jueves, 21 de abril de 2011

Guerra de Corea


Bandera Corea del Norte
Bandera Corea del Sur
La península de Corea está situada en el extremo oriental de Asia, frente al archipiélago de Japón, separando de forma oblicuo el Mar Amarillo del Mar de Japón. Su longitud oscila entre los 800 y los 1.000 km y su anchura varía de 145 a 320 km. En el momento de la guerra se le calculaban unos 30 millones de habitantes, de ellos, 9 millones vivían al norte del paralelo 38 (franja de 248 km de longitud); esta zona se encontraba fuertemente industrializada, con yacimientos de hierro y otros metales, bosques y un buen sistema de aprovechamiento hidroeléctrico.

Ubicación paralelo 38
El norte es más montañoso, estrechamente vinculado al continente, con grandes contrastes térmicos, con unas condiciones de habitabilidad y explotación bastante hostiles. Por otro lado está el sur, abierto al mar, con un clima agradable y amplias llanuras cultivables.
Este Estado vivó una poderosa influencia china hasta que a comienzos del siglo XX la presencia japonesa se hizo dominante, hasta la derrota sufrida por ese país tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose Japón prácticamente un protectorado de los EE.UU, con un fuerte ejército de ocupación al mando del general William MacArthur.
Corea quedó libre de su ocupante nipón, pero  este fue el inicio de la creciente separación entre un norte y un sur con distintos regímenes políticos, sociales, económicos e ideológicos.

ORÍGENES DEL CONFLICTODurante la Segunda Guerra Mundial Corea fue ocupada por los japoneses. Al finalizar la guerra, Corea quedó a merced de las decisiones de las superpotencias. En la conferencia de Potsdam (julio de 1945) se acordó que los soviéticos aceptarían la rendición de las fuerzas japonesas al norte del Paralelo 38 y  los estadounidenses la de las guarniciones situadas al sur de aquella línea imaginaria. Los detalles sobre administraciones provisionales y procesos políticos hacia la unificación y reconstrucción política quedarían en manos de comisiones creadas al efecto, esperando la buena inteligencia entre los políticos soviéticos y estadounidenses.

El 12 de agosto de 1945 entraron en Corea 100.000 soldados soviéticos, al mando del general Ivan Chistiakov, avanzaron hasta la línea fijada y excavaron una frontera militar. En Pyongyang (capital de Corea del Norte)  fue instalado un gobierno provisional. El 8 de setiembre llegaron las fuerzas estadounidenses, al mando del general John Hodge, que protestó por el hecho consumado ocurrido en el norte.
En el verano de 1947, los norteamericanos llevaron la cuestión coreana a la ONU, que decidió la formación de un gobierno provisional después de que se celebraran elecciones en todo el territorio.
Syngman Rhee. Presidente Corea del Sur
En 1948 se realizaron  las elecciones, pero sólo en la zona Sur. Syngman Rhee resultó ganador e instaló su gobierno en Seúl (en coreano significa capital), siendo reconocido por la ONU como el único gobierno legítimo, lo que fue rechazado por la U.R.S.S.

Kim II Sung. Presidente Corea del Norte
Así Corea quedaba dividida en República Democrática Popular, en el norte, bajo influencia soviética y bajo la presidencia de Kim II Sung (Ki Su Chu); y la República de Corea, en el sur, bajo influencia estadounidense, con Syngman Rhee en el gobierno.
Los soviéticos evacuaron Corea en 1948,  pero antes adiestraron y armaron al Ejército Popular. Los estadounidenses retiraron sus fuerzas en junio de 1949 y dejaron únicamente un grupo de instructores militares al mando del general William Roberts. Ambas partes se iban encargando de tensión y hostilidad, se acusaban de infiltraciones, de falta de democracia y de ser esclavos del imperialismo rojo o yanqui.
La administración Truman recortó los créditos para ayuda militar a Corea del Sur, y el ejército surcoreano se quedó con unos 65.000 combatientes y 33.000 de servicios auxiliares, muy escasa artillería, poca munición y material en muy mal estado. El ejército del Norte estaba al mando de Chai Ung Chai, contando con 90.000 combatientes, 150 carros blindados T-34 y una artillería y aviación con eficiente material soviético.

