón, las cenizas, el carbón, la leña y demás productos de estos países, el 4% de alcabala en su salida. 

Libre de derecho en su salida:
-La harina de maíz y galletas
-Son igualmente libres de todo derecho los efectos exportados para la campaña y pueblos del interior. En ellos pagarán solamente $30 anuales por rama de alcabala, cada una de las pulperías o tiendas existentes en ella.

La zona norte: Misiones vinculaba a la Liga con Paraguay, el que podría usar sus puertos para su comercio exterior, liberándose del puerto de Buenos Aires.
La zona del interior, integrada por San Fe y Coórdoba, la vinculaba con las regiones de Tucumán, Cuyo y Alto Perú y les ofrecía el puerto fluvial de Santa Fe, sobre el Paraná.
La zona del litoral, integrada por Corrientes, Entre Ríos y Provincia Oriental, ofrecía a la Liga y a la región de Río Grande en el sur de Brasil, los puertos atlánticos de Montevideo y Maldonado.

¿POR QUÉ FRACASÓ LA LIGA FEDERAL?
Las razones son varias: 1) La imposibilidad de extender el sistema a más territorios, produciéndose una integración económica débil, al no integrarse Paraguay (encerrado en si mismo y sin querer tener relaciones con el resto de los territorios del ex-virreinato), Alto Perú (territorio donde aún estaban peleando con los españoles), Cuyo (San Martín estaba preparando el ejército para cruzar los Andes y no estaba interesado en los problemas internos de las provincias). Además, la participación de Córdoba y Santa Fe en la Liga Federal fue escasa 
2) La guerra permanente que le hizo Buenos Aires. El federalismo artiguista dañaba la base económica porteña al impedir a este seguir teniendo la llave para el ingreso y salida de las mercaderías. Si las exportaciones no se realizaban desde Buenos Aires, los exportadores se perdían el negocio y además no se cobraban los aranceles aduaneros que se obtenían con las ventas al exterior de los productos de las provincias (dinero que las provincias nunca recibían). Las autoridades porteñas hábilmente generaron la desconfianza de las burguesías de las ciudades provinciales (Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Montevideo) hacia el artiguismo, al que mostraron como un movimiento popular, de ascenso de las clases bajas, la temida “chusma” que podía hacerles perder los privilegios de clase social.
Eso explica que importantes personajes de las provincias que en su momento fueron artiguistas, fueron cambiando de bando uniéndose a Buenos Aires y abandonando a Artigas. En cambio, “la chusma” se mantuvo con Artigas hasta el final. 
3) La invasión portuguesa, con el estímulo y apoyo de Buenos Aires, y la caída de Montevideo en poder del jefe portugués Carlos Federico Lecor, quitaron a la Liga el único puerto que podía ser usado para evitar a Buenos Aires. Finalmente el triunfo portugués en la Provincia Oriental privó a Artigas de la base de sus recursos económicos, la ganadería, para mantener la guerra y la organización del sistema. Los caudillos artiguistas de las provincias, al ver la derrota de Artigas, decidieron salvar sus intereses personales y los de sus provincias, separándose del Protector. Francisco Ramírez, caudillo entrerriano, y Estanislao López, caudillo santafecino, firmaron el Pacto del Pilar (febrero de 1820) con Buenos Aires sin consultar a Artigas desconociendo la autoridad de éste. Artigas reprochó a Ramírez el acuerdo y finalmente se produce la lucha entre ambos que termina con la derrota de Artigas y su internación en territorio paraguayo. Con el alejamiento de Artigas del escenario rioplatense, el patriciado porteño tenía las manos libres para proseguir con su política centralista y el proyecto federal integrador de las provincias desapareció.





Fuentes: Pensar la Historia, 2do año
               Historia de 2do. CBU
               Tiempo 2. Segunda parte.
               AA.VV
               Imágenes Google
               Mapa Liga Federal, libro Pensar la Historia.