viernes, 13 de mayo de 2011

La Conquista de América

Conquistar: Ganar, mediante operación de guerra, un territorio, población, posición, etc. (Real Academia Española-RAE)

La conquista del nuevo continente fue motivada obviamente por al Corona, pero también por los conquistadores y por la propia Iglesia.
La motivación principal de la conquista fue sin duda económica, tanto para comerciar especias, extraer metales preciosos, alimentos, materias primas, el comercio de esclavos africanos, entre otros.
La Iglesia, por su parte, justificó la conquista con la motivación de extender el cristianismo en las nuevas zonas descubiertas: Por lo tanto el Papa, otorgaba el permiso de tomar las nuevas tierras con la obligación de imponer la nueva fe; ya desde el segundo viaje de Cristóbal Colón viajarán sacerdotes, y a partir de 1524 llegarán a América distintas Órdenes Religiosas, como los franciscanos, dominicos, jesuitas y agustinos.
Para la monarquía española, expandirse en América será extender su poder y convertirse en el Imperio más poderoso del mundo.
En treinta años (1519-1550) lograron dominar un territorio de unos 24 millones de Km cuadrados. Esta conquista que sorprende por su rapidez fue un proceso doloroso, donde se calcula que tan sólo unos 15.000 hombres, un 0.2% de la población española, logró dominar un continente de aproximadamente 100 millones de personas.

EL CONQUISTADOR ESPAÑOL
El hombre que vino a tierras americanas, estaba al servicio del Rey y de Dios, pero a su vez tenía necesidad de riquezas, prestigio y reconocimiento social.
Provenía de una Europa marcada por su rígida sociedad estamental, donde quienes no poseían bienes y riquezas tenían muy pocas posibilidades de modificar su situación social.
Las regiones de España que más hombres aportaron al Nuevo Mundo durante el siglo XVI fueron de Andalucía, Castilla y Extremadura.
Eran hombres cuyas edades fluctuaban entre los 30 y los 45 años; es decir, personas ya maduras en una época en la cual alguien mayor de 40 años era considerado viejo.
Los Conquistadores y Colonizadores no procedían de la clase alta (la nobleza, excepto la más baja NO se embarcó hacia América). Se trataba de hidalgos (hijosdalgo = “hijosde algo”, es decir gente sin apellido de cristiano viejo que buscaba colocarse en la nobleza)  segundones (según la ley española, sólo podía heredar el hijo varón mayor), artesanos, algunos labradores, pastores, marineros, mercaderes, clérigos, oficiales reales y representantes de las múltiples profesiones liberales de la época.

Yelmo de un conquistador


Tenían ese oficio por necesidad, no por vocación, salvo casos muy excepcionales. Aspiraban a superar su condición y acceder a privilegios que en Europa estaban reservados a la nobleza. La mayoría de ellos no tenía experiencia militar por lo cual se convirtieron en improvisados combatientes una vez en América.


Arcabucero, hidalgo y espadachín
No eran gente culta, pero en el siglo XVI, incluso las clases altas tampoco tenían demasiada educación, y aprendían a leer aquellos cuyos oficios asi se lo exigían (clero, nobleza, mercaderes, profesiones liberales, funcionarios) y los que podían adquirir un libro, cuyo precio resultaba prohibitivo para muchos. Se acababa de inventar la imprenta y la oferta de libros era aún mínima.
Además de querer ascender socialmente, el poder y riquezas, honra y fama también eran fundamentales para enrolarse en las huestes indianas. Se aspiraba a ser reconocido y recordado, y regresar a las tierras de origen cargado de riquezas y títulos.

Yelmo, casco, rodelas y escudos
Los conquistadoras fueron hombres que vivieron entre la Edad Media y la Edad Moderna. En su mentalidad eran gente entre medievales y modernos, por lo que se manifestaron en ellos una serie de  características propias de ambas épocas.

"Servir a Dios, a su Majestad, dar luz a los que están en tinieblas. Y también para hacer riquezas, que todos los hombres comúnmente buscamos"
                                                                                                  Bernal Díaz del Castillo

 Características de la Edad Media-Se consideraban como los portadores de la verdadera fe, que por su intermedio debía propagarse a quienes aun la desconocían. Justificaba los hechos como producto de un entramado de origen divino que les debía conducir hacia un destino determinado e inevitable. Respondía  también a una situación especial en la Península Ibérica: la Reconquista, en la que se luchaba para poner fin a casi 800 años de dominio musulmán.
-Tenían un espíritu caballeresco que les impulsaba a servir a Dios y al Rey.
- Buscar obtener mercedes (conceder premio o reconocimiento) Reales en pago a los servicios recibidos.
- Los títulos fue una verdadera obsesión de todo conquistador, pero pocos lograron realizarla. La Corona cortó muy pronto sus mercedes de títulos nobiliarios a los conquistadores. Se consideraba a los conquistadores como unos advenedizos que pretendían ensalzarse por haber matado unos cientos o miles de indios. Más fácil fue conseguir encomiendas o cargos administrativos, pero la mayor parte carecía de preparación adecuada para esos cargos.
- Creía en leyendas fascinantes por lo que hacían descripciones falsas y exageradas sobre lo que veían (y lo que no veían) en sus viajes y exploraciones.
- Eran fanáticos en sus objetivos, con un gran espíritu combativo y  sed de aventura, pero hay que tener en cuenta que usualmente era resultado de la situación en que se encontraba: metido en territorio enemigo y rodeado de adversarios, sin posibilidad de volver atrás.