EVOLUCIÓN DEL CONFLICTO
El triunfo de la revolución comunista en China, el 1° de octubre de 1949, alteró completamente el equilibrio geoestratégico de Asia, por lo cual el 25 de junio de 1950 las tropas de Kim II Sung atravesaron el paralelo 38° y avanzaron triunfalmente hacia el sur, siendo esta la versión más aceptada como el inicio de la Guerra de Corea.
La reacción norteamericana fue inmediata. Washington pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU y consiguió un mandato para ponerse al frente de un ejército que hiciera frente a la agresión norcoreana. Estados Unidos inicia la invasión desembarcando en Inchon bajo el mando del General MacArthur.            
  General Douglas MacArthur
Las tropas multinacionales de la ONU (Gran Bretaña, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Francia, Turquía, Tailandia, Colombia, Holanda, Bélgica, Etiopía, Unión Sudafricana, Luxemburgo, Grecia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Italia e India) y el ejército estadounidense al mando del general MacArthur, conquistaron Pyong Yang, la capital de Corea del Norte, el 19 de octubre de 1950.



Desde entonces, China entró directamente en ayuda de Corea del Norte realizando una ofensiva imparable. El 4 de enero de 1951, las tropas norcoreanas con ayuda de China tomaron Seúl. En ese momento, MacArthur propuso el bombardeo atómico del norte de China. La mayoría del Congreso estadounidense reaccionó alarmado ante una reacción que podía llevar al enfrentamiento nuclear con la URSS, por lo que el presidente Truman destituye a MacArthur y nombra al General Ridgway (abril de 1951). Este, consigue frenar la ofensiva y recuperar Seúl.

Pintura norcoreana sobre soldados de EE.UU
La Asamblea General de la ONU proseguía con sus resoluciones pacificadoras; el frente estaba semiparalizado y los marines se dedicaban a limpiar la retaguardia de guerrilleros. El 9 de enero, el Pentágono dio a conocer su respuesta: acción limitada de resistencia en Corea y aplicación de la política de la ONU.
En marzo de 1951 la situación estaba pareja y la guerra ya no tuvo grandes ofensivas; se limitó a la toma de pequeños territorios.

EL ARMISTICIO DE PANMUNJONG
La U.R.S.S manifestó su intención de no intervenir en el conflicto y su deseo de que coexistieran, por lo que el 27 de julio de 1953, a las 22 horas, se firma el Armisticio en Panmunjong. En él se acordó una nueva línea de demarcación que  en torno al paralelo 38°. Ese año fue el de la paz.
Gral. Harrison(EE:UU) y Nam II (Corea del Norte)
1953 Armisticio de Panmunjong
Ese era el deseo de Eisenhower, el nuevo presidente de EE.UU. Además el 5 de marzo moría Stalin lo que provocó una cierta liberalización diplomática.
En las conversaciones de paz continuaban las acusaciones: los norcoreanos afirmaban que EE.UU había practicado la guerra bactereológica y los delegados estadounidenses presentaban el caso del lavado de cerebro de los prisioneros.
Más de treinta meses después de iniciado el conflicto, con la firma de la paz, se inició una posguerra plagada de incidentes, tensiones e inestabilidad en toda la zona.
Las muertes fueron enormes debido a las armas empleadas, ultramodernas, la crueldad de las represalias y el amontonamiento de grandes efectivos en un pequeño espacio. Se calcularon unos 9.200.000 muertos en el conflicto, de los que 5 millones corresponden al sur, y 4.200.000 al norte; los norteamericanos confesaron 25.000 muertos en la Guerra de Corea.

