miércoles, 1 de febrero de 2017

Las Invasiones Inglesas

CONTEXTO
La creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776 y la habilitación de los puertos de Montevideo y Buenos Aires, por la Real Cédula de Libre Comercio, impulsaron el progreso y auge económico de la región, la que alguna vez fuera "tierra sin ningún provecho". 
Montevideo era una ciudad-fuerte y puerto natural de excepcionales características, con el mejor puerto del Río de la Plata, y gracias a las Reformas Borbónicas, se convirtió en el puerto terminal del barco correo, todos los barcos que se dirigían al Callao debían recalar en Montevideo, y era el único habilitado para introducir esclavos en América del Sur. Además se estableció el Apostadero Naval, que convertía a Montevideo en la base de operaciones de la escuadra española, para custodiar el Atlántico sur hasta las islas Malvinas.
Buenos Aires era el centro del poder político, era la capital del Virreinato del Río de la Plata, por lo que intentó establecer su hegemonía sobre toda la región. Para ejercer su poder, intentaba detener el desarrollo económico de Montevideo, cobrando impuestos especiales a todos los barcos que entraban al puerto, utilizando las ganancias para mejorar el puerto de Buenos Aires y construir un nuevo puerto en la ensenada de Barragán. Esta situación no hará más que enfrentar a las dos ciudades, lo que algunos historiadores han llamado "lucha de puertos".

ANTECEDENTES DE LAS INVASIONES INGLESAS
En 1805 Inglaterra estaba en guerra contra Francia, donde Napoleón tenía la mayor parte de Europa bajo su poder e impuso a Inglaterra un bloqueo comercial, por lo tanto, veían afectada su economía en plena Revolución Industrial, agravado por haber perdido sus colonias en América del Norte. Para poder tener nuevos lugares para comerciar y debilitar a sus enemigos, los ingleses comenzaron una serie de ataques a las posesiones europeas de ultramar, es así que ocuparon en enero de 1806, la colonia Holandesa de Ciudad del Cabo. Allí los ingleses se informaron de la debilidad de la guarnición española de Buenos Aires, y del cuantioso tesoro que tenía la ciudad, por lo que decidieron que ese seria su próximo objetivo.

Popham
PRIMERA INVASIÓN
Los ingleses  llegaron al Río de la Plata en junio de 1806, y deciden atacar primero a la ciudad de Buenos Aires, porque creyeron que Montevideo, al ser una ciudad fortificada, opondría mayor resistencia, y además Buenos Aires tenía el tesoro real que debería ser transportado a España.
Virrey Sobremonte
Al frente de la expedición estaba el capitán Home Popham, con 1600 hombres en 10 barcos de guerra. El 25 de junio, los ingleses desembarcan en Quilmes, y toman el fuerte de Buenos Aires el día 28.
El virrey del Río de la Plata, Rafael de Sobremonte, ya sabía que los barcos ingleses estaban a la altura de Quilmes, pero no tomó ninguna medida, porque consideró imposible la resistencia y abandonó Buenos Aires para salvar el tesoro que pertenecían al rey. Se retiró a Floresta y desde ahí a Córdoba para reunir fuerzas y reconquistar la capital. Pero en el camino, los ingleses lo interceptaron y le robaron el tesoro con 1.291.323 pesos de la época (unos 27 millones de dólares de la actualidad).
La población no le perdonó esa actitud y lo consideraron un "cobarde".
Banco de Londres
Los vecinos, reunidos en Cabildo Abierto, exigieron que el virrey cediera el Gobierno Militar a Santiago de Liniers. Al principio se resistió, pero debió acceder, y pasó a la Banda Oriental. Mientras tanto, en Londres, se paseaba el tesoro español ante el público con gran pompa, en ocho carros decorados con banderas tomadas al enemigo, mientras una banda tocaba el himno inglés, recorriendo desde el puerto hasta el Banco de Inglaterra. Circuló también en esos días un panfleto de propaganda titulado "Dollars of Buenos Ayres", que exaltaba en tono de sorna la conquista del Río de la Plata.
Los ingleses trataron de agradar a la población de Buenos Aires, confirmaron a los funcionarios públicos en sus puestos, se brindó protección a la iglesia católica, a las personas y sus propiedades, pero a cambio debieron jurar fidelidad a su Majestad Británica. Su idea era hacer de Buenos Aires un centro mercantil para el intercambio comercial en toda América del Sur, dada la necesidad de nuevos mercados para contrarrestar el aislamiento que Napoleón había impuesto a Inglaterra. Es por eso  que se decreta el Reglamento de Comercio, con 16 artículos, en donde se declara que: "El sistema de monopolio, restricción y opresión ha llegado a su término".
LA RECONQUISTA
Santiago de Liniers
Gobernador Ruiz Huidobro
Montevideo tuvo el papel principal en la reconquista de Buenos Aires. Cuando llegaron las noticias sobre la caída de la capital del virreinato, y a pesar de las rivalidades entre ambas ciudades, en seguida se dispusieron a expulsar a los invasores. En un Cabildo Abierto se entregó al gobernador de Montevideo Ruiz Huidobro, la máxima autoridad de esta zona, quien empezó a organizar los preparativos para enviar una expedición. Todos los habitantes ayudaron de alguna forma. Desde Buenos Aires llegó Santiago de Liniers, quien dirigiría la expedición reconquistadora, con unos 1500 hombres aproximadamente.
Rendición inglesa
El 4 de agosto Liniers desembarcó al norte de Buenos Aires, mientras se iban uniendo más hombres. En las primeras horas del 12 de agosto sus tropas iniciaron el ataque. Los ingleses defendían los edificios que rodeaban la Plaza de Mayo, principalmente el Cabildo y la Catedral. Tras intensísima lucha tuvieron que refugiarse en el Fuerte y rendirse. Liniers exigió rendición incondicional, y prometió respeto a los vencidos; los invasores debieron aceptar. Poco después del triunfo, Liniers informa a Montevideo sobre lo ocurrido, con un parte de acción que llevaría el Ayudante Mayor de Blandengue de la Frontera de Montevideo, José Artigas, quien había participado en los combates para reconquistar Buenos Aires.
Escudo de Montevideo
"Muy Fiel y Reconquistadora"
Montevideo festejó la victoria como propia y envía a España dos diputados solicitando los honores correspondientes, y reformas administrativas, para que realzara la importancia de la ciudad. España le concedió a Montevideo el título de "La muy Fiel y Reconquistadora ciudad de de San Felipe y Santiago de Montevideo" y se el agregaban al escudo de armas, las banderas inglesas abatidas. Las relaciones entre ambas ciudades del Plata se volverían a enfriar.