 Características  de raíz Renacentista- Los Conquistadores anhelaban realizar hazañas para poder ser recordados.
- Tenían afán de obtener riquezas, por lo que muchas veces, una vez logrado un buen botín,  lo volvían a invertir en nuevas empresas conquistadoras, pero lo que de verdad buscaba el Conquistador era retirarse después de haber obtenido un buen botín o, una encomienda.
- legitimaba cualquier medio que condujera a obtener un fin determinado. Los Conquistadores hicieron barbaridades, como encerrar a los indios en chozas y prenderles fuego, aperrear a los naturales, cortarles manos y narices, etc., se trataba de un maldito de la sociedad española que trataba de distinguirse mediante su sacrificio personal, y hasta límites extremos, para convertirse finalmente en un funcionario o en un encomendero.

Espadachín, arcabucero
y piquero
ORGANIZACIÓN DE LA CONQUISTA

En general la Conquista fue realizada mediante la iniciativa privada, es decir, mediante una contrato llamado CAPITUALACIÓN, que se establecía entre la Corona, dueña potencial de los territorios a descubrir, y un particular, quien generalmente formaba sociedad con personas ricas, como encomenderos, clérigos y mercaderes, que le prestaban el dinero necesario para organizar la empresa: navíos, armas, implementos de combate, etc. El Capitán y sus socios organizaban una verdadera empresa comercial en la que se detallaba la forma y plazos en que se entregaría el capital, fianzas, liquidación del préstamo e intereses, etc.
Como en todo contrato, en él que se establecían los derechos y deberes de ambas partes.
DERECHOS: -Al frente de la expedición, el conquistador tenía el derecho a explorar, ocupar y colonizar  un territorio concreto y en un tiempo determinado.
-Al ser el principal de la expedición, recibía del Rey diversos títulos, tales como Adelantado (adelantar, conquistar las tierras para la cristiandad), Gobernador o Capitán General.
-Obtendría una décima parte de las riquezas si la empresa prosperaba.
OBLIGACIONES: - El conquistador debía pagar los gastos de la expedición y además dirigir el viaje.
-Para llevar a cabo este cometido era fundamental formar y organizar una Hueste, es decir una especie de ejército, al que debía también proveer de armas y caballos.
-Debía a su vez dar un quinto de las ganancias obtenidos al rey, a eso se le llamaba "quinto real" (es decir un 20% del botín)
Las obligaciones del Rey, por su parte, eran la exención de tributo, la donación de tierras y solares en las futuras poblaciones, y la promulgación de derechos y libertades como las existentes en España. El Rey sólo estaba obligado a conceder estas mercedes en caso de que la Expedición de Conquista terminase exitosamente, lo que llevó a muchos problemas. Por ejemplo, tanto Cristóbal Colón, como sus descendientes, reclamaban derechos que habían sido otorgados al descubridor, mucho antes de saber que se trataba de un Nuevo Mundo.
Aunque pueda parecer que la Corona quedaba relegada y apenas intervenía en la Conquista, en la práctica se reservaba para sí importantes ganancias y herramientas de intervención, sin tener que invertir económicamente.
Como uno de los grandes objetivos de la expansión era la evangelización, se puso trabas a la incorporación de los no católicos o de personas cuya catolicidad fuera discutible. Por ello, casi ninguno de los soldados eran moro, judío, hereje, o penitenciados por la Inquisición, pero en la práctica esto era imposible de evitar, sobre todo cuando se completaban banderas. Se prohibía también el paso de gitanos, esclavos casados sin su mujer e hijos, mujeres solteras sin licencia y casadas sin sus maridos.
Algo poco conocido de las huestes son las soldaderas españolas, mujeres, de la misma extracción humilde que los Conquistadores, que buscaban convertirse en señoras de las tierras conquistadas. Dada la escasez de mujeres españolas existente en Indias, al principio sólo eran un 5%, pasando a ser en el siglo XVI aproximadamente un 20%; esto facilitó las uniones libres entre hombres españoles y mujeres indias, formándose una sociedad mestiza.
 Seguramente era más fácil que una soldadera se convirtiera en señora de un encomendero que un Conquistador llegara a ser un encomendero.
Finalmente las Huestes iban acompañadas de ganado, bovino si se podía, y frecuentemente porcino, indispensables para aprovisionarse durante el viaje.