CONSECUENCIAS DE LA GUERRA
Corea siguió dividida en dos por el paralelo de 38 grados; el norte fue apoyado por China y el sur por EE.UU.
La división del país en dos sistemas de organización económica y social ha provocado que hasta entrado el siglo XXI no haya habido posibilidades para la unificación. No es el caso de Alemania, cuyo este estaba bajo la órbita de la URSS y a la caída de esta en 1989, comenzaron a darse las oportunidades para la reunificación. En Corea, la influencia de China,  hace de soporte al régimen norcoreano. La pervivencia del régimen comunista norcoreano ha hecho que esta "frontera de la guerra fría" haya sido la única que ha pervivido hasta el siglo XXI. 
Monumento Guerra de Corea, Washington
Corea del Norte se reconstruyó desde cero, ya que el país quedó arrasado por la guerra. Todo el sistema productivo dependía del Estado que implementó, también, políticas sociales en educación, salud y servicios. Además, desarrolló alta tecnología nuclear, situación que está preocupando profundamente a los EEUU. Pero, en los últimos años, Corea del Norte ha tenido graves problemas económicos que están ocasionando que la pobreza esté creciendo en vez de disminuir.
Corea del Sur también tuvo que ser reconstruida desde cero; lo hizo bajo el sistema capitalismo con graves consecuencias sociales por los abusos de las grandes empresas respecto de la mano de obra. Actualmente la sociedad tiene un nivel de vida más alto que el norte pero la distribución de al riqueza sigue estando controlada por las principales empresas trasnacionales y con graves problemas ecológicos.
Ambos países tuvieron gobiernos dictatoriales disfrazados con elecciones fraudulentas o controladas por el poder de turno.
La U.R.S.S también tuvo un cambio sustancial en su política exterior. En 1953 muere Stalin y comienza la política de "coexistencia pacífica" orientada por la necesidad de la este país de orientar mayores recursos económicos a la producción industrial y al avance tecnológico. Esto fue mal visto por Mao y las relaciones entre la URSS y China comenzaron a ser cada vez más conflictivas hasta que en 1960 se produjo el distanciamiento.

Monumento Guerra de Corea
Seúl, Corea del Norte
Con este conflicto, la guerra se traslada a la periferia del sistema bipolar donde las superpotencias tienen muchas oportunidades de aumentar su esfera de influencia.

La Guerra de Corea cambió la doctrina militar por completo: el objetivo ya no podía ser la aniquilación total del enemigo, porque ello podría acabar en un conflicto atómico. Se extendieron las operaciones limitadas y localizadas en donde los EE.UU y la U.R.S.S no actúan como actores beligerantes entre ellos, pero sí adoptan su estructura militar para los bandos en pugna. Se puede decir que esta guerra fue la primera confrontación armada de la "Guerra Fría" y que estableció un modelo para muchos conflictos posteriores. También generalizó el "desgaste" (operaciones a pequeña escala y posiciones prácticamente estáticas en vez de ofensivas gigantescas) como una forma de mantener el frente y hacer ceder al enemigo.
Setiembre de 2009, reunión de familiares de las dos Coreas
Más de 60 años después del inicio de la guerra, el país sigue dividido a pesar de la aceptación de ambas partes del principio de reunificación. Corea sigue siendo un tema pendiente en la agenda de la Asamblea General, aunque se han aprobado. Tanto Corea del Norte como Corea del Sur fueron, en 1991, admitidas en la ONU.
Zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas
Una consecuencia importante del conflicto coreano fue la resolución "Unirse para la paz". Después de que la URSS volviera al Consejo de Seguridad, los EEUU presentaron  a la Asamblea General una resolución que autorizaba a la Asamblea a tratar los casos que amenazaran la paz cuando un veto impidiese la acción del Consejo. Esta resolución, denominada "Unidos por la Paz" adoptada el 3 de noviembre de 1950, hizo explícita una ampliación de la autoridad de la Asamblea General en materia de paz y seguridad.

MIENTRAS TANTO EN URUGUAY...
Los conflictos en el mundo se continuaban, pero nuestro país vivía un buen momento, en gran medida gracias a la venta de sus productos por la Guerra de Corea. Además, en 1950 obtuvo el título de Campeón del Mundo en el estadio de Maracaná, Brasil.



AQUÍ UN VIDEO RESUMIENDO LA GUERRA DE COREA
  

Fuentes: Libro Historia del mundo actual IV. Editorial Santillana
             "La Guerra de Corea". Federico Martín Maglio
              Imágenes de Google
              AA.VV

domingo, 10 de abril de 2011

Pacto de Varsovia

Escudo Unión Soviética
Tratado de Amistad, Colaboración y Asistencia Mutua, o también conocido como Pacto de Varsovia, firmado en Varsovia (Polonia) el 14 de mayo de 1955, tras la muerte de Stalin y durante el proceso de “desestalinización” emprendido por Nikita Kruschev, con los países de Albania ( que abandona en 1968) , Bulgaria, Checoslovaquia (hoy República Checa y Eslovaquia), República Democrática de Alemania, Hungría, Polonia, Rumania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).
La URSS ya había firmado diferentes acuerdos bilaterales, entre 1945 y 1948 , con casi todos los países sobre los que tenía influencia, el pacto de Varsovia sólo formalizó e integró estos acuerdos.

El pacto de amistad, cooperación y asistencia mutua de Varsovia fue la respuesta de la URSS al nuevo armamentismo alemán y a la entrada de la República Federal Alemana a la zona de influencia norteamericana. Intentó ser una réplica defensiva de la Organización del Atlántico Norte, (OTAN) el pacto que reunía bajo su comando a las fuerzas militares de los países europeos.
En la firma del Tratado los países miembros se comprometían por un período de veinte años a prestarse ayuda militar mutua en el caso de que cualquiera de ellos fuese atacado por una potencia extranjera.
Propaganda del Pacto de Varsovia
ACUERDOS DEL PACTO:
En el artículo primero las llamadas partes contratantes se comprometían a abstenerse de recurrir a las amenazas o el uso de la fuerza para arreglar sus controversias, comprometiéndose a arreglarlas por medios pacíficos, evitando poner en peligro la paz y la seguridad internacionales.
En su segundo artículo  las naciones del pacto manifiestan su disposición a participar y colaborar sinceramente en la reducción de armamento y su participación activa para prohibir las armas atómicas de hidrógeno y otras más de destrucción masiva.
También acuerdan consultarse mutuamente en cuestiones internacionales que afecten a sus intereses comunes así como cuando surja una amenaza de ataque armado contra uno o varios Estados Partes en el Tratado a fin de procurar la defensa colectiva para mantener la paz y la seguridad.
En el artículo cuarto se comprometen a acudir al llamado cuando alguna de las naciones del pacto sea agredida por otro estado o grupo de estados, acordando las medidas colectivas necesarias para restablecer y mantener la paz.
En el último artículo, los estados convienen en crear un mando unificado de las fuerzas armadas que se colocarán por acuerdo entre aquellas bajo sus órdenes, mismas que actuarán sobre la base de principios establecidos de común acuerdo.
Reunión de los integrantes del Pacto de Varsovia
Desde mediados de la década de 1950 hasta la de 1980, dos fueron los órganos que ejecutaron las funciones del Pacto de Varsovia: el COMITÉ POLÍTICO CONSULTIVO y el MANDO UNIFICADO DE LAS FUERZAS ARMADAS, ambos con sede en Moscú.
Según los términos del tratado, el Comité Político Consultivo coordinaba todas las actividades, excepto las puramente militares, y el Mando Unificado de las Fuerzas Armadas ejercía la dirección sobre las tropas asignadas a éste por los estados miembros.
Se acordó que el Mando Unificado quedara bajo dirección soviética.

La preeminencia que Moscú tenía en este pacto era incluso mayor que la que Washington tiene sobre sus aliados. En efecto, la URSS suministraba los dos tercios de los medios convencionales del Pacto, la totalidad del armamento estratégico, y sobre todo, ostentaba la exclusividad radical de la fuerza nuclear. Del mismo modo, en los máximos órganos del Pacto se han encontrado siempre cargos soviéticos.

A pesar de que el Pacto de Varsovia fue oficialmente renovado en 1985 para otros veinte años, la transformación política de la Europa oriental, a fines de la década de 1980, debilitó profundamente a la organización. La URSS inició la evacuación de sus tropas de otros países del Pacto de Varsovia y la República Democrática de Alemania abandonó la alianza para unirse a la República Federal de Alemania, logrando la reunificación de Alemania, en octubre de 1990.

Los firmantes del Pacto volvieron a reunirse en Sofía (Bulgaria) en 1986, con el fin de reagrupar a todos los gobiernos participantes en torno al nuevo dirigente político, Mijail Gorbachov, y respaldarlo en sus negociaciones con EE.UU. El Pacto, dio a conocer un comunicado por el cual se reiteraban las propuestas de Gorbachov al bloque occidental; el título del documento era "En pro de la eliminación de la amenaza nuclear y para un giro positivo de la situación en Europa y en el mundo".

Acción militar
La única acción militar del Pacto de Varsovia fue dirigida contra un Estado miembro: Checoslovaquia. En el otoño de 1956, la URSS llevó a cabo de forma unilateral la invasión de Hungría, otro Estado miembro del Pacto de Varsovia.
En agosto de 1968, como respuesta a una serie de reformas liberalizadoras promulgadas por el gobierno checoslovaco, conocidas como la primavera de Praga, tropas de la URSS, Polonia, Hungría, Bulgaria y Alemania Oriental (República Democrática de Alemania) invadieron Checoslovaquia y forzaron el retorno a un régimen afín a la ortodoxia soviética. Rumania se opuso a la invasión, por lo que no participó en ella, pero continuó siendo miembro del Pacto.

Todas las funciones militares conjuntas cesaron a finales de marzo de 1991, y en julio los dirigentes de los seis países miembros restantes acordaron la disolución de la alianza.

Relaciones OTAN-PACTO DE VARSOVIA
En los primeros años 60, coincidiendo los gobierno de Kennedy en los EE.UU. y Kruschev en la URSS, se fue abriendo una época de distensión en las relaciones, descendiendo el grado de desconfianza mutua y creciendo a la vez los diálogos y contactos acerca de un eventual desarme. Esta es la fase conocida como distensión. Este alejamiento del peligro hizo que el presidente francés, el ultranacionalista Charles De Gaulle, retirara a Francia del aparato militar de la OTAN (10 de marzo de 1966). Como consecuencia, EE.UU. tuvo que evacuar a 26000 soldados del país galo.

Kennedy y Kryschev
 

La esposa de Kennedy, Jackie y a su lado la esposa
de Kruschev
Durante los primeros años de la década de los 70, la distensión provocó que ambos bloques trabajasen en conjunto por una política de paz y por el control y limitación del armamento, en especial del tipo militar. Esto no sólo obedecía a cuestiones pacifistas, aun en periodo de relativa calma, los estados habían seguido una escalada armamentística que dañaba seriamente al progreso económico de las naciones.
Un logro más, en esta línea, fue el tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (11 de julio de 1968). Luego, las conversaciones SALT conducirían a la firma del tratado de Moscú (26 de mayo de 1972), por el que ambos países aceptaban una importante disminución en su armamento estratégico.

La segunda mitad de la década de los 70 vino marcada por una fuerte crisis económica, sobre todo en los países capitalistas. A la vez, los regímenes pro americanos de Indochina fueron sustituidos por gobiernos comunistas (abril de 1975), que, junto con la entrada soviética en Afganistán (diciembre de 1979), pusieron de manifiesto un evidente renacimiento de la tensión internacional. Una muestra de ello es que el tratado SALT II no fue ratificado por el senado estadounidense, con lo cual jamás entró en vigor.

En la década d los 80, la tensión se hizo más patente, con el despliegue de armas nucleares en Europa Occidental por parte de la OTAN, lo que provocó una oleada de protestas por parte de los movimientos pacifistas europeos y la retirada de la URSS de las negociaciones por el control armamentístico.
Las dos grandes potencias perfeccionaron y trataron de aumentar su armamento. Se utilizaron la energía nuclear, armas químicas y biológicas, y hasta la guerra electrónica.
A esta carrera armamentística se le dio el nombre de "equilibrio del terror", potencias que se arman para mantener la paz, ya que sabían de la locura que sería otra guerra mundial.
Gorvachov y Reagan
1985
Aunque los países de la OTAN y los del Pacto de Varsovia no se enfrentaron en ningún conflicto armado, mantuvieron activa la  Guerra Fría por más de 35 años.
En diciembre de 1988, Mijail Gorvachov, líder de la Unión Soviética en ese tiempo, anunció la llamada Doctrina Sinatra,( por la canción My way) permitió a los países del Pacto de Varsovia tener autonomía "a su manera" para determinar sus asuntos internos y llevar a cabo su propia evolución política. Por lo cual establecía que la Doctrina Brezhnev ( 1968, impedía a los miembros dejar el Pacto) sería abandonada y que los países de Europa del Este podrían hacer lo que consideraran conveniente.

Fuentes: "El mundo en que vivimos 4° año, 1°BD" Colección Pasado Presente
               http://www.portaloaca.com/historia
               AA.VV
               Fotografías de Google imágenes   



lunes, 4 de abril de 2011

"Descubrimiento de América"


LA RUTA DE LAS ESPECIAS Y DEL ORO

Desde el siglo XI, como resultado de las Cruzadas, los europeos reclamaban ciertos productos a los que se habían acostumbrado de su contacto con Oriente. Entre ellos, las especias, que eran indispensables, no sólo  para condimentar los alimentos, sino también  para conservar la carne durante el invierno, además algunas de las plantas eran de uso medicinal.
La ruta de las especias partía del Océano Índico, llegaba al Golfo Pérsico y de ahí se trasladaba a Alejandría, Antioquía y Constantinopla (hoy Estambul), ciudad que servía enlace entre Oriente y Occidente y a través de la cual se hacían importantes transacciones comerciales. Desde África llegaban a Europa el azafrán, el clavo de olor, el jengibre, la canela y la pimienta.
Aparte de las especias, los metales preciosos se perseguían en busca de una base monetaria para la circulación en toda Europa, pero aún más para exportarlos al oriente, a cambio de especias y joyas que los ricos utilizaban como símbolo de consumo ostentoso
El comercio será uno de los factores que estimulará la realización de los viajes en buscan de nuevas rutas y como forma de competir entre los reinos, que pretendían controlar dicha actividad.
Sin embargo, llegar a Asia tardó bastante, debido al atraso de la ciencia geográfica, los elementales instrumentos marítimos y el primitivo estado de la técnica naviera. Pero en el Renacimiento hubo adelantos en materia científica (como la brújula y el astrolabio) y de barcos más seguros (carabelas) que permitieron que los navegantes se aventuraran cada vez más lejos. A estos adelantos científicos y técnicos se sumó la nueva mentalidad del hombre renacentista.
Cuando en 1453 cayó Constantinopla en poder de los turcos, la comunicación entre Europa y Asia quedó cortada y entre los europeos surgió la necesidad urgente de encontrar otras rutas hacia las riquezas comerciales de Oriente. Por lo tanto comerciar especias significaba un rápido y seguro enriquecimiento, siempre y cuando el viaje no fuera un fracaso.  El comercio de las especias tuvo su centro en Venecia que tendrán el monopolio.
Los primeros en iniciar la búsqueda de una ruta para llegar a Asia fueron los portugueses, sus descubrimientos en África y Asia a partir de la segunda mitad del siglo XV, fueron una escuela en las arte de la navegación y será en 1498, Bartolomé Díaz, el que abrió la ruta por el Índico a través del Cabo de Buena Esperanza, mientras otros navegantes creían que se podía llegar a Oriente por un camino más directo atravesando el océano Atlántico.
Estos viajes fueron encabezados por el navegante genovés Cristóbal Colón y financiados por la corona española.

¿Quién era Cristóbal Colón? 

 



Firma de Colón
No se sabe con certeza dónde nació Cristóbal Colón, aunque se cree que en Génova, Italia. Sin embargo, hay versiones que dicen que era francés, catalán, judío, francés, inglés y hasta griego. Ni siquiera se sabe su verdadero rostro, ya que  a pesar de haber más de 1200 retratos, ninguno fue tomado del natural. Pero lo que sí se sabe es que nació a finales de 1451, hijo de un comerciante de sedas y tejedor. Desde muy joven, Colón se interesó en la navegación, empezó a trabajar como grumete de barco, conoció los mapas que circulaban en su época, y leyó la historia de los viajes de Marco Polo a Oriente. En 1477 vivía en Lisboa, Portugal, donde se casó y nació su hijo, Diego. Desde entonces y hasta 1482 realizó viajes comerciales a Inglaterra, Islandia y Guinea. En 1484 concibió la “Empresa de las indias”, es decir, su idea de llegar a las Indias Orientales atravesando el Atlántico. Entonces, intentó convencer al rey Juan de Portugal para que apoyara su plan pero fue rechazado. En busca de quien le financiara su proyecto, y recién fallecida su esposa, se dirigió a España en 1485. Colón llegó al convento de la Rábida y allí propuso su proyecto de viajar a las Indias Orientales. Uno de los monjes se interesó y consiguió que Colón hiciera su propuesta a los reyes católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. En 1486, una junta de expertos de la corte rechazó su proyecto. 

En 1488 se volvió a casar y tuvo a su segundo hijo, Fernando. Colón siguió insistiendo en su proyecto de navegación para llegar a Asia y finalmente logró convencer a los reyes que lo apoyaran. El 17 de abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe que dieron a Cristóbal Colón el título de almirante de la expedición, virrey de las tierras que conquistara y el beneficio del 10% de las riquezas que pudiera traer a España.
Reunida una tripulación de unos 100 hombres, Colón zarpó del puerto de Palos, en la costa de Andalucía, el 3 de agosto de 1492. A este primer viaje, que fue muy exitoso, siguieron otros tres que corrieron con menor suerte. Después del último viaje, Colón perdió su prestigio y cuando murió su protectora, la reina Isabel, fue totalmente marginado por el rey Fernando. Colón murió olvidado, triste y enfermo, en un humilde albergue en Valladolid, el 21 de mayo de 1506, al lado de sus dos hijos y de dos fieles marinos.
Colón murió convencido de que había llegado a las Indias,   nunca se imaginó que en realidad se había topado con un nuevo continente. En 1544, sus cenizas fueron trasladadas a Santo Domingo y desde 1796 reposan en la catedral de La Habana, en Cuba, aunque la catedral Sevilla disputa también el honor de contar con los restos del Almirante.

LOS VIAJES DE COLÓN

Réplicas de las embarcaciones de Cristóbal Colón

Primer viaje El 3 de agosto de 1492, Cristóbal Colón partió del Puerto de Palos, en Huelva, en la costa de Andalucía, con dos carabelas, La Niña y La Pinta; una nave, La Santa María, en la que viajaba Colón, con una tripulación de unos 120 hombres. Los hermanos Martín y Vicente pinzón tomaron el comando de las dos carabelas y Colón dirigió la nave. Navegaron por la costa africana hasta las islas Canarias y de allí partieron al oeste. Al pasar de los días, la desesperación de no saber cuándo ni cómo llegarían a su destino provocó un amotinamiento que Cólon calmó prometiendo que si en tres día no avistaban tierra regresarían a España.
Se dice que Colón pensaba que entre las costas españolas y las de Asia habría sobre cinco mil kilómetros, cuando la realidad es que esa cantidad hay que multiplicarla por cuatro.



Plan de Cristobal Colón

                                                                                     
El Puerto de Palos y la tripulación: Palos era un puerto pequeño con menos de 600 habitantes, lo que hizo difícil reclutar al centenar de hombres necesarios para tripular los barcos que se lanzarían a la aventura.
Para los marineros de Palos, que desconfiaban de Colón, no hubo escapatoria, tampoco para los habitantes de los puertos vecinos de Huelva y Moguer, donde también se enrolaron tripulantes. Finalmente llegaron a  90. El primero en alistarse fue Juan de la Cosa, propietario de la nao Santa María, en la que viajaría Colón.
Entre la tripulación un médico, un cirujano, un farmacéutico, tres ecomendados por los Reyes de España y un intérprete que hablaba hebreo, caldeo y árabe.
Los españoles iban armados con arcabuces (fusiles de pólvora) espadas y ballestas.
Así, con provisiones para un año y paquetes de cuentas de vidrio, espejitos, agujas, cascabeles y gorros rojos, partió rumbo a las Indias

El 12 de octubre de 1492, a las 2:00 am, después de 72 días de navegación, el marinero Rodrigo de Triana divisó tierra firme. Cristóbal Colón y su expedición llegaron a la isla que los nativos llamaban Gunahaní, y que Colón bautizó como San Salvador, ubicada en el archipiélago de las Lucayas o Bahamas. Inmediatamente comenzó a explorar la zona y pronto llegó a la actual Cuba, a la que Colón llamó Juana.


El almirante Colón estaba convencido de haber llegado a las Indias Orientales y por eso llamó “indios” a sus habitantes. Además, con la idea fija de que estaba en Catay, Colón se dio a la tarea de buscar la residencia del Gran Khan, por lo que recorrió parte del norte de Cuba en dirección poniente y llegó a la isla que hoy es de Haití y de la República Dominicana, a la que bautizó como La Española. En este sitio, Colón construyó un fuerte con los restos de la Santa María, que se había estrellado contra un arrecife y naufragado. Ese refugio se llamó Navidad y fue el primer asentamiento español en América.
El 4 de enero de 1493, Cristóbal Colón regresó a España con las dos carabelas que le quedaban, dejando 40 hombres en el fuerte Navidad. En Barcelona, los Reyes Católicos recibieron solemnemente al Almirante, quien llegó mostrando seis aborígenes, algunos frutos exóticos, como la piña, papagayos y algo de oro. El éxito y fama de la empresa expedicionaria de Colón le permitió obtener el financiamiento para un segundo viaje.

 


Segundo viaje El 25 de setiembre de 1493, Colón zarpó del puerto de Cádiz, España, al mando de 17 barcos y 1200 hombres. Las prisas por organizar esta segunda travesía hay que atribuirlas a los deseos del Almirante de demostrar que había llegado a Asia y al temor de los Reyes Católicos a que sus rivales portugueses intentasen algún tipo de exploración por los nuevos territorios, ya que según el Tratado de Alcaçovas les pertenecería cualquier descubrimiento realizado al sur de las Islas Canarias.