Whitelocke
SEGUNDA INVASIÓN
El Gabinete inglés sabía la importancia de la conquista de Buenos Aires, por lo que decidió enviar dos flotas expedicionarias, una que iría a Buenos Aires para reforzar las fuerzas de ocupación y otra iniciaría la conquista de Chile. Pero al conocerse la reconquista de Buenos Aires, ambas escuadras se unieron a la flota inglesa que aún quedaba en el Río de la Plata, todas al mando del general John Whitelocke. Los ingleses tenían ahora un ejército de 12000 hombres.
El comienzo del ataque fue en Maldonado, tomando la ciudad el 29 de octubre. Desde allí atacarían a la ciudad fortificada de Montevideo, por mar y tierra.


Tumbas de soldados muertos durante el combate en Maldonado

Los ingleses desembarcan en el Buceo el 16 de enero de 1807, mientras que a las afueras de Montevideo, en el lugar denominado El Cristo (actual predio de la Universidad de la República), los ingleses derrotaban a las fuerzas montevideanas. 
Acuaarela Museo Histórico Nacional
Montevideo estaba bloqueada por mar y por tierra, y se enviaban urgentes pedidos de refuerzos a Buenos Aires, pero no llegaron a tiempo. Liniers que había acudido con 3000 hombres en ayuda de Montevideo debió retornar a Buenos Aires al enterarse de la caída de la ciudad. Montevideo fue bombardeada por los ingleses desde el 22 de enero hasta el 3 de febrero, cuando los ingleses originaron una brecha en la muralla, (actual calle Brecha) donde los ingleses penetraron. Frente a esto, el gobernador de Montevideo, Ruiz Huidobro, debió rendirse.

Mientras tanto, el 5 de febrero llegó la noticia a Buenos Aires de la caída de Montevideo, por lo que se reunió el Cabildo y el día 10 resolvió destituir a Sobremonte, arrestarlo y nombrar como virrey a Liniers.
 
