jueves, 1 de octubre de 2015

Sucesos de 1808 en España y América

ESPAÑA 1808
El impulso reformista de los reyes borbónicos se detuvo durante el gobierno de Carlos IV. Las intrigas que enfrentaron a los miembros de  la familia real y el gobierno del ministro Godoy, se agravó debido a la creciente intervención de Francia en los asuntos internos españoles.

Napoleón Bonaparte, la figura política más importante de Europa, le pidió al rey de España en 1808, Carlos IV, poder pasar con sus tropas por su territorio para invadir a Portugal, que era aliado de Inglaterra y no  respetaba el bloqueo continental impuesto por el propio Napoleón.
España accede y Lisboa, capital del reino de Portugal, cae bajo el dominio francés el 30 de noviembre de 1808. La familia real portuguesa y la clase alta, con la ayuda de la armada inglesa, se trasladaron  hacia Brasil, que se convertirá en la nueva capital del reino.

Una parte del ejército francés permaneció en España, provocando gran inquietud en el pueblo español que protagonizó el llamado motín de Aranjuez, por el cual obligaron al rey Carlos IV a abdicar  (renunciar al trono) en favor de su hijo Fernando, que tomará el nombre de Fernando VII quien sí era querido por el pueblo y al que llamaban "El Deseado".
Motín de Aranjuez
Pero Napoleón se negó a reconocer a Fernando VII, pero invita a Carlos , a Fernando VII y toda su familia al castillo de la ciudad francesa de Bayona donde los convirtió en prisioneros. Allí los obligó  a abdicar en su favor y puso como nuevo rey de España, a su hermano, José Bonaparte.
Napoleón, Fernando y Carlos en Bayona


Al enterarse de la prisión del nuevo rey, surgió una insurrección del pueblo de Madrid y el 2 de mayo de 1808 comenzó la guerra contra los franceses, los campesinos, artesanos y el pueblo en general, que enfrentaron a los invasores y se organizaron políticamente en juntas para autogobernarse.
No se reconoció como rey legítimo de España a José Bonaparte.

Se basaron en el concepto de "monarquía contractual" que consideraba que la soberanía de  los reyes era fruto de un contrato entre el pueblo español y el rey, por lo tanto, el poder perdido por los Borbones debía retornar al pueblo que lo conservaría en las juntas que se crearían en el territorio español y en América, hasta el momento en que pudiera nuevamente entregarlo al legítimo rey, Fernando VII.

AMÉRICA 1808
Cuando las noticias de la prisión del nuevo rey Fernando VII llegaron a América, también se procedió a imitar a los españoles y crear juntas. 
Los movimientos juntistas fueron sin violencia y tuvieron como centro a los Cabildos, donde los criollos (hijos o descendientes de españoles nacidos en América) tenían el poder.
Se convocaban a Cabildos Abiertos, de donde surgió la formación de Juntas similares a las de España.
En algunos casos las autoridades españolas, como los virreyes, gobernadores y capitanes generales, fueron expulsados de sus cargos, en otros casos, se sumaron al movimiento, llegando a presidir las juntas, como por ejemplo en Montevideo. Otras veces, se mantuvieron las autoridades españolas y los movimientos fracasaron.

El movimiento juntista americano se caracterizó por ser antifrancés, fernandista (a favor de  Fernando VII) y respetuosos de la autoridad de España, que ahora estaba representado por la Junta Central Gubernativa.

Los movimientos más importantes se dieron en Bogotá, México y Montevideo. En 1809 las juntas se dieron en Buenos Aires, Chuquisaca, La Paz y Quito.

El movimiento juntista americano fue revolucionario desde sus orígenes, porque a pesar de proclamarse la fidelidad a Fernando VII, en general, se desconocía a las autoridades españolas residentes en América, considerándolas incapaces para enfrentar la situación generada en España.






Fuentes: Libro de Historia de 2° año C.B.U.
               AA.VV.
               Imágenes de Google
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario