martes, 1 de marzo de 2016

Ethel y Julius Rosenberg

ETHEL Y JULIUS ROSENBERG

El matrimonio de los estadounidenses Ethel y Julius Rosemberh fue ejecutado en la silla eléctrica por espionaje en Estados Unidos, en el contexto de la Guerra Fría y de la Caza de Brujas (anticomunista) que se vivía en ese país y gran parte del mundo. Ellos mantuvieron su inocencia hasta el final.

BIOGRAFÍA
-Julius Rosenberg nació el 12 de mayo de 1918 en Nueva York, en una familia de inmigrantes judíos. Se graduó en la City College de Nueva York en 1939, con el título de ingeniero eléctrico, aunque su familia quería que fuera rabino.
Debido a su origen humilde y por las desigualdades sociales y raciales de su país, y su profundo rechazo al nazismo, Julius decidió acercarse a la ideología comunista, uniéndose a la Liga de la Juventud Comunista. Allí conocerá a Ethel en 1936.
En 1940 comenzó a trabajar para el Army Signal Corp (Servicio de Comunicaciones de la Armada), donde trabajaba con radares y equipamiento. 
-Ethel Greenglass nació el 28 de setiembre de 1915 en Nueva York, también de una familia judía. Su aspiración era ser cantante y actriz pero a los 18 años deja sus estudios y comienza a trabajar como secretaria en una compañía naval, por siete dólares a la semana. Cuando tuvo problemas laborales se unió a la Liga de la Juventud Comunista, donde conocerá a Julius y se casarán en 1939 (poco después de que Julius se graduara de ingeniero). La pareja tuvo dos hijos, Michael y Robert.

ESPIONAJE
En 1942, Julius y Ethel se convirtieron en miembros totales del Partido Comunista Americano. Pero en 1943, los Rosenberg dejaron el partido, ya que Julius fue reclutado por una agencia soviética para realizar espionaje con todo lo relativo al armamento americano, en especial, la bomba atómica. El nombre clave de Julius para su misión era Antena.
En 1945 Julius fue despedido de Signal Corp cuando se conoció su afiliación al partido comunista.

El 17 de junio de 1950, Julius Rosenberg fue arrestado por sospecha de espionaje tras la denuncia de su cuñado, el Sargento David Greenglass, hermano menor de Ethel y antiguo maquinista en Los Alamos, quien también confesó pasar información secreta a la U.R.S.S.
El 11 de agosto de 1950, Ethel también fue arrestada.
JUICIO
Un año después de que los rusos probaran su primera bomba nuclear en 1949, un agente del F.B.I descubrió que la K.G.B. tenía un informe, realizado por Klaus Fuchs, un físico alemán que había trabajado en el "proyecto Manhattan", en Los Álamos (Nuevo México), sobre la fabricación de la bomba atómica. Fuchs confesó que era comunista y su labor como espía para las rusos. Dijo que en Estados Unidos se contactó con alguien llamado Raymond, al que le entregó documentos secretos del desarrollo de la bomba nuclear probada en Nuevo México.
Raymond resultó ser un químico llamado Harry Gold, quien fue interrogado por el F.B.I. quien a su vez denunció a su superior Anatoli Yakovlev, el vicecónsul soviético en Nueva York. Confesó que se reunió en 1944 con David Greenglass (hermano de Ethel) quien trabajaba como mecánico en el "proyecto Manhattan", y que le entregó 500 dólares a cambio de documentos con esquemas y datos técnicos sobre la estructura de la bomba atómica.

El 15 de junio de 1950, David Greenglass fue detenido por el F.B.I. y confesó su papel en la conspiración pero también implicó a su cuñado, Julius Rosenberg, quien lo habría captado para participar en el espionaje, y aunque al principio negó la participación de su hermana, la terminó incriminando, diciendo que no sólo conocía las actividades de su esposo, sino que ella misma se encargaba de mecanografiar los datos secretos con una máquina portátil Remington, que luego se enviaban a Moscú.