 

Una vez conquistada Montevideo, y gran parte de la Banda Oriental, los ingleses prometieron respetar la religión católica y la propiedad privada, y el Cabildo continuó funcionando, pero debían jurar fidelidad al Rey de Gran Bretaña. El gobernador Ruiz Huidobro fue sustituído por el inglés Gore Browne. En seguida comenzaron a llegar comerciantes ingleses, con todo tipo de mercaderías, muchas de ellas desconocidas para los montevideanos. El 23 de mayo de 1807 se imprimiría el primer periódico de la ciudad, "The Southern Star" (La Estrella del Sur) en español e inglés, donde se destacaban las virtudes del libre comercio, pero sólo fue apreciado por una  minoría de comerciantes, la gran mayoría de la población sólo quería "tener el amo viejo o ninguno". El 10 de mayo de 1807 llega a Montevideo el teniente general John Whitelocke quien asume el mando de todas las fuerzas inglesa. Su idea era atacar nuevamente Buenos Aires.
Caricatura inglesa, 1808
degradación de Whitelocke

El 28 de junio desembarcaron los ingleses en Ensenada, iniciando la marcha sobre Buenos Aires. Entre tanto llegó de España una resolución que declaraba a Ruiz Huidobro como virrey, pero al hallarse este prisionero de los ingleses, la Audiencia resolvió la continuidad de Liniers en el cargo. El 4 de julio el ejército inglés se aproximó a Buenos Aires, pero fueron sorprendidos por la gran resistencia y una lucha cuerpo a cuerpo. La población utilizó casi cualquier medio para combatir a los ingleses, hasta arrojando agua hirviendo desde las terrazas (la leyenda cuenta que era aceite hirviendo, pero en realidad ese era un producto demasiado caro). Los invasores no pudieron tomar la ciudad y sufrieron una gran cantidad de bajas. Liniers le ofreció a Whitelocke la rendición, la cual el comandante británico aceptó. Las tropas británicas debieron retirarse del Río de la Plata y devolver al Virreinato del Río de la Plata las ciudades tomadas. El 7 de julio abandonarán Buenos Aires y el 7 de setiembre lo harán de la ciudad de Montevideo.Las noticias de la derrota de Whitelocke llegaron a Londres el 11 de setiembre de 1807, siendo duramente criticado, se llevó a cabo un juicio militar con una severa sentencia: "Que dicho teniente general Whitelocke sea dado de baja y declarado totalmente inepto e indigno de servir a Su Majestad..."
                                         

CONSECUENCIAS DE LAS INVASIONES INGLESAS
Las invasiones de las fuerzas de una de las más grandes potencias de la época en el Río de la Plata, produjo importantes consecuencias.
El descubrimiento, por parte de los criollos de que podían valerse por si mismos, y el aumento del desprestigio del gobierno español, ya que España fue incapaz de enviar ayuda, y además un virrey había sido destituído y arrestado por los propios criollos, y la colonia se había defendido sin contar con la ayuda de la  metrópoli.
Así los criollos adquirieron conciencia de su propio valer, tanto en las decisiones políticas como en las misiones militares, ya que se vieron obligados a formar un importante ejército de criollos para la defensa local, que serán luego el brazo armado de la Revolución.
La publicación de “La Estrella del Sur” significó también tomar conocimiento de un mundo por entonces más desarrollado; y aunque su contenido era una  propaganda pro-inglesa, demostraba la existencia de nuevas formas de considerar las cuestiones políticas.
En cuanto a lo económico, cuando los ingleses ocupan Montevideo, habilitan su puerto para el libre comercio, demostrando su beneficio a los comerciantes de la ciudad. Cuando los ingleses debieron irse, dejaron muy buenas mercaderías a muy bajo precio, por lo que Buenos Aires aplicó un impuesto del 52% sobre dichos artículos, perjudicando así a los comerciantes locales. Esto demuestra que las relaciones entre ambas ciudades del Río de la Plata se deterioraron aún más luego de la unión transitoria por las invasiones.
La relación se agrava más, cuando en Buenos Aires se enteran del reconocimiento de Montevideo como "Muy Fiel y Reconquistadora", tomado por aquellos como un agravio.

A partir de las invasiones de 1807, la diplomacia inglesa adoptó una política distinta en el Río de la Plata, tratando de mantener sus vínculos, y continuar teniendo influencia y aprovechar cualquier oportunidad para consolidad sus posiciones. Esto será evidente durante el proceso de Independencia de América, que servía a los fines ingleses debilitar el poderío imperial español.

Aquí tienes un pequeño resumen de las Invasiones Inglesas

Fuentes: Libro 2do Año CBU
             Libro Pensar la Historia 2do Año
             AA.VV
             Imágenes de Google