miércoles, 10 de julio de 2013

Movimiento Juntista 1808


Después de las Invasiones Inglesas, las relaciones de las dos ciudades más importantes del Plata, no habían hecho más que deteriorarse. 
Tanto es así, que a consecuencia de los acontecimientos en Europa, los enfrentamientos entre el nuevo Virrey del Río de la Plata, Santiago de Liniers, y el gobernador de Montevideo Francisco de Elío empeoraron, reflejando las posiciones de ambas ciudades.

En 1808, España sufría la invasión napoleónica a España, por lo que la población forma la Junta Central Gubernativa de Sevilla, y le pide a sus colonias americanas que hagan lo mismo, para defender a su rey depuesto por Napoleón, Fernando VII.

SITUACIÓN EN EL RÍO DE LA PLATA
Nuestra región era escenario de la llegada de distintas misiones, cada una con sus propios intereses.

En Brasil, desde que Napoleón había tomado a Portugal, la familia real portuguesa, fue completamente trasladada a Río de Janerio, con la ayuda de Inglaterra. La esposa del rey portugués, Carlota Joaquina, era a su vez hermana del depuesto rey español, Fernando VII, por lo que ella exigirá que le reconozcan sus derechos a estas tierras americanas.
Tanto es así, que enviará un enviado a Buenos Aires a José Curado con los planes de Carlota, y no hizo más que alentar la rivalidad entre Liniers y Elío.

Desde Francia, llega a la capital del virreinato, un enviado por Napoleón, llamado el marqués de Sassenay, para que reconocieran a José Bonaparte (hermano de Napoleón) como nuevo rey de España.

Por último, desde España llegaba Juan Goyeneche, enviado por la Junta de Sevilla para que reconocieran al rey Fernando VII y que formaran las Juntas en América.

Mientras tanto, José de Elío, sospechaba de que Liniers sentía simpatía por Napoleón, porque era francés y además había recibido al enviado de Napoleón, a lo que se sumará su demora a jurar fidelidad al rey español Fernando VII.
Elío llegará a acusar directamente de traidor a Liniers, y éste, destituirá a Elío como gobernador de Montevideo, nombrando en su lugar a Juan A. Michelena.

CABILDO ABIERTO DE 1808
Los integrantes del Cabildo de Montevideo debieron aceptar al nuevo gobernador, Michelena, pero el pueblo exigió la realización de un Cabildo Abierto para apoyar a Francisco de Elío, que se realizaría ese 21 de setiembre.
Allí participaron 55 miembros, entre cabildantes, gente de la milicia, el clero, la administración y civiles que representaban al pueblo.
Allí se resuelve "obedecer pero no cumplir" la orden dada por Liniers de sustituir a Elío, además se exigió la formación de una junta, tal y como se pedía desde las autoridades españolas.
Fue tanto el furor del pueblo en apoyo a Elío, que Michelena debió refugiarse una noche y marcharse a Buenos Aires sin ser visto por miedo a la población.

JUNTA DE MONTEVIDEO DE 1808
Esta Junta fue presidida por Francisco de Elío, en la que se proclamaba fidelidad a Fernando VII. Con esta acción se alejaba de lo que sucedía en Buenos Aires.
Además, en esta junta, se reconocieron la igualdad de derechos políticos entre criollos y españoles, también se estableció la unidad política de la Banda Oriental al quedar toda bajo la jurisdicción de Montevideo.

Esta Junta fue un antecedente muy importante para el movimiento juntista de 1810 en Buenos Aires, considerado como el punta pie inicial para el comienzo de la Revolución Hispanoamericana.