Después de arrestar a los Rosenberg, el 6 de marzo de 1951 comenzó el juicio. Durante todo el proceso, tanto Julius y Ethel mantuvieron su declaración de inocencia, y aunque el juicio fue catalogado por muchos como injusto y basado en muy pocas evidencias sólidas, el veredicto fue unánime. El juez Irving R. Kaufman los sentenció a ambos a morir en la silla eléctrica por conspiración a cometer espionaje.
David Greenglass, que según los expedientes oficiales, cooperó con la policía para lograr que su esposa no fuera culpada, logró una condena menor, de solo 15 años de cárcel, obteniendo libertad provisional en 1960. Luego obtendrá una identidad falsa en Nueva York.

CONDENA A MUERTE
Ethel y Julius pasaron dos años en el corredor de la muerte, en el penal Sing Sing, de Nueva York, esperando su ejecución.
Todo ese tiempo, la pareja fue vigilada con la esperanza de lograr una confesión, pero nunca sucedió. Para el director y creador del F.B.I, J. Edgar Hoover, no tenía ninguna duda de que Julius Rosenberg era el líder y organizador de una red de espionaje, que ayudó a la U.R.S.S. a construir su propia bomba atómica.
Pero para gran parte de la opinión internacional, los Rosenberg estaban siendo utilizados como propaganda anticomunista en plena Guerra Fría y parte de la cacería de brujas, unido a un gran sentimiento antisemita (anti judío). Fueron varias las protestas y peticiones de clemencia para el matrimonio en especial por sus dos hijos.
Michael(10), Robert (6)

Pero las 23 apelaciones presentadas por la defensa, siete de ellas ante la Corte Suprema, no lograron parar la ejecución de los Rosenberg, a pesar de mantener  su inocencia.
La noche anterior a la ejecución, cerca de 7 mil personas partieron hacia Washington para protestar en contra de la condena; figuras públicas de todo el mundo se manifestaron en contra de la decisión de los tribunales norteamericanos, incluso el Papa Pío XII lo hizo.

El 19 de junio de 1953 murieron en la silla eléctrica. Julius murió en la segunda descarga, de unos 2700 voltios, pero Ethel, aun siendo más pequeña, murió a la quinta descarga eléctrica.
Dejaron huérfanos a dos hijos de 10 y 6 años, quienes después de vivir con familiares, serán adoptados por la familia Meeropol.

Un año después de la ejecución, el Congreso de Estados Unidos aprobó una nueva ley que convertía en crimen capital el delito de espionaje en tiempos de paz, se le conoció como "ley Rosenberg".
Último beso de la pareja luego de la condena


En el 2001, casi cincuenta años después de la ejecución, David Greenglass, reconoció sin remordimiento, en el libro "El Hermano", que había cometido perjurio en el juicio: "Yo les dije la historia  y la dejé afuera de todo, si? pero mi esposa la puso ahí. Así  que qué voy a hacer, ¿llamar mentirosa a mi esposa? Mi esposa es más importante para mi, que mi hermana. Y ella era la madre de mis hijos."
Dijo que había sido instigado por el fiscal adjunto Roy Cohn, para salvarse asi mismo y a su esposa, pero que jamás pensó que serían condenados a muerte.
Dos años después, Robert Rosenberg (Robert Meeropol), el menor de los hijos del matrimonio, también recogió su experiencia en el libro de memorias de la familia llamado "La jornada de un hijo".

Las últimas palabras de Ethel Rosenberg:
"No estoy sola y muero con honor y dignidad, sabiendo que mi esposo y yo seremos reivindicados por la historia"






Fuentes: AA.VV
             http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=rosenberg-julius-y-ethel
             http://algarabia.com/desde-la-redaccion/el-beso-rosenberg/
             Imágenes de Google

No hay comentarios:

Publicar un comentario