miércoles, 17 de mayo de 2017

Sistema de Flotas y Galeones y Sistema de Puerto único

 COMERCIO ENTRE ESPAÑA Y AMÉRICA

Para poder controlar mejor todos los productos y en especial el oro y demás metales preciosos salidos de América, la Corona española necesitó emplear sistemas que le permitieran llevar adelante dicho control.
Para evitar que los piratas y corsarios atacaran los barcos mercantes españoles que iban y venían de América, la Corona decidió crear el SISTEMA DE FLOTAS Y GALEONES. Mediante este sistema, todos los barcos mercantes debían navegar en convoy (grupo de barcos) bajo la protección de barcos de guerra. Desde 1564 este sistema se organizó en dos grandes convoy:

La flota: estaba formada por varios barcos mercantes (con algunos cañones) que estaban custodiados por dos galeones fuertemente armados. Estas barcos salían una vez al año de Sevilla (entre abril y mayo) con destino a Veracruz, en el Virreinato de Nueva España (México).
Los galeones: Sistema de varios navíos mercantes y una armada de galeones. Una vez al año, entre julio y agosto, estas embarcaciones partían de Sevilla hacia Portobelo (con escala en Cartagena de Indias, Colombia), donde se realizaba una importante feria a la que acudían los comerciantes limeños para comprar los productos españoles (vino, finos textiles y otros). Luego, estos comerciantes trasladaban por tierra los productos adquiridos hasta Panamá, embarcándolos hacia el puerto del Callao (Perú) y de ahí los distribuían por todo el virreinato peruano. Desde allí, también partía a lomo de burro hacia el Río de la Plata, encareciendo los productos, que llegaban en mal estado, hasta un 600%

El complemento de este sistema de flotas y galeones, es el SISTEMA DE PUERTO ÚNICO, ya que los convoys solamente podían salir de los puertos españoles autorizados de Sevilla y más tarde de Cádiz. Partían entre una o dos veces al año, y estos barcos sólo tenían la autorización de recalar en tres puertos habilitados, el puerto de Veracruz en México, el de Portobelo en Panamá, y el de Cartagena en Colombia.
Después de realizado el comercio, las distintas flotas se reunían en La Habana y regresaban España bajo la protección de las naves de guerra (galeones).
El sistema de flotas y galeones, y los puertos únicos, hacían que todo el comercio fuera extremadamente lento y complicado. Esta forma de comercialización favorecía notablemente a los mercaderes españoles y a los puertos que estaban autorizados, pues al controlar la cantidad y calidad de los productos podían fijar también los precios, que algunas veces eran de 300 a 400% mayores que en España. Esta situación era, obviamente, contraria a los intereses de los comerciantes de las colonias, porque además de los precios inflados debían pagar a la Corona una serie de impuestos, entre ellos el de avería.
Esta situación alertó a los comerciantes ingleses, portugueses y holandeses que trataban de entrar al lucrativo mercado americano.
Por más que la Corona española trató de prevenir la acción de los piratas y corsarios, la realidad hacía que fuera muy difícil poder detenerlos.
A todo esto hay que sumar el Contrabando (ir en contra del Bando Real) especialmente en zonas fronterizas del imperio español y el portugués, tal es el caso del Río de la Plata, agravado porque la producción española era insuficiente para abastecer a la población americana, teniendo muchas veces que comprar al extranjero productos ya manufacturados, los que debían pagar en oro, por lo que así se perjudicaba la economía mercantilista de España, al no poder retener los metales preciosos.

DATOS: Piratas y corsarios
Los piratas eran aventureros que asaltaban los puertos y embarcaciones españolas en América buscando joyas y metales preciosos. Cuando los reyes europeos  estaban en guerra, solían recurrir a los piratas para hostilizar a la armada enemiga y les concedía un permiso para asaltar a los barcos enemigos con la condición de que le entregaran la mitad del botín. Este contrato entre un rey y los piratas se llamaba «patente de corso», y el pirata que lo aceptaba, corsario. Entre los siglos XVI y XVII, Inglaterra, Francia y Holanda atacaron flotas y puertos españoles y se apoderaron del tesoro americano a través de sus corsarios.


Fuentes: Libro Pensar la Historia de 2do Año
             kapipedia.com
             Imágenes de Google

No hay comentarios:

Publicar un comentario