FACILIDADES DE LA CONQUISTA
Una vez llegado al territorio acordado, la táctica militar consistía en sorprender al enemigo, obligándole a rendirse. El ideal era conquistar sin tener que combatir, lo que raramente ocurría. Los indios solían asustarse de los cañonazos, de los caballos y de los arcabuzazos, pero difícilmente eludían el combate, ya que defendían su libertad y su tierra.
Los españoles buscaban batallas frontales, de tipo europeo, en las que podían utilizar sus armas. Especialmente importante era combatir en un terreno despejado, donde pudieran maniobrar los caballos.
A partir de la conquista de México, los españoles emplearon la fórmula de apoderarse del jefe enemigo, pues comprobaron que esto desmoronaba la resistencia indígena. El procedimiento fue inútil en regiones tribales regidas por cacicazgos.
Los españoles también tenían a favor la creencias indígenas: los aztecas e incas identificaron a los españoles con sus dioses por su aspecto, ya que eran blancos, barbudos, tal como ellos representaban a Quetzacoatl (dios azteca) y a Viracocha (dios inca) cuyo regreso era esperado por ambas culturas.
Además la inferioridad numérica del conquistador fue compensada por el uso del caballo, las armas de fuego, las armaduras y espadas de metal y los perros “mata indios”. Pero las armas de fuego pronto demostraron su escasa utilidad en un ambiente tan húmedo, que también provocaba la oxidación de las espadas. Mucho más útiles fueron los caballos y los perros
Los indígenas en contraposición disponían de arcos y flechas, dardos envenenados, lanzas, macanas (mazas de madera dura con incrustaciones de piedra) protegían el cuerpo con ropas acolchonadas de algodón, cascos y escudos, que no servían ante las armas españolas.
Los españoles trajeron enfermedades desconocidas en América, como la viruela, tétanos, tuberculosis, gripe, lepra, sarampión, peste bubónica, tifus, que diezmaron las poblaciones indígenas y se consideran una de las causas más importantes de su exterminio.
Las rivalidades entre los propios indígenas facilitaron el proceso de conquista territorial que habían realizado las aztecas sometiendo a otros pueblos y las ambiciones personales entre los incas.

Uno de los aspectos más importantes de la Conquista fue el enorme dinamismo de las partidas de Conquistadores. Infinidad de Huestes se movieron con tremenda celerilidad sobre el desconocido mapa americano, buscando mitos.
Entre los mitos más comunes está el de la fuente de la eterna juventud. Ponce de León creyó descubrirla en la actual Florida (sur de EE.UU) en el año 1512.
El mito de las Amazonas se refería en su origen, a mujeres guerreras de Asia Menor que eran gobernadas por una reina. Mataban o estropeaban a sus hijos varones y para facilitar la práctica del tiro con arco, se quemaban el seno derecho de donde proviene el nombre “amazona”, que significa “privada de un seno”; fueron ubicadas primero en las Antillas y luego en la cuenca del río Amazonas, al que darían el nombre.
Mito El Dorado
El mito de El Dorado se basaba en un hecho real: los chibchas, que vivían en Colombia, realizaban una ceremonia en la que untaban con resina el cuerpo de uno de sus jefes y lo espolvoreaban con oro. Al atardecer, el cacique era sumergido en una laguna. Los españoles conocieron esta ceremonia por los relatos indígenas.

El mito de la Sierra de la Plata, que aludían al cerro de Potosí, fue otro de los incentivos de los conquistadores españoles y explica numerosas expediciones hacia el Río de la Plata, como la de Sebastián Gaboto.

DIFICULATADES DE LA CONQUISTA
La mayor parte de las expediciones de conquista acabaron en desastre. Los supervivientes generalmente acababan sus días como encomenderos o, los más afortunados, como funcionarios locales. Sí consiguieron beneficios algún comerciante o prestamista, por lo general asentado en España. Además, la Conquista se hizo frecuentemente en condiciones de extrema penuria, escaseando los pertrechos y alcanzando precios exorbitantes los pocos disponibles. La carencia de bienes y productos básicos provocó la dependencia de los Conquistadores de la metrópoli, lo que ayudó a su control y fomentó su fidelidad hacia el rey. La mayoría de las veces las expediciones hubieron de autoabastecerse, portando una piara de cerdos o rapiñando entre las poblaciones indígenas.
Lo único constante en las conquistas era el hambre y por lo general no hizo ricos a los soldados a excepción de un reducido grupo como fue el caso de los Conquistadores de los imperios Azteca  e Inca..

CENTROS DE CONQUISTA
Sabemos que conquistar es cuando un país domina otro territorio, somete a la población por la fuerza, extrae de esa zona las riquezas que posee, y le imponen su cultura. En los diferentes centros de conquista cada uno fue el punto de partida para dominar otras zonas.
Las islas de las Antillas y La Española (actualmente isla de República Dominicana y Haití) especialmente, fueron el primer centro de conquista, donde por primera vez se relacionan los españoles con los indígenas, y allí ensayarán las formas de explotación de los recursos, formas de gobernar y colonizar que aplicarán al resto del territorio americano.





Fuentes: Libro 1er Año C.B.U
             Libro Pensar la Historia 2do Año
             http://www.miniaturasjm.com/
             Imágenes de Google


4 comentarios:

  1. hola probo como esta?¿, podría poner algo de la guerra de Vietnam se le agradece su preferido alumno Manuel .

    ResponderEliminar
  2. Ya está la información de Vietnam alumno preferido...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno gracias :D

    ResponderEliminar