Esta nueva expedición no era ya sólo un viaje de descubrimiento, sino de conquista: con los marineros iban colonos ansiosos por encontrar las riquezas que había descrito Colón, religiosos para convertir a los nativos, animales domésticos y plantas para poner aquellas tierras en producción.

Cuarenta días más tarde descubrió las Antillas y la isla de Puerto Rico, que llamó San Juan. Cuando llegó a La Española y se encontró que los hombres que había dejado habían sido muertos y el fuerte destruido, debido a graves conflictos con los indígenas. Colón fundó otro asentamiento, llamado Isabela en honor de la reina de España. Aquí comenzó la labor evangelizadora. La falta de víveres y las enfermedades hicieron estragos entre los españoles y parte de la expedición se regresó debilitada y enferma a España en 12 barcos.
Colón siguió explorando el mar de las Antillas con apenas tres carabelas. A pesar de sus esfuerzos de encontrar China o Japón, sólo se topó con otra isla (Jamaica). Cuando regresó a Isabela se encontró con que los hombres que había dejado se mataban entre sí por rencillas internas y obligaban a los indios a entregarles oro. Además, supo que en España los hombres que habían regresado lo acusaban de pésimo administrador, tirano e inepto. Ante estas noticias, Colón regresó a España a presentar su defensa ante los reyes católicos, que lo recibieron fríamente.
Mientras tanto, en La Española las minas comenzaron a producir oro en abundancia, bajo la supervisión de Bartolomé Colón, hermano del almirante.

Tercer viaje El 30 mayo de 1498, Colón partió de España con 6 naves y el 31 de julio llegó a Trinidad. De ahí pasó a las costas de Venezuela, sin saber que se encontró con tierra continental. Después descubrió las islas de Tobago y Granada, Margaritas y Cubaga.
Colón decidió regresar a La Española, que se había quedado bajo la dirección de sus dos hermanos (Bartolomé y Diego), y encontró problemas causados por sublevaciones en contra de la autoridad de sus hermanos y la ansiedad de encontrar oro. Colón quiso someter a los españoles sublevados y ahorcó a varios, con lo cual sólo aumentó las rebeliones. Francisco de Bobadilla, enviado por los reyes, llegó a la española en 1500 y cuando vio los métodos represivos de Colón y sus hermanos, los arrestó y los mandó encadenados a España.
Colón apresado

Cuarto viaje En consideración a sus servicios, la corona retiró los cargos contra Colón pero no volvió a recuperar ni la confianza ni la ayuda de la reina y sus cortesanos.
Con muchos trabajos, en abril de 1502 Colón volvió a embarcarse con cuatro carabelas para ir en la búsqueda del tesoro del Gran Khan. Esta vez costeó Centroamérica: recorrió Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Estuvo a punto de tocar Yucatán pero no lo hizo. Tempestades destruyeron sus naves y solo con mucho trabajo consiguió regresar a Jamaica.

  

Allí fue rescatado muy enfermo y devuelto a España en 1504, donde murió en el olvido dos años más tarde...Morirá en Valladolid en 1506 sin haber conseguido su objetivo, desposeído de sus cargos y sin saber que había descubierto para los europeos el “Nuevo Mundo”.
Las desgracias de Colón no acabaron con su muerte, pues al año siguiente de su fallecimiento se publicó un libro de geografía que incluía un mapa del cartógrafo alemán Waldseemüller donde se recogían los relatos de un navegante florentino, Américo Vespucio (o Amerigo Vespucci, o Americus Vesputius), que afirmaba que los descubrimientos hechos tras 1492 (él mismo había participado en alguna de las muchas expediciones españolas) no eran tierras asiáticas sino un nuevo continente, aunque en España se siguieron llamando Indias durante siglos, el nuevo nombre se hizo pronto muy popular en otros países.
LAS CARABELAS
 





UN POCO DE HUMOR


Como dijo el alumno Gabriel Bonet: " Entonces nosotros, los americanos, descubrimos a los europeos, pero nos ahorramos el viaje"





             http://recursoslibart.blogspot.com/2010/04/segundo-viaje-de-colon.html
             Imégenes de Google 
             http://www.proyectosalonhogar